Samsung, sinónimo de corrupción y deforestación

"Aliado" estratégico en Yucatán

Eduardo Lliteras Sentíes
Foto: Reuters
La Jornada Maya

Miércoles 30 de agosto, 2017

Como anticipamos en Infolliteras.com y La Jornada Maya, el máximo líder y heredero del imperio global de Samsung, Lee Jae-yong, fue condenado en Seúl a cinco años de prisión por corrupción, al cierre de la semana pasada. Sin embargo, en Yucatán, prevalece el silencio sobre la condena del empresario y socio del gobierno de Yucatán, con el que firmó “una alianza estratégica” que incluye colocar el sello de dicha empresa “Powered by Samsung” (sic), en el centro de convenciones “internacional” que se edifica en Mérida. Es como ponerle el mote: potenciado por la Samsung corrupta.

Pero hay mucho más detrás del sello: la ONG internacional Salva La Selva denunció en una campaña reciente que “la multinacional invierte en la polémica empresa de aceite de palma Korindo que tala las selvas de Papúa Nueva Guinea”. Samsung es acusada de aliarse para exterminar “bosques primarios en los que viven canguros, casuarius y aves del paraíso, desde donde se ven cumbres nevadas y lagos cristalinos, cerca de las playas más maravillosas del mundo”; además de engañar y amenazar a los indígenas locales. Vamos por partes.

Juicio al heredero

Lee Jae-yong, el heredero de Samsung, el mayor conglomerado familiar coreano, fue condenado hace escasos cinco días a cinco años de prisión por soborno y otros cargos; fue hallado culpable de destinar millones de dólares como unto al gobierno del país asiático, para allanar el camino hacia la fusión de dos compañías bajo control del imperio empresarial de su familia y así consolidar su poder al frente de Samsung Electronics. También se le acusa por malversación y ocultación de bienes en el exterior, transferencia ilegal de activos al extranjero y perjurio; todos, cargos presentados por los fiscales especiales encargados del caso, según señalan agencias internacionales.

Deforestador global

En un posicionamiento a nivel internacional, publicado en redes por la ONG Salva La Selva, se afirma que Samsung gana dinero con smartphones y televisiones; pero, también destruyendo la selva. Explica que la tierra de los papúa es “un paraíso”, según el activista ambiental Franky Samperante. Pero al sudeste, en el distrito de Merauke tiene lugar desde 2010 una agresiva destrucción. Para el megaproyecto agrícola MIFEE se han talado y entregado a empresas multinacionales cientos de miles de hectáreas. La empresa más activa en el área es Korindo, socia de Samsung. En Papúa, las islas Molucas y Borneo ha destruido más de 50 mil hectáreas de selvas primarias, afirma.

Una fuente confidencial informó al periódico Korea Exposé sobre los engaños realizados por las multinacionales a los indígenas papúas. “Las empresas rompen sus promesas de todas maneras”, dice el informante a dicho medio asiático.

Salva la Selva dice que el paraíso aludido por Semperante arde tras la deforestación. La tala y quema para las plantaciones de palma forma parte de las rutinas diarias en las concesiones de Korindo. Esto está documentado en un estudio de Aidenvironment, señala Salva la Selva.

Puntualiza que precisamente “con la empresa Korindo tiene Samsung una asociación nefasta, que significa la destrucción de las selvas tropicales y violaciones a los derechos humanos. Con esta alianza, el fabricante de los smartphones Galaxy se hace cómplice de un nuevo desastre ecológico”, afirma.

Samsung tiene que presionar a sus socios para que no destruyan la selva y respeten los derechos humanos ¡No hagan negocios con Korindo!, exige y pide firmar una misiva a la empresa en su sitio web.

En la carta se exige a la directiva de la Samsung que “cancele de inmediato la relación comercial con Korindo. Debe ofrecer a sus clientes la garantía de que no se relacionan con crímenes ambientales ni violaciones de derechos humanos”.

Aliado estratégico en Yucatán

La condena en Seúl contra el heredero de Samsung plantea graves cuestionamientos al gobierno de Yucatán, que decidió establecer una "alianza estratégica" con esa empresa.

Ahora, las denuncias por la asociación de Samsung con empresas trasnacionales dedicadas a la destrucción ambiental en Papúa, pone sobre la mesa un ulterior cuestionamiento sobre la pertinencia de colocarle al centro de convenciones el mote de “Powered by Samsung”.

@Infolliteras