José Juan Cervera


post Image

Compartir


'Serapio Rendón dos veces mártir', reivindica la memoria del político yucateco

Parece infinita la tarea de llevar a la luz lo que ha sido ensombrecido y arrinconado; pocos la emprenden, pero sus resultados ensanchan la perspectiva del mundo. Unas veces el trazo o la palabra son borrados intencionalmente, otras por negligencia y descuido. Quien recupera un signo perdido o una cadencia oculta se pone del lado del esclarecimiento de miras y de la maduración del criterio.

El pasado resulta distante y ajeno cuando se suprimen sus lazos con la vivencia actual, cuando la continuidad de sus valores inspira desdén a quienes cultivan la ilusión de bastarse a sí mismos porque es el mensaje que inculcan los modelos ideológicos dominantes. Aislar, negar y minimizar son los verbos que conjugan más activamente en su afán de imponerse en la inducción de voluntades nulas y conciencias estériles.

En el ambiente de sonoridad abigarrada que hoy envuelve la experiencia colectiva de pronto se escurren ecos de vigorosas raíces cuya carga simbólica, hundida en paisajes brumosos y equívocos, supera el riesgo de diluirse gracias a la atención disciplinada que alguien le dedica. En su libro Serapio Rendón dos veces mártir (México, Cámara de Diputados, LXIV Legislatura, 2021), José Luis Sierra Villarreal reivindica la memoria de quien, como integrante de la XXVI Legislatura federal, fue asesinado sin miramientos tras denunciar la ilegitimidad y los excesos del gobierno de Victoriano Huerta.

Esta obra resulta de una investigación rigurosa en diversas fuentes que incluyen testimonios aportados por descendientes del diputado Rendón, así como actas poco conocidas que resguardan los archivos del Poder Legislativo. El enfoque crítico con que examina hechos históricos y rasgos biográficos cristaliza en una exposición lo suficientemente concisa para discernir los argumentos esenciales que derivan de su lectura. A ella se añade la inserción de imágenes facsimilares de varios documentos, cuadros sinópticos y transcripciones que brindan eficaz complemento al estudio logrado.

La vida de Serapio Rendón Alcocer, de familia yucateca, cobra especial interés tanto por su desempeño profesional de abogado como por su cercanía con José María Pino Suárez, por su actividad política y por la represión de que fue víctima junto con muchas otras personas a partir de los sucesos que enlutaron al país en lo que se conoce como la Decena Trágica, con su secuela de arbitrariedad y desasosiego.

La personalidad, las circunstancias históricas y la proyección cívica de Serapio Rendón se aprecian con el relieve que les corresponde en una obra que se propone expresamente redimirlas de la “nube de olvido” que las invade en los ámbitos nacional y local. Por tal motivo conviene hacer notar también un valioso antecedente inscrito en el libro Serapio Rendón en la Revolución mexicana, de Arturo Menéndez Paz (Mérida, Agrupación Nacional de Abogados al Servicio de Yucatán, 1986), de los pocos que se ocupan de este brillante legislador.

Un elemento que favorece la apreciación integral de la figura de Serapio Rendón es la sensibilidad artística que manifestó en el campo de la literatura, la cual Sierra Villarreal registra puntualmente al caracterizarlo como colaborador asiduo, desde 1893, de la importante revista Pimienta y Mostaza. En las letras residió uno de los factores que lo ligaron a José María Pino Suárez, como lo ratifica éste en una carta que le dirigió a su amigo el 21 de febrero de 1913 –un día antes de consumarse el crimen en que habría de sucumbir junto con el depuesto presidente Madero-, pidiéndole recuperar unos esbozos literarios guardados en su escritorio para hacer entrega de ellos a su esposa.

El seno familiar fue una de las esferas en que arraigó el ejemplo de Rendón Alcocer, como indica su biógrafo: “La grandeza democrática y la lealtad del diputado Rendón se vieron continuados en la lucha que su familia emprendió y mantuvo en búsqueda de justicia”, esto al solicitar al Congreso de La Unión un Juicio de Procedencia enfocado en prominentes actores políticos del momento. De este modo quedó una muestra admirable de las secuencias éticas que extienden su honra en medio de amenazas y tormentas, entre dilaciones y menosprecios.

 

[email protected]

 

Edición: Laura Espejo

OPINIONES ANTERIORES

...
26 de Julio del 2021
Julio Hernández López
AMLO, (también) en defensa propia
Leer más
...
26 de Julio del 2021
Enrique Galván Ochoa
Reparte INE multas por mil 300 millones
Leer más
...
26 de Julio del 2021
La Jornada
Guardia Nacional: cambio de paradigma
Leer más
...
25 de Julio del 2021
La Jornada Maya
Tercera ola y regreso a clases
Leer más
...
25 de Julio del 2021
Margarita Robleda Moguel
Corazón del Cielo, Corazón de la Tierra
Leer más
...
25 de Julio del 2021
Katia Rejón
El tianguis de la esperanza
Leer más
...
25 de Julio del 2021
Carlos Bonfil
En la búsqueda de Ana
Leer más
...
25 de Julio del 2021
Ángeles González Gamio
Grandeza arquitectónica
Leer más