Ángeles Cruz y Alonso Urrutia
La Jornada Maya

Ciudad de México
13 de febrero, 2016

El papa Francisco se refirió nuevamente al tema de la violencia que se vive en México y la pérdida de esperanza que pueden estar viviendo las personas. Con una remembranza del indio Juan Diego, el papa Francisco afirmó que así como en él despertó la esperanza por la encomienda que tenía de la Virgen María para que se levantara su templo, esa esperanza también está presente en “el corazón sufriente pero resistente de tantas madres, padres, abuelos que han visto partir, perder o incluso arrebatarles criminalmente a sus hijos”.

En el amanecer de 1531 cuando la virgen se apareció a Juan Diego, se produjo “el primer milagro que luego será la memoria viva de todo lo que este santuario custodia”. En ese encuentro “Dios despertó la esperanza de los pequeños, de los sufrientes, de los desplazados y descartados, de todos aquellos que sienten que no tienen un lugar digno en estas tierras”, señaló el obispo de Roma en la homilía que encabezó esta tarde en la Basílica de Guadalupe.

A la celebración religiosa asistió el presidente Enrique Peña Nieto y su esposa Angélica Rivera. Ahí, el pontífice también resaltó que al elegir la llamada patrona de México al indígena al que se refirió como Juan, en lugar de alguna persona “ilustrada, letrada o perteneciente al grupo de los que podrían hacer” despertó en el “pequeño indio Juan … algo que él no sabía expresar, una verdadera bandera de amor y de justicia: en la construcción de ese otro santuario, el de la vida, el de nuestras comunidades, sociedades y culturas, nadie puede quedar fuera”.

Enseguida planteó “todos somos necesarios, especialmente aquellos que normalmente no cuentan por no estar a la “altura de las circunstancias” o no “aportar el capital necesario”.

El Santuario de Dios, subrayó el papa, “es la vida de sus hijos, de todos y en todas sus condiciones, especialmente de los jóvenes sin futuro expuestos a un sinfín de situaciones dolorosas, riesgosas, y la de ancianos sin reconocimiento, olvidados en tantos rincones. El santuario de Dios son nuestras familias que necesitan de los mínimos necesarios para poder construirse y levantarse. El santuario de Dios es el rostro de tantos que salen a nuestros caminos”, dijo.

Acercarse a la virgen en momentos de dolor, miedo, desesperación y tristeza, sirve para revertir ese sentimiento que provocan “tantas situaciones que nos quitan la fuerza, que hacen sentir que no hay espacio para la esperanza, para el cambio, para la transformación”.


Lo más reciente

Campeche: el reclamo ciudadano

Editorial

La Jornada Maya

Campeche: el reclamo ciudadano

Destacada presentación de Rubén Tejada con los reyes de la selva

El torpedero se fue de 4-2 con una carrera producida y un robo de base

Antonio Bargas Cicero

Destacada presentación de Rubén Tejada con los reyes de la selva

Jambo ALMA

Los viajes ilustran, las fronteras no existen y hay vocaciones que ensanchan el alma

Margarita Robleda Moguel

Jambo ALMA

Los melenudos, por su segunda corona en tres años

Datos y detalles sobre las fieras y la naciente temporada de la Liga Mexicana de Beisbol

La Jornada Maya

Los melenudos, por su segunda corona en tres años