Saber Mirar: Radio banqueta

XHY 132 Radio Banqueta: la voz de los sin voz

Gloria Serrano
La Jornada Maya
22 de abril, 2015

¿Qué se hace en un parque de una ciudad capital como Mérida?, ¿qué se hace mientras las horas del mediodía poco a poco avanzan para ceder su lugar a las horas de la tarde?, y ¿qué cuando un sábado del mes de abril es lo suficientemente soleado, bello y paradójico como para pretender robárselo y conservarlo así, intacto en el puño, en ese pequeñísimo recoveco de la mano cerrada?

Yo escribo. Y mientras observo a los sanjuanistas, pienso en la enorme necesidad de relatar nuestra cotidianidad para comprenderla: el pausado y monótono recorrido circular que hace un vendedor de helados, aquel improvisado carrito de un joven que camina ofreciendo jugos por diez pesos, el puesto de fruta de temporada que está justo en la esquina de colores que parecen tomados de la paleta de Van Gogh; las mujeres que venden ropa y la extienden sobre el borde de la amplia fuente, sin que la estatua de «La negrita» pueda hacer algo por evitarlo y el par de boleros que a pesar del calor, se esmeran en lustrar los zapatos de sus clientes. Y pienso que eso de robarse un sábado es tan absurdo, imposible y disparatado como las conexiones improbables, las que se dan escasamente entre ciertas personas, a las que algunos periodistas llaman »la suerte del cronista« y que, sin embargo, suceden.

Son las 13:30 horas en el Parque de San Juan que se encuentra en la calle 61, entre 58 y 69 en el centro histórico de esta urbe que no deja de sorprender. A un costado del atrio de la iglesia, construida en 1769 en honor a San Juan Bautista, el Santo protector de los ataques de la langosta, ya se encuentra Lorenzo Peraza, Ivonne Carrera, Isaí Castillo, Nicolás Cabrera y Manuel Vázquez, instalando el par de bocinas y altavoces para transmitir la emisión número 32 de XHY 132 Radio Banqueta «La voz de los sin voz». Una mesa plegable con mantel de tela color verde, cuatro sillas, una manta blanca que lleva estampada la icónica imagen de Ernesto Che Guevara, tomada por Alberto Korda en 1960, y las frases »¡vivos se los llevaron, vivos los queremos! ¡JUSTICIA! Todos somos Ayotzinapa«; así como otra manta, esta roja con la leyenda en letras blancas «ZAPATA VIVE», conforman el entramado que los hace visibles entre los ríos de gente que paulatinamente comienza a poblar la plaza.

»Compañeros, somos XHY 132 Radio Banqueta, La voz de los sin voz, un grupo de ciudadanos que no tenemos ningún interés político o religioso. Estamos aquí para hablar de los asuntos que nos importan a todos y tenemos el micrófono abierto para escucharlos«. Así da inicio Lorenzo Peraza con esta transmisión que ocupa los primeros minutos en recordar, a los ahí reunidos, que el pasado 10 de abril se conmemoró el 96 aniversario luctuoso de Emiliano Zapata. «Compañeros, es a partir de la historia como se construye la experiencia colectiva, necesitamos estar organizados y relacionar la lucha de Zapata con los problemas ejidales que se viven actualmente, como los que ocurren en Pisté o como lo sucedido con el desmantelamiento de Cordemex». Y haciendo referencia al llamado socialismo yucateco, Lorenzo también evoca la labor social emprendida por Felipe Carrillo Puerto a favor de los más desprotegidos en el estado -la que dice- constituyó el eslabón del zapatismo en el sureste. El bloque concluye con la canción »La tumba de Zapata« que interpretan los Cadetes de Linares:

Una semana visité Cuautla, Morelos
y por la tarde fui a la tumba de Zapata
al cementerio vi llegar a un guerrillero
y a un ancianito Coronel de barba blanca…

Con seis medallas en su pecho ya oxidadas
un treinta treinta enmohecido entre sus manos
llegó el anciano de figura ya encorvada
pa’ cuadrarse ante el sepulcro de Emiliano

El siguiente segmento lo aprovechan para abordar los sucesos internacionales, en particular la VII Cumbre de las Américas que, mientras ellos conversan, se lleva a cabo en Panamá. «Lo que vemos en Panamá es un montaje para hacer lucir al presidente de los Estados Unidos, Barak Obama, frente a la pérdida de soberanía de nuestro continente» dice Lorenzo Peraza mientras continúa explicando la situación de dependencia, pobreza, desigualdad y violencia que viven los países de Latinoamérica. »La corrupción es piramidal, viene de las cúpulas y de ahí baja a todos los niveles, también por la tolerancia de la gente. Por eso es importante no olvidar que somos los pueblos los que definimos el futuro«, menciona Nicolás Cabrera y agrega: «Me gustaría compartir lo dicho por el presidente de Bolivia, Evo Morales, durante esta cumbre: Presidente Obama, América Latina y el Caribe somos un continente de paz y de diálogo. Lo invitamos a dialogar y a vivir en paz, vivir en paz es menos costoso que vivir en guerra perpetua».

