de

del

Foto: Facebook PRI Yucatán

La política es más peligrosa que la guerra, pues en política -parafraseando a Winston Churchill- se puede morir más de una vez. Las muertes políticas pueden ser muchas y terribles; sin embargo, si es cierto que son muchas las posibles muertes políticas -por simple derivación lógica- son también muchas las vidas y resucitaciones. 

Con esa perspectiva, el Partido Revolucionario Institucional debe plantearse su destino en Yucatán en el corto y mediano plazos. “Hay que morir para vivir”, dice el cántico eclesiástico. El PRI necesita asumir su refundación estatal, su recomposición total de miras para que sobreviva el mínimo necesario de su entramado institucional para -algún día- volver a crecer. 

Lo peor que le puede pasar al PRI es no asumir su crisis y coyuntura y quedarse como está, aspirando a ser un partido bisagra, una organización “comodín”. Si la apuesta del PRI es convertirse en el nuevo Partido Verde, estará auto-condenándose al enanismo político. Por ahí no es, el DNA priísta es aspirar a gobernar, no encontrar un acomodo que le dé algunos espacios de nómina estable. Ese es el mejor servicio que puede dar al estado y al país, mantener sus aspiraciones. 

En este momento la marca PRI está en la lona en Yucatán y en casi todo el país, es cierto. Sin embargo, aunque pocos lo sepan y menos lo recuerden, la marca Apple -con todo y Steve Jobs- estuvo a punto de ir a la quiebra total en 1997 y hoy es un coloso absoluto. Los tiempos van y vienen, lo importante es tener claras la mira y las metas. ¿La mira es ser un partido que pueda vender sus fichas al mejor postor? ¿O la meta es prepararse para volver a tener el respaldo de la mayoría, así sea en un tiempo largo?

La entidad hoy está polarizada en torno a una pregunta muy clara: cambiar o mantener el rumbo. El PRI representa el cambio para tan sólo el 7 por ciento de los electores, según los más recientes estudios demoscópicos y la continuidad apenas para el 2 por ciento. Es decir, el PRI simple y sencillamente no está. No está en las perspectivas de la ciudadanía, no está en la arena, no están arriba del ring. El tricolor es factor, pero no es actor. 

Precisamente ese “no estar”, esa forzada ausencia de la imaginación y percepción ciudadana es un gran espacio para construir el futuro, para desarrollar narrativas, discursos, propuestas y rutas de acción sin los límites que el PRI históricamente sufrió derivado del ejercicio cotidiano del poder, de estar en el gobierno, de ser gobierno. 

En este 2023, el PRI tiene espacio para imaginar, para reflexionar, para empezar a proponer nuevas cosas, para ser arquitecto de la siguiente era estatal y nacional, una vez que haya terminado la estéril, pero terapéutica catarsis contra el modelo democrático neoliberal iniciada en 2018. 

El exilio es un gran espacio para concebir y germinar nuevos planes y visiones que puedan volver a convocar a la ciudadanía. No hay que desperdiciar las crisis, hay que capitalizarlas para imaginar lo inimaginado. 

En 1997, a unas cuantas semanas de quebrar, Apple fue salvada por una inversión de su archirrival histórico -Microsoft- y el resto de los acontecimientos ya los conocemos. ¿Dónde puede el PRI encontrar ese espacio de respiro que le permita sobrevivir sin aceptar un acomodo que lo condene al enanismo? ¿Quién de los dos colosos, el de la izquierda o el de la derecha, es su archirrival histórico que le puede dar esa línea de vida sin condiciones de sumisión? Son preguntas simples. 

[email protected]
 

Lea, del mismo autor: Omne ignotum pro magnifico


Edición: Estefanía Cardeña


Lo más reciente

Puebla, a un paso de despenalizar aborto

Cifras del Inegi señalan que en 2021 se realizaron 275 interrupciones del embarazo en la entidad

La Jornada

Puebla, a un paso de despenalizar aborto

Desplazados de Chenalhó, Chiapas, claman ayuda a autoridades

Se refugian en escuela por ataques armados del grupo de 'Los Herrera'

La Jornada

Desplazados de Chenalhó, Chiapas, claman ayuda a autoridades

Muere a los 53 años la actriz estadunidense Shannen Doherty, protagonista de la serie 'Hechiceras'

Falleció a causa de un cáncer de mama, de acuerdo con representante

Efe

Muere a los 53 años la actriz estadunidense Shannen Doherty, protagonista de la serie 'Hechiceras'

El FBI identifica al tirador que intentó matar a Trump como Thomas Crook

Era un hombre blanco de 20 años; se desconoce si tenía cómplices

Efe

El FBI identifica al tirador que intentó matar a Trump como Thomas Crook