Aeropista de Semar dará paso a espacio de esparcimiento familiar

Se desconoce si las instalaciones, a un km de la zona arqueológica, serán reubicadas
Foto: Miguel Améndola

La aeropista a cargo de la Marina Armada de México quedará dentro de la ampliación de reserva de la zona arqueológica de Tulum, para la recreación de las personas. Hasta ahora se desconoce si las instalaciones, ubicadas a aproximadamente un kilómetro de los vestigios, serán reubicadas.

 

También te puede interesar: Ampliarán área de reserva de la zona arqueológica de Tulum

 

Durante su conferencia mañanera, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció este proyecto que quedará bajo la supervisión de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

El presidente de México comentó que esta nueva zona será para la recreación y en ella habrá diversos caminos para que los ciudadanos puedan pasear o andar en bicicleta y tener así un nuevo sitio de esparcimiento.

En Tulum, aparte de la playa, son pocos los sitios públicos de esparcimiento que tiene la población, por lo que se espera que esta vasta zona sea del agrado de la población. Entre esta área y la entrada a la zona arqueológica de Tulum hay por lo menos un kilómetro de distancia y las separa la carretera federal, por donde correrá el Tren Maya en su tramo 5.

La base de la Marina a la que hizo alusión el presidente está ubicada al poniente de la ciudad, a la entrada de la cabecera municipal de Tulum y hasta ahora es un área que no ha sido desarrollada. En un recorrido por la zona se apreciaron letreros que indican la ubicación de las instalaciones navales y estructuras que impiden el acceso de los civiles.

La dirección de comunicación de la Sedatu mencionó que están en valoración del proyecto, así como la parte de ordenamiento urbano, y colaborarán con otras instancias, como la Semarnat, para llevarlo a cabo.

Por su parte, Margarito Molina, delegado del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), comentó que es una buena iniciativa para bien de la zona, tanto de su entorno natural, como de la zona de elementos del patrimonio arqueológico.

 

Edición: Laura Espejo