Lo que hay de fondo

Deuda inaudita y violencia desesperada

Cliserio E. Cedillo
Foto: tomada de la web
Jornada Maya

Jueves 21 de abril, 2016

Acusaciones tan serias como calificar de ladrones a los dos últimos gobernadores de Quintana Roo “que llevaron al estado a un endeudamiento injustificado de casi 25 mil millones de pesos en sólo 12 años”, parecen estar ligadas a los actos vandálicos amenazantes “con los que a toda costa tratan de frenar la campaña política de Carlos Manuel Joaquín González”, candidato de la coalición PAN-PRD UNE “Una Nueva Esperanza”.

Y es que no es para menos, ya son varias las veces en que Carlos Joaquín se ha visto precisado a declarar sobre la indiscutible aplicación de la Ley, “incluso con cárcel”, en caso de encontrar desvío de recursos o cualquier otra forma de mala aplicación del gasto público que viole la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos o se tipifique como delito penal.

En respaldo a Carlos Joaquín, sobre este tema que amenaza el futuro personal y político de dos gobernadores (Roberto Borge Angulo y su antecesor, el senador Félix González Canto) Carlos Navarrete Ruiz, ex presidente nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD), entrevistado en Tulum por quien escribe, fue contundente:

¿Qué opinión le merece que el estado tenga una deuda de más de 22 mil millones de pesos, según la Secretaría de Hacienda y Crédito Público?

-“Es una mancha enorme. Quintana Roo tiene una gran industria turística que le da año con año grandes ingresos, por los impuestos, por el consumo, por los permisos, por el turismo, por el aeropuerto, por todo lo que significa y, sin embargo, a estos dos últimos gobiernos no les ha importado esto y han pasado de tres mil a cerca de 25 mil millones de deuda en solo 12 años”.

Inmediatamente Carlos Navarrete se pregunta ¿Y la obra pública dónde está? Y se responde: “Cuántas nuevas carreteras hay, cuántas nuevas escuelas, cuántas nuevas universidades, cuánta mejoría en los municipios, cuánta vivienda masiva. La realidad es que deja mucho que desear”.

Tras de unos segundos de reflexión, el ex senador, continúa, “hay que decirlo: a éstos dos gobiernos no les bastó el presupuesto para robárselo. Tuvieron que endeudar al estado, como lo están haciendo, porque se roban todo. Son una verdadera lacra, por eso creo que llegó el momento del cambio en Quintana Roo”.
Al cuestionarlo sobre el sustento del lema “una nueva esperanza” que abandera Carlos Joaquín, el también ex diputado federal, comenta: “Principalmente por el candidato, Carlos Joaquín es un hombre con trayectoria en el sector público. El mejor presidente que ha tenido Playa del Carmen, quien por cierto ahora va a competir contra el peor presidente (Mauricio Góngora) de ese municipio”.

Solidaridad, primero en deudas

Hay que decirlo también, Solidaridad, el municipio gobernado por Mauricio Góngora, candidato al gobierno del estado por la coalición PRI-Verde-Panal, hasta principios de marzo pasado, es el primero de los 15 municipios más endeudados del país con tres mil 713 millones de pesos.

Lo anterior, quiere decir que rebasa con más de mil 300 millones de pesos la deuda del ayuntamiento de Nuevo Laredo, Tamaulipas, que ocupa el segundo lugar con dos mil 407 millones de pesos y, peor aún, supera con más de dos mil 118 millones al municipio de Benito Juárez, Quintana Roo, que tiene un endeudamiento de mil 597 millones de pesos, por lo que ocupa el octavo lugar.

Al respecto, según Carlos Joaquín, al término de su gestión como presidente municipal dejó a Solidaridad con “una deuda inferior a 300 millones de pesos” producto de endeudamientos de gobiernos anteriores al suyo. Luego entonces, en sólo ocho años, del 2008 al 2016, durante las administraciones de los alcaldes Filiberto Martínez (actual candidato a la presidencia municipal de esa misma jurisdicción) y Mauricio Góngora, el endeudamiento de ese municipio creció en más de tres mil 400 millones.

Es inaudito, claro, si no se justifica con infraestructura, que como dice Carlos Navarrete, “no se ve”, aunado a que la mayoría de obras vistosas han sido realizadas con inversión federal, como los puentes de Playa del Carmen sobre la carretera federal Chetumal-Cancún o la avenida López Portillo, en Benito Juárez.

Al respecto, Carlos Joaquín se ha comprometido a que ordenará las auditorías necesarias y, de encontrarse anomalías, se aplicará la ley y se tendrá que pagar, incluso con cárcel, según le ha dicho a los empresarios del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), lo mismo que a la Asociación de Hoteles de Cancún y Puerto Morelos, así como a la ciudadanía.

La demanda que ciudadanos hacen a Carlos Joaquín para transparentar la aplicación de recursos, pudiera ser la causa de reacciones violentas en contra de su campaña, pues resulta amenazante para las dos últimas administraciones del gobierno estatal y la última del municipio de Solidaridad.

Las agresiones, según el equipo del candidato de UNE son preocupantes, de ahí que Eduardo Rivera, coordinador general de la campaña expresara que “rechazamos firmemente los actos registrados en Bacalar, Chetumal y Cancún, que atentan contra el proceso electoral y desalientan el voto de los quintanarroenses”.
Se refiere a “un auto quemado, dos voluntarios agredidos, y destrucción de carteles con la imagen de su candidato, además de una palapa quemada. “Son hechos contundentes que ponen en riesgo la paz y la tranquilidad en el estado”. Las deudas y los hechos ¿Tendrán relación? Usted qué cree.

[b][email protected]
Cancún, Quintana Roo[/b]