Precios de gasolinas de Pemex, variables según región

Precios de la empresa quedan por debajo del promedio de gasolinerías como Chevron o Shell

Susana González G.
Foto: Cristina Rodríguez
La Jornada Maya

Ciudad de México
Lunes 22 de abril, 2019

Por el número de estaciones de servicio que Pemex concentra como franquicias, éstas registran los precios más altos pero también los más bajos de las gasolinas y diésel entre las 12 mil 500 estaciones de servicio que, en total, operan en el país, aseveró Ricardo Sheffield Padilla, titular de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

Sin embargo, sostuvo que al promediar los precios de todas las franquicias de Pemex quedan en medio de ambos extremos y por debajo del promedio correspondiente a gasolinerías de las empresas Chevron o Shell, que también tienen precios muy diferenciados dependiendo de sus dueños o la región donde se ubican.

El funcionario explicó que en los precios que presentó este lunes sobre la empresas que venden más caro o más barato el combustible, la Profeco parte del precio promedio en que Pemex vende el combustible a cada estación, que varia por el volumen y la distancia respecto a un centro de distribución, y ya después se compara con los precios al público.

“Se comparan peras con peras y manzanas con manzanas. Ha sido un dolor de cabeza encontrar la fórmula más justa para evaluar a las gasolineras, pero hacemos comparación equitativa porque se saca el promedio de precios de las gasolineras de una misma marca, empresa o franquicia aunque las tenga en el norte, centro o sur del país, tanto del precio al que compran a Pemex como al precio que venden al público, así determinamos cuáles venden más caro. Ninguna gasolinera de la misma marca o empresa vende al mismo precio que las otras de la misma cadena: una estación de Shell en la frontera, por ejemplo, da más barato por el subsidio que otra en el centro del país a 4 horas del centro de distribución”, sostuvo Sheffield.

La Profeco determina que una gasolinera vende barato si le sube sólo el 10 por ciento al precio en que compra el combustible a Pemex y caro si le incrementa 20 por ciento o más, dijo el funcionario en entrevista con este diario al ser cuestionado sobre la metodología que aplica la Profeco para comparar los precios de las gasolineras aun cuando las nuevas empresas tienen menos estaciones que las franquicias de Pemex.

Adelantó que la próxima semana la Profeco tendrá lista la ubicación de las gasolineras más caras y más baratas y también pretende presentar el detalle por marcas y regiones, pero comentó que sólo cuenta con 90 verificadores de precios que también monitorean los alimentos o cualquier otro producto porque la dependencia ha sido “muy castigada” con el recorte de personal, aunque no sólo en este gobierno.

Sostuvo que Pemex le vende prácticamente al mismo precio a Shell y Chevron porque cada empresa tiene alrededor de 300 estaciones de servicio aunque no todas son del mismo dueño y por ello también tienen diferentes precios, Lo mismo sucede con las franquicias de Pemex de la cual la más grande es G500 con mil 400 estaciones, pero diferentes dueños.

El procurador consideró que las gasolineras pueden argumentar que venden más caro porque ofrecen mejor servicio al cliente “lo reciben con una sonrisa, le bailan, le cantan, le lava el parabrisas o tiene mucho personal, y ya depende del cliente si lo valora y lo paga, pero en la Profeco sólo estamos reportando cuánto están cobrando el combustible por encima del precio al que le compran a Pemex, ese es el diferencial entre las gasolineras baratas o caras”.