Violencia, principal razón de migración femenina en CA: CNDH

Información es obtenida de acuerdo a estudio del organismo nacional y la UNAM

Emir Olivares
Foto: La Jornada
La Jornada Maya

Ciudad de México
Martes 19 de diciembre, 2017

La violencia se ha convertido en la principal razón por la que las mujeres de los países del llamado Triángulo Norte de Centroamérica deciden migrar, confirma un estudio de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El organismo nacional dio a conocer este lunes la investigación “Los desafíos de la migración y los albergues como oasis. Encuesta nacional de personas migrantes en tránsito por México” en el que se advierte que la primera causa por la que las mujeres centroamericanas dejaron sus países fue la violencia, 46.6 por ciento de las entrevistadas mencionó tener temor por su integridad física e incluso su vida si permanecían en sus lugares de origen.

Ante ese riesgo, las mujeres han dejado atrás todo: padres, hijos y en ocasiones a la familia entera, aseveró en la presentación del estudio, el presidente de la CNDH, Luis Raúl González Pérez.

La segunda razón para las mujeres son las limitantes económicas, 32 por ciento de ellas dejaron sus naciones por falta de empleo o dinero para la sobrevivencia.

En términos generales, las causas se invierten: las razones económicas y la falta de empleo son la principal por la que hombres, mujeres, adolescentes y hasta niños migren con destino hacia Estados Unidos o México, pues nuestro país se ha convertido en destino para este sector. Poco más de la mitad de los entrevistados (51 por ciento) dijeron que abandonaron sus países por esa razón; en tanto que 35.7 por ciento lo hicieron por la violencia y la inseguridad.

La investigación la realizaron de manera conjunta la CNDH y el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. Se aplicó una encuesta a una muestra representativa de mil migrantes en tránsito por México de 15 años o más, alojados en albergues y casas del migrante en cinco zonas del país, además de 45 entrevistas “semiestructuradas” al personal que asiste a los migrantes en dichos espacios.

El estudio indica que las principales razones por la que los migrantes centroamericanos deciden quedarse en México son: el endurecimiento de las políticas y operativos migratorios en Estados Unidos, y las mejores condiciones de vida y seguridad que México les ofrece en comparación con sus lugares de origen.

Agrega que del total de migrantes que pasan o se quedan por el país, 94.4 por ciento es de origen centroamericano, mientras que el 5.6 por ciento restante tiene distintas nacionalidades como haitianos, cubanos, rusos, congoleños, entre otras.

La encuesta de la CNDH y el IIJ de la UNAM asienta que los robos, con 20.3 por ciento, los secuestros con 10.7 y el crimen organizado con 10.2 por ciento, son los tres principales problemas que enfrentan los migrantes a su paso por México. También destaca que 4.6 por ciento denunciaron haber sufrido racismo y discriminación.

A cuatro de cada diez entrevistados los amenazaron con llamar a las autoridades migratorias y una cuarta parte manifestó haber recibido burlas, insultos o gritos, los detuvieron sin justificación o los agredieron físicamente por el hecho de ser migrantes.

Además, la cuarta parte sigue usando a la llamada “Bestia” (tren) como principal método de transporte en su afán para llegar a los Estados Unidos.

La mayoría reportó que la zona más peligrosa en la ruta migratoria es el sur del país, desde Chiapas al estado de México, así como estados como Tamaulipas, Sonora, Chihuahua y Baja California.

La investigación advierte la necesidad de supervisar las agencias de seguridad privada contratadas para el cuidado de la ruta ferroviaria, ya que no respetan los derechos humanos de los migrantes y, en ocasiones, actúan en complicidad con los miembros de la delincuencia organizada.

El estudio incluye una serie de recomendaciones a diversas autoridades mexicanas a fin de mejorar las condiciones de este sector y propiciar un mayor respeto a su dignidad y sus derechos.