Incertidumbre por cierre de la zona arqueológica de Tulum

El sitio está suspendido desde el 9 de mayo, cuando registraron un caso de Covid-19
Foto: Miguel Améndola

Un panorama incierto viven los diferentes giros comerciales que operan en la zona arqueológica de Tulum, debido a que no saben cuándo reabrirá este recinto.

Wilmert Chacón, encargado de la venta de excursiones denominada Infotours Tulum, expuso que este cierre les cayó como un “balde de agua fría” y desconoce la razón del retraso en la reapertura.

Señaló que aún no se recuperan de la afectación económica por el cierre de casi siete meses que tuvieron en el 2020, en el inicio de la pandemia, y ahora tienen esta suspensión del sitio arqueológico desde el pasado 9 de mayo, al registrarse un caso de Covid-19.

Explicó que de manera particular los módulos de ventas de excursiones siguen trabajando y aprovechando a los pocos turistas que llegan sin saber del cierre para ofrecerles los paquetes de visitación a los diferentes puntos turísticos.

Por su lado, Santiago Torres, guía de turistas local, declaró que este cierre ha repercutido notoriamente en los ingresos económicos de quienes dan los recorridos informativo-culturales al turismo, así como artesanos, restauranteros, vendedores de tours, taxistas y hoteleros.

Comentó que en su caso particular tiene otra alternativa de trabajo como guía en otros lugares turísticos debido a que de por sí es baja la contratación de sus servicios y ahora tienen este cierre de las ruinas. Mencionó que se estimaba una reapertura para el miércoles o sábado de la semana pasada, pero esto no ocurrió.

Apuntó que están a la expectativa de cuándo volverán a abrir este emblemático lugar, cuyo cierre afecta la economía de miles de familias que dependen de las actividades turísticas.

En tanto, Margarito Molina, delegado del Instituto de Antropología e Historia (INAH) en Quintana Roo, explicó la semana pasada que el personal del recinto maya se hizo las pruebas de rigor y efectuaron la sanitización de las instalaciones, pero deben dejar pasar un tiempo prudente para evitar nuevos contagios, pues la prioridad es la salud de trabajadores y turistas.


Edición: Laura Espejo