¿Quién puede cuidar mejor a los nietos que la abuela?

Organizaciones se han beneficiado con negocio de recibir dinero del gobierno por cuidar a los hijos de otros

Otto Von Bertrab
Foto: Rodrigo Díaz Guzmán
La Jornada Maya

Lunes 11 de febrero, 2019

Solo la madre o el padre, pero la realidad es que muchos de ellos tienen que trabajar. Es costumbre que quien goza de la bendición de tener una abuela cerca, ella les hace el grandísimo favor de cuidar de los niños y en muchos casos incluso criarlos. Si hubiera que elegir entre una guardería a la abuela (mientras ella esté de acuerdo) definitivamente yo opino que la abuela es la mejor madre sustituta, tiene experiencia, proporciona amor y en la mayoría de los casos la responsabilidad de estar con los nietos es un orgullo que ejercen con honor y dignidad.

A muchos abuelos retirados no les alcanza para el gasto con la pensión, por eso es que la práctica de dejar a los niños con la abuela es tan común, es una ayuda para todos. La ocupación les sienta bien. Por lo general los abuelos realizan esta función dentro de la familia por pura vocación, sin esperar recibir nada a cambio, por saberse útiles. ¿Qué tal si fueran las madres trabajadoras las tuvieran que elegir entre la abuela y la guardería? ¿Qué tal si la cuotas que el gobierno paga a las guarderías se les pudiera pagar a los abuelos? Yo opino que cada quien tendrá que decidir qué es lo mejor para la crianza de sus hijos y para la economía de sus familias.

Lo que sí sé es que una abuela tiene una capacidad comprobada de brindar amor, algo que en una estancia infantil es difícil, por más profesionales que sean las encargadas quienes tienen que cuidar a varios infantes a la vez. No hay duda que las guarderías tienen ventajas como la oportunidad para los niños de socializar, o por tener una ubicación u horario conveniente. Lo que es un hecho y una práctica cotidiana es que los niños que fueron criados por abuelos crecen con una educación basada en familia y el respeto.

En toda esta polémica que se ha generado con respecto a las declaraciones del secretario de Hacienda respecto a la posibilidad de que los abuelos cuiden a los nietos he escuchado a las distintas voces críticas que se presentan como expertos y conocedores del tema, degradando la propuesta como un retroceso. El Presidente ya aclaró que la intensión es dejar la decisión de dónde dejar a sus hijos a la familia, quien puede decidir por la opción que considere mejor. Con esto las guarderías y estancias infantiles no sobrevivirán con un subsidio o un contacto en gobierno, tendrán que mantenerse en el negocio por su calidad de servicio y el profesionalismo de sus cuidados, la flexibilidad de sus horarios, el estado de sus instalaciones y el valor agregado que proporcionen. Habrá una apertura en el mercado, competencia y eso siempre es bueno.

A mí lo que me parece es que hay un grupo importante de organizaciones que se han beneficiado con este negocio de recibir dinero del gobierno por cuidar a los hijos de otros. Hay varios ejemplos nefastos como el que salió a la luz con el caso de la guardería ABC de Hermosillo en donde murieron 49 niños en un infierno de llamas. Esperemos que estos mismos en vez de echar el grito al cielo se pongan a trabajar en brindar mejor servicio. Lo único que pido es que no desprestigiemos el cuidado de las abuelas, ellas brindan el cariño y el amor de una madre, representan el pilar de la familia, bajo su tutela los niños reciben educación, les inculcan valores, les cocinan sabroso y una infinidad de beneficios sobre cualquier cuidado público o privado.

Muchas veces nos preguntamos cómo es que el mexicano ha salido adelante a pesar de malos gobiernos y pobreza extrema. Es la familia la que nos ha permitido vencer la adversidad, esta estructura ancestral donde los abuelos tienen un lugar especial.

[email protected]