Foto:

Pablo A. Cicero Alonzo
Foto: Rodrigo Díaz Guzmán
La Jornada Maya

26 de febrero, 2016

Si el parque está en peligro, “me encadeno con ustedes”, clamó el diputado federal Pablo Gamboa Miner, cuando se reunió con vecinos del fraccionamiento Francisco de Montejo que se oponen a la construcción de un centro de salud ahí. Emulando a los residentes de Cordemex, que libraron una batalla por sus árboles, los de Francisco de Montejo igual se coordinaron para frenar la construcción. Y al parecer, lo consiguieron.

Hasta ahora. Y es que una nueva facción de habitantes de esa ciudad satélite ha manifestado que sí quiere el centro de salud, y que le pedirán cita al legislador priísta para que reconsidere su postura. Aquí, entonces, ya tenemos dos facciones frente a frente, y en medio, como el jamón en un sándwich, al joven político, inmóvil en una encrucijada, a donde llegó, en parte, por su inexperiencia.

La construcción del hospital fue una promesa de campaña de Gamboa Miner, la primera en su recién iniciada carrera de político. Promete este Prometeo, que con sólo presumir sus apellidos se le abren puertas. Con su linaje, la gran mayoría de las promesas son casi un hecho, como temieron al principio los vecinos verdes de Francisco de Montejo.

Encadenado, ya no a un árbol sino a una situación que no previó, el ex director de la Comey se encuentra en estos momentos más confundido que Vincent Vega, el personaje que interpreta John Travolta en Tiempos violentos, desempolvado recientemente y convertido en meme.
Mientras se desenreda del enredo, esta situación le debe servir de lección a él y a todos los políticos, principalmente los más jóvenes. Una nueva forma de manifestación cívica llegó para quedarse, lo que en definitiva debe motivar la reescritura de muchas estrategias de gobierno; la clave está en la socialización de los proyectos.

Ante una sociedad muda e inmóvil, los políticos y funcionarios tienen vía libre para hacer y deshacer. Remontándonos al caso de Cordemex, parteaguas de esta nueva realidad, una década atrás el ayuntamiento ahora estaría talando esos árboles tristes, haciendo caso omiso de las quejas de los vecinos, que rumiarían su malestar en la sala de su casa.

En estos tiempos de exhibicionismo virtual se requiere de muy pocas personas, unas pancartas chillonas y un reportero buscando nota para atraer la atención de una gran audiencia y crear el ruido mediático necesario para que la autoridad se replantee un proyecto. La vacuna de estas pequeñas pero efectivas campañas relámpago, especies de blitz ciudadanos, es compartir con los directamente afectados —o beneficiados— el plan antes de hacerlo público.

Pablo Gamboa Miner prometió la construcción de una clínica en Francisco de Montejo en su campaña, de la que al final resultó electo. Supuso que lo que seguía era pasar de las palabras a los hechos, algo que molestó a una parte de los vecinos de ese fraccionamiento, que protestaron airadamente. El diputado, entonces, frenó el proyecto, provocando, días después, el enfado de otro sector.

Si antes de actuar se hubiera reunido con los vecinos, con todos, el diputado conocería sus argumentos, sentiría de primera mano el sentir popular; sabría quién está a favor y quién en contra, y por qué… En eso consiste el socializar un proyecto. En este aprendizaje, en tanto, se requiere que el político tenga firmes convicciones y que sepa transmitirlas, ya que se corre el peligro de que planes que realmente beneficien a la mayoría de la población se desechen por la oposición de una mayoría ruidosa y argüendera.

[h2]Popoye en el pódium[/h2]

En vísperas del Día de la Bandera, se izó un bodrio azul; al deportista se le prohibió lucir los colores de su país, por lo que optó por una playera de Popeye, y en lugar del himno de Nunó y González Bocanegra se interpretó una melodía desconocida. El yucateco Rommel Pacheco ganó Medalla de Oro en la Copa Mundial de Clavados Río 2016, pero por problemas de la Federación Mexicana de Natación fue tratado como un apátrida.

Esta situación salpica directamente también a Pablo Gamboa Miner, quien preside la Comisión de Deportes en la Cámara de Diputados. Ya escuchamos diversas explicaciones sobre el mal rato que pasó Rommel, que sin embargo logró sobrepasar y convertirse incluso en motivo de orgullo nacional. Entre los que han hablado se encuentra Alfredo Castillo, titular de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), quien ha intentado explicar el bochornoso episodio.

Sin embargo, el diputado yucateco, una de las autoridades del deporte en el país al presidir la comisión legislativa en esa materia, no ha dicho ni pío al respecto. Eso sí, lo felicitó vía Twitter, capitalizando políticamente la victoria del clavadista. Hay que mojarse, como Rommel, en este caso; ofrecer una postura conjunta de los diputados comisionados, hacer que nunca más ondee ese triste azul en lugar de nuestra bandera.

[b][email protected][/b]


Lo más reciente

Multa INE al PAN de San Luis Potosí por compra de libro de brujería

Usó recursos públicos para adquirir productos que no son de objeto partidista

Astrid Sánchez

Multa INE al PAN de San Luis Potosí por compra de libro de brujería

Carmen: Piden asegurar unidades de transporte que no cuentan con placas

SUTV señala que de no seguir la ley, se pone en riesgo la seguridad de los usuarioso.

Gabriel Graniel Herrera

Carmen: Piden asegurar unidades de transporte que no cuentan con placas

Campeche: Cuarta Feria del Tamal será en el Centro Histórico

Más de 25 expositores participarán, cada uno con un estilo diferente para los gustos de los visitantes

Jairo Magaña

Campeche: Cuarta Feria del Tamal será en el Centro Histórico

Leona escapa de domicilio particular y ataca a mujer en Aguascalientes

La víctima sufrió lesiones en la cabeza, ambas piernas y en el brazo izquierdo

La Jornada

Leona escapa de domicilio particular y ataca a mujer en Aguascalientes