Renacimiento mexicano

Un gran desafío de México

César Daniel González Madruga
Pintura de Elizabeth Himes Sicilia
La Jornada Maya

Viernes 10 de febrero, 2017


El dinero da la luz a quien lo emplea para abrir la flor del mundo
y aniquila a quien se endiosa confundiendo la riqueza con el alma.
Alejandro Jodorowsky


Para comprender el desafío de México de cara al imperio norteamericano, hay que comprender que éste último tiene basada la voluntad del poder en el dinero, “una forma de pensamiento”, en términos de Spengler.

"Si el dinero fuese algo tangible," nos dice Spengler, "su existencia sería eterna. Pero como es una forma del pensamiento, ha de extinguirse tan pronto como haya sido pensado”.

Pero, ¿cómo puede el dinero ser una “forma de pensamiento”? El valor del dinero es sólo aquel que nosotros como humanidad le hemos dado y aunque la tesis de Spengler pudiera parecernos un tanto caprichosa en nuestros tiempos, podríamos expresar con mayor rigor filosófico al afirmar que el dinero es un resultado tangible de una forma de pensar, esta forma de pensamiento engendró una estructura socio económica, y en ella, apareció el dinero.

Ahora bien, quien ostenta el gran poder económico son los Estados Unidos, sin embargo, el dinero podría rápidamente encontrarse en Nueva York o en Praga (por mencionar una ciudad). “El dinero no tiene patria ni bandera- afirma el Doctor Joseph Elias- va allá donde se encuentra el ambiente propicio para hacer medrar sus ganancias. ¿Cual ha sido el destino del capital que se encontraba en Beirut hace pocas décadas? ¿Desapareció? No. Emigró, sencillamente.” El capital permanecerá en Estados Unidos en tanto que su estructura social permanezca sólida. Pero se pueden ver ya las grietas abiertas en el cuerpo ya enfermo del ente sociopolítico yanqui. Es decir, el dinero va donde encuentra la confianza y la polarización interna de la sociedad que está generando el actual gobierno de Trump ha socavado ya la confianza.

El gran consumo interno norteamericano es lo que hace que su moneda tenga valor, que a pesar de tener una población más pequeña que la de China o la India, consumen mucho más. Aunado a ello el dinero es una entelequia que ahora es posible sólo a través del mundo digital, de hecho se estima que de todos los miles de millones de dólares disponibles sólo existe en dinero circulante el 6 por ciento.

Y sobre lo que se podría suponer como otro modelo como el comunismo cabe resaltar las afirmaciones del Doctor Joseph Elias “Para nosotros es casi imposible concebir un mundo sin dinero. Lo paradójico es que el socialismo, desde Marx hasta nuestros días, es una teoría del dinero en el “mundo del dinero”… Si la concepción del dinero nació el capitalismo, el comunismo, para ser filosóficamente congruente, debería de partir de una premisa no dineriana” es decir, tanto capitalismo como comunismo tienen en su base la misma forma de pensamiento.

Por ello, el desafío de México se encuentra en crear una nueva forma de pensamiento y adecuar la estructura socio económica la misma, este desafío debe ser encarado como la de un Pueblo Universal capaz de integrar el Todo en Uno, y que sea el dinero tan sólo un elemento más sobre la mesa dentro del gran Todo. Para ello se ha erigido ya un movimiento amplio de pensamiento del Renacimiento Mexicano consonante con las palabras de Octavio Paz: “toda tentativa por resolver nuestros conflictos desde la realidad mexicana debería poseer validez universal o estaría condenada de antemano a la esterilidad”.

Algunas propuestas pueden ya verse reflejadas en la página de Internet renacimientomexicano.org, y en el libro Renacimiento Mexicano, ya disponible en las librerías del país.


Twitter: @CesarG_Madruga