Impulsan la permacultura social en Quintana Roo

A través del programa se han implementado 2 mil 117 huertos en el estado
Foto: Gobierno del Estado

Mediante el programa de permacultura social se han implementado 2 mil 117 huertos en Quintana Roo en lo que va de esta administración, 26 en localidades del sur y cinco en colonias de Cancún, informó la secretaria de Desarrollo Social (Sedeso) del estado, Rocío Moreno Mendoza.

En conferencia de prensa acompañada del coordinador de Comunicación del gobierno del estado, Fernando Mora, la funcionaria detalló los principales programas sociales que se llevan a cabo en la entidad.

La Sedeso se ha enfocado, de acuerdo con la funcionaria, en infraestructura social, principalmente en el programa de pisos firmes, donde se han hecho más de 3 mil; estufas de leña, de las cuales se han entregado 13 mil 332, sobre todo en los municipios con alta población indígena.

Los programas permanentes de la dependencia son las caravanas de servicios, que desde el inicio de la administración han sumado 156 mil 712 personas beneficiadas, las caravanas violeta, que hacen énfasis en temas de violencia contra la mujer y la permacultura ligada a banca social. 

En este último apoyan a las personas desde el diseño del paisaje hasta cómo producir hortalizas o flores orgánicamente. Hace poco, señaló, cosecharon nueve toneladas de jitomate en Cancún con este programa.

Además, fomentan la cultura del ahorro, para que los recursos adquiridos de la venta de la cosecha vayan a una sociedad de ahorro y préstamos entre los productores involucrados.

Otro programa que realizan es Hambre Cero, que combate la carencia alimentaria mediante la repartición de despensas. Este año han entregado 12 mil 231 y la meta es de 160 mil despensas en todo el estado.

Asimismo, Moreno Mendoza dijo que Quintana Roo reportó una reducción de la pobreza de 1.2 por ciento, de acuerdo con las más recientes cifras del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), al pasar de 28.8 por ciento en 2016 a 27.6 por ciento en 2018.

Explicó que el Coneval determina si una persona vive o no en pobreza en base a dos conceptos: el nivel de ingresos, que representa el 60% de importancia y las carencias sociales, que son acceso a servicios básicos en la vivienda, calidad en espacios de la vivienda, acceso a seguridad social, acceso a alimentos, a servicios de salud y rezago educativo.

Si una persona experimenta de una a tres carencias vive en pobreza moderada, y si tiene más de tres, en pobreza extrema.

En Quintana Roo, dijo, ha habido una disminución importante en varios de los indicadores: “como secretaría de Desarrollo Social tenemos injerencia en temas que tienen que ver con calidad y espacios de la vivienda”.

Y detalló los índices que han presentado disminución: en hacinamiento hubo una baja al pasar de 18.6 por ciento a 15.7 por ciento; en material de muros, que se refiere a que la vivienda tenga piso, paredes y techo firmes y que se tenga suficiente espacio al interior de la vivienda, se pasó de 6.9 a 4.9 por ciento.

En lo que respecta a servicios básicos de la vivienda, en drenaje se pasó de una carencia de 3.7 a 2.3 por ciento y en acceso al agua potable, de 1.6 a 1.2 puntos porcentuales. “Esto ha llevado a que en el contexto nacional Quintana Roo no sea de los que presenta las mayores incidencias en pobreza”, manifestó la secretaria.

 

Edición: Laura Espejo