post Image

Bolivia y el camino del retorno

El golpe de Estado en noviembre estaría cumpliendo su primer año

El pueblo boliviano tiene la esperanza puesta en la salida irrevocable de los golpistas del poder, de una vez y para siempre, a través de las urnas para elegir cual será el rumbo de su nación en los años venideros. Las movilizaciones que desde meses atrás tienen lugar en Bolivia dejan claro que las fuerzas proletarias-campesinas-indígenas-populares reclaman su derecho a retornar al camino de la emancipación iniciado e interrumpido en tantas otras ocasiones.  

El Movimiento al Socialismo (MAS) en cierta forma renovado y fortalecido por los procesos álgidos impuestos en la coyuntura del golpe de Estado contra el gobierno de Evo Morales, la brutal represión ejercida por militares traidores y el imperialismo estadunidense avalado y exacerbado por la oligarquía burguesa que añora los tiempos coloniales, junto a la crítica y autocrítica que el MAS ha debido efectuar en su seno y sobre el proyecto defendido, son parte del marco que genera la oportunidad del restablecimiento primero de la democracia y el fin de la dictadura encabezada por Jeanine Áñez (de la cual en realidad ha sido títere y burla), y segundo, la implementación del proyecto político socialista que reoriente las reformas sociales algunas desgastadas ya antes del golpe de Estado y otras destruidas en los meses del gobierno golpista, el triunfo del MAS este domingo 18 sería una nueva oportunidad para retornar el camino y radicalizarlo evitando los errores del pasado y afrontando la embestida imperialista-oligarca que vendrá tras el triunfo. El MAS tiene en su propio nombre la salvación boliviana: el socialismo.  

Lo anterior no significa la celebración adelantada ni pretende ser un triunfalismo ingenuo, nunca el gobierno golpista pretendió la celebración de elecciones realmente democráticas y limpias, su intención fue postergar las votaciones (como hizo dos veces) y perpetuar el régimen dictatorial implantando, por ello la implementación del fraude no se descarta. Se sabe de la represión abierta y selectiva, el bloqueo político al MAS, la guerra mediática, la injerencia imperialista y el silencio cómplice de la Organización de los Estados Americanos (OEA) que una vez más ha quedado en desprestigió al ser demostrada la mentira sobre el fraude electoral que se difundió en las pasadas elecciones como justificantes para el derrocamiento de Evo. La OEA no hizo ningún llamado a Áñez para la celebración de las elecciones en las dos ocasiones cuando las postergó. Su complicidad golpista es evidente.  

 

Lucha por la democracia  

El pueblo boliviano, su voluntad y conciencia en la resistencia y la lucha por la democracia, por sus derechos de soberanía-autodeterminación y en contra de la dictadura neofascista, tendrán una prueba muy dura. Desde días atrás, imágenes y denuncias sobre la militarización y la organización represiva del régimen de facto para impedir el triunfo en las urnas del MAS se divulgaron. Serán horas y días fundamentales para la justicia, pues si algo ha caracterizado al gobierno de Áñez ha sido la represión, la mentira, el extremismo religioso, el autoritarismo y su sumisión absoluta al imperio estadunidense.

El domingo 18 de octubre es significativo y crucial para la región Sudamericana, tiene además un carácter reivindicativo y de resistencia aún mayor en este 2020. En la misma fecha, el pueblo chileno saldrá a las calles conmemorando un año de la rebelión de octubre que los ha llevado a estar próximos de la celebración de un plebiscito el día 25 de este mes, del que se pudiera desprenderse la realización de una constituyente que reformule los resabios de la dictadura de Augusto Pinochet que persiste en la Carta Magna de dicha nación. También es de recordarse que fue en octubre cuando las fuerzas ecuatorianas demostraron su poder ante la continuidad neoliberal. La región latinoamericana sigue en disputa, entre los sectores proletarios-populares frente a los deseos imperialistas y de las burguesías locales sumisas y entreguistas. El triunfo del MAS en Bolivia significaría un freno al avance de la derecha neofascista que en los últimos meses ha reactivado sus andanzas de forma agresiva y descarada por toda nuestra América.

Los deseos puestos desde México se dirigen hacia la esperanza y confianza de que el pueblo boliviano derribará la dictadura y saldrá avante de esta noche que ha significado el golpe de Estado que en noviembre estaría cumpliendo su primer año. Florezca el camino de retorno a la libertad y soberanía andina y el reinicio más profundo y radical de un nuevo capítulo en la verdadera construcción del socialismo para el bien de Bolivia y de nuestros pueblos latinoamericanos.

 

[email protected]

Edición: Elsa Torres

OPINIONES ANTERIORES

...
23 de Noviembre del 2020
Francisco J. Rosado May
Retos de la agroecología post COVID (I/II)
Leer más
...
23 de Noviembre del 2020
José Juan Cervera
Flagelo y luz
Leer más
...
23 de Noviembre del 2020
Rafael Rojo
Perro sin cadena
Leer más
...
23 de Noviembre del 2020
La Jornada Maya
Alianza Federalista bajo presión
Leer más
...
23 de Noviembre del 2020
Margarita Robleda Moguel
Bocanada de esperanza
Leer más
...
23 de Noviembre del 2020
Cristóbal León Campos
Romper el pacto
Leer más
...
23 de Noviembre del 2020
Rubén Torres Martínez
La movilidad y el transporte público en Mérida
Leer más
...
23 de Noviembre del 2020
Julio Hernández López
Gatopardismo de Morena en NL
Leer más