Paul Matos
Foto: Comunicación del Estado
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Viernes 16 de septiembre, 2016

Pop, pop, pop, como miles de granos de maíz abriéndose en un microondas para convertirse en palomitas, la noche en la Plaza Grande de Mérida se iluminó con los fuegos artificiales en la ceremonia de los 206 años del inicio Independencia de México.

Los colores de los fuegos artificiales brillaban junto a la luna, en un cielo sin estrellas. Durante 15 minutos, diferentes variedades estallaban en el cielo. Desde los que asemejaban a las maracas que poco se elevaron, hasta los que, con un estruendoso POP, se abrían en un halo luces.

También, algunos hacían parecer los fragmentos de asteroides cruzando la atmósfera terrestre, otros más hacían viajar a través del Universo, como en el Halcón Milenario de Han Solo, a la hipervelocidad en Star Wars.

Antes de las explosiones celestiales, el gobernador Rolando Zapata Bello dio desde el balcón del Salón de la Historia el Grito. Fue fugaz.

Muy protocolario, el secretario General de Gobierno, Roberto Rodríguez Asaf, leyó el acta de Independencia. Tras ello, Zapata Bello exclamó los Vivas para recordar a los héroes independentistas y, por último, tres "Viva México". No mencionó a Yucatán, apenas saludó a los meridanos cuando inició el Grito. Como si tuviera prisa.

Todo duró menos de un minuto. A las 23 horas con cero minutos comenzó, cuando concluyó el reloj aún marcaba 23:00.

Luego, el videomapping sobre la Catedral y los fuegos artificiales. Y Pepe Aguilar.

El escenario interno

El Salón de la Historia estaba ocupado por los políticos y algunos empresarios. Rolando Zapata se tomó, durante más de una hora, fotos con los priístas, regidores como Alfonso Seguí o diputados como Celia Rivas, vestida con un rojo partidista, y también niños.

Mientras que el alcalde de Mérida, Mauricio Vila Dosal, no se despegaba de su coordinador de política comunitaria, Víctor Hugo Lozano Poveda. Platicaron toda la noche, incluso se fueron juntos, apenas comenzó la medianoche.

Abajo la calle era el escenario de una disputa política entre gobernador y alcalde. El escenario de Pepe Aguilar fue colocado en un día, mientras que el del primer informe municipal tardó tres días, lo que se traduce a un mayor cierre de calles principales en Mérida.

El legislador federal, Jorge Carlos Ramírez Marín, estaba acompañado de su esposa María Elena Granados. Platicó con el cónsul de Cuba, Mario Jorge García Cecilia.

El primogénito de Ramírez Marín, homónimo de su padre y director de Bansefi en Yucatán, también acudió, con su novia.

Otros de los invitados fueron la senadora Angélica Araujo Lara, el secretario de Fomento Económico, Ernesto Herrera Novelo, el fiscal general, Ariel Aldecua Kuk, el presidente de la Canaco Mérida, Juan José Abraham Daguer, entre micho otros.

Como tentempié, se ofrecieron bocadillos yucahuaches. Sopes centralistas y panuchos de la otra independencia, la Peninsular.

Después de una hora, varios invitados dejaban el Palacio de Gobierno, pero Rolando Zapata continuaba con las fotografías, sonriente y feliz.

Arriba, las guayaberas y los vestidos de cóctel, abajo las mezclillas y camisas. Pepe Aguilar expresaba que para cambiar el país, debe hacerse con la educación de sus hijos, mientras invitaba a uno de ellos al escenario.

"Soy 100 por ciento apoliítico y mil por ciento mexicano", declaró.


Lo más reciente

Sacmex denuncia sabotaje en pozo de la alcaldía Álvaro Obregón en CDMX

Reportó el hallazgo de un compuesto de aceites degradado en el agua extraída

La Jornada

Sacmex denuncia sabotaje en pozo de la alcaldía Álvaro Obregón en CDMX

La Mérida que se nos fue

Noticias de otros tiempos

Felipe Escalante Tió

La Mérida que se nos fue

Seis horas encerrado vuelven loco a cualquiera

Las dos caras del diván

Alonso Marín Ramírez

Seis horas encerrado vuelven loco a cualquiera

Dorothy Ngutter concluye su encargo al frente del Consulado de EU en la península de Yucatán

La diplomática se reunió con Mara Lezama durante una visita que realizó a QRoo

La Jornada Maya

Dorothy Ngutter concluye su encargo al frente del Consulado de EU en la península de Yucatán