A unos cuantos pasos se encuentra, también observando, un grupo de jóvenes que portan playeras con el logotipo del recién formado partido político Encuentro Social. Por el momento, permanecen atentos a la transmisión de Radio Banqueta, que ahora hace referencia al fenómeno migratorio en México. Es la voz es de Ivonne Carrera, quien narra las dolorosas experiencias de las que fue testigo durante su visita a La72, el hogar-refugio para personas migrantes en Tenosique, Tabasco. Indignada, pero sobre todo sensibilizada, Ivonne se refiere a las causas que dan origen a la constante migración de centroamericanos originarios principalmente de Guatemala, Nicaragua, Honduras y El Salvador que, cruzando por territorio mexicano, aspiran llegar a los Estados Unidos para hacerse de una mejor vida para ellos y para los suyos. Las múltiples picaduras de mosquitos que cubren sus piernas, no dejan duda del paso de esta chica por el albergue que desde 2011, acoge a los migrantes y les brinda un oasis en medio de un sufrimiento casi inverosímil que en muchas de las ocasiones, culmina con la muerte de hombres, mujeres y niños, literalmente expulsados de sus países al no encontrar forma alguna de ganarse el sustento diario. La canción »Casas de cartón«, que interpreta Marco Antonio Solis, El Buki, pone fin a esta parte:

Qué triste se oye la lluvia
en los techos de cartón
que triste vive mi gente
en las casas de cartón

Viene bajando el obrero
casi arrastrando sus pasos
por el peso del sufrir,
mira que es mucho sufrir
mira que pesa el sufrir…

El parque es ya un gentío cuyos ecos comparten el mismo espacio, mientras un número cada vez mayor de vendedores ambulantes recorre el área en busca de algún sitio dónde colocar sus productos. El calor aumenta y la música sigue sonando: «Niños color de mi tierra / con sus mismas cicatrices / millonarios de lombrices / y por eso / que tristes viven los niños / en las casas de cartón». Aquel grupo de simpatizantes del partido Encuentro Social, utiliza este intermedio en la transmisión para acercarse a Lorenzo Peraza y externarle su intención de usar el micrófono para dirigirse a la concurrencia, pero el activista transformado por necesidad en locutor, les dice que Radio Banqueta es un esfuerzo apartidista por lo que si desean expresar algún comentario, deberán abstenerse de hacer cualquier alusión al partido político que representan.

La última sección del programa está dedicada al tema de las próximas elecciones. Los integrantes de Radio Banqueta aluden con insistencia a la responsabilidad ciudadana de emitir un voto informado a partir de conocer a los candidatos. También discurren sobre la pertinencia y eficacia del proceso electoral como instrumento para legitimar el poder político. Una joven que los escucha toma la palabra y comenta: »Más allá de los candidatos, debemos pensar si las elecciones todavía son una forma válida para elegir a nuestros representantes, si este método realmente permite que la voz del pueblo sea escuchada y se respete«.

La transmisión está por terminar. La siguiente será dentro de quince días, un sábado como hoy. 32 veces, 16 meses, más de un año se ha repetido esta escena en el Parque de San Juan. En privado, Lorenzo Peraza refiere que, lamentablemente, no cuentan con los medios necesarios para salir, ver y documentar lo que ocurre en otros lugares fuera de Mérida y que, si bien sus emisiones carecen del rigor propio de un programa radiofónico, lo que pretenden es presentar a la sociedad una alternativa para que pueda estar informada y tome conciencia de los problemas que ocurren en el país. «Nos falta más orden, luego nos diluimos mucho al hablar sobre un tema pero tratamos estructurar algo, aunque no siempre lo podemos preparar. Hoy, por ejemplo, nos pusimos de acuerdo por el whatsapp. Todos venimos de diferentes movimientos, los miembros más jóvenes están muy fuertes, traen mucho dinamismo».

¿Qué sucede en un parque de una ciudad capital como Mérida?, ¿qué sucede mientras las horas del mediodía poco a poco avanzan para ceder su lugar a las horas de la tarde?, y ¿qué cuando un sábado del mes de abril es lo suficientemente soleado, bello y paradójico como para intentar contarlo? Suceden manifestaciones culturales como esta, que constituyen el gran motor de nuestra existencia. Y mientras me despido de los sanjuanistas, pienso en la enorme necesidad de relatar nuestra cotidianidad para comprenderla, esa que día a día se construye con el trabajo de personas y colectivos como la XHY 132 Radio Banqueta, «La voz de los sin voz».