El matrimonio no es un derecho humano: Manuel Díaz

Diputado panista expresó sufrir "heterofobia" y que con lógica de libre elección la gente podría casarse con su perro

Katia Rejón
Foto: Óscar Rodríguez
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Viernes 3 de mayo, 2019

“Que cada poder cumpla su función. Si al final de cuentas el trabajo que hizo un legislativo no estuvo correcto, pues ellos [el poder judicial] en algún momento emitirán los criterios y listo”, afirmó el diputado del Partido Acción Nacional, Manuel Díaz, sobre la respuesta de activistas de derechos humanos que buscan impugnar la resolución del Congreso del Estado por rechazar iniciativa de matrimonio igualitario.

El también médico comentó que las personas se apegan a la ley que les conviene. “Si te conviene, te apegas a lo que dice la Corte Interamericana de los Derechos Humanos, pero si te conviene te apegas a lo que dice el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos que dice que no se puede considerar el matrimonio como un derecho humano y así sucesivamente”.

Contrario a las declaraciones del funcionario y de algunos medios de comunicación, el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos con sede en Estrasburgo, Francia “sí reconoce el derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo; como también lo hace de personas transgénero”, de acuerdo con un artículo publicado en la revista Nexos, firmado por el abogado constitucionalista Gonzalo Sánchez de Tagle. Aunque recalca que sus dictados no necesariamente “siguen la misma lógica que otras cortes de derechos humanos, como la Interamericana”.

Comentó que podría estar sufriendo de “heterofobia” por los ataques recibidos tras la resolución del Congreso porque no respetan “su posición como heterosexual”.

“He recibido ataques de gente intolerante que me cataloga como homofóbico. Quisiera saber si con la misma actitud que ellos tienen no son heterofóbicos, porque no respetan mi posición como heterosexual. Pero como heterosexual no tengo ningún problema con los homosexuales. Parecería que ellos sí tienen un problema conmigo”, afirmó.

Al contrastar que algunos activistas lo que piden es el respeto a sus derechos, respondió: “No importa, pero las formas al final de cuentas...hay un tema en que muchos jóvenes están convencidos porque son sociedades modernas y entonces piensan que todo lo que existe tiene que cambiar (...) hay una palabra que se llama…¿qué edad tienes? con el tiempo vas a entender, se llama equilibrios”, expresó.

El diputado fue cuestionado sobre cómo el matrimonio igualitario afectaría a la familia tradicional y reconoció que no afectaría en nada.

Sin embargo, afirmó que el matrimonio no es un derecho humano pero el derecho a la no discriminación sí lo es. Expresó que bajo la lógica del apego a la libertad de decisión, las personas podrían reclamar cualquier cosa como derecho. Como ejemplo habló de la eutanasia, del aborto, del casamiento con animales y el derecho a ser reconocido como animal.

“¿Dónde te voy a encontrar el punto de comparación? es que todo se reduce a una figura de derechos humanos. Cuando nosotros apelamos a esta figura yo puedo reclamar que me llamen animal, o puedo reclamar estar casado con mi perro”, comentó.

Expresó que ha recibido muchos ataques, aunque no se queja. También ha ofrecido “revisar figuras que puedan garantizar el derecho, ofrecido pláticas e inmediatamente salen con intolerancia”.

Afirmó que una ley no puede darle gusto a todos. “No tienes idea de las calumnias, de las ofensas, insultos que se dieron antes de que yo votara. Un sector mínimo que se dice representativo de la comunidad lésbico-gay que todavía no conocían el sentido del voto y ya teníamos amenazas, ofensas y cuestionamientos: si llegas a votar tal te parto el alma, o nunca voy a votar por ti. Y en ese sentido no se puede avanzar”, expresó.

Precisó que este grupo no representa a la comunidad pues él ha “apoyado a grupos [lgbt] en actividades, luchas, eventos y espacios. Los conozco y son personas respetuosas que sí quieren avanzar, están conscientes de que la sociedad va cambiando y tarde que temprano tenemos que adecuar el marco jurídico a la realidad actual”, comentó.