Reflexionan sobre legado y memoria de Luis Barragán

Hace 15 años, la Casa-Estudio fue declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco

Texto y foto: Fabiola Palapa Quijas
La Jornada Maya

Ciudad de México
Viernes 5 de julio, 2019

Con motivo de los 15 años de que la Casa-Estudio Luis Barragán fue declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), los arquitectos José Vigil Herrera y Jorge Gamboa de Buen, reflexionaron ayer sobre el valor de la construcción, el legado y la memoria estética del Premio Pritzker 1980.

En la sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, la directora del reconocido inmueble, Catalina Corcuera, recordó todo el proceso de inscripción que convirtió a la Casa Luis Barragán en la primera construcción del siglo XX en México en ser considerada Patrimonio de la Humanidad en julio de 2004.

Explicó que todo comenzó en 1988 cuando los fundadores de la Fundación de Arquitectura Tapatía Luis Barragán (FATLB) lograron convencer al gobierno del estado de Jalisco y al entonces Consejo Nacional para la Cultura y las Artes en asociarse para la adquisición de éste patrimonio nacional y custodiarlo a lo largo del tiempo.

Relató que posteriormente contaron con asesoría para que la casa estudio de Luis Barragán, edificada en 1948 en el barrio de Tacubaya, mantuviera esa integración con el entorno natural.

Corcuera explicó que la casa alberga colecciones valiosas que pertenecieron al arquitecto, su amplia biblioteca, más de 300 pliegos de papel de china con obras de Chucho Reyes, fotografías de Rosa y Miguel Covarrubias, artista amigo de Barragán, correspondencia con amistades, documentos profesionales, dibujos, así como objetos personales del premio Pritzker.

“La casa es una de las más importantes del mundo; una casa arquitectónica del siglo XX con una importancia a nivel internacional que cada año recibe a mucha gente y que nos ha llevada a tener visitas controladas y un cuidado extremo del edificio”, comentó Corcuera.

Añadió que para mantenerla, la casa abrió sus puertas a programas de arte contemporáneo como es el caso de Estancia FEMSA, para que no fuera un espacio sólo de programas arquitectónicos.

En su intervención, José Vigil destacó los valores que la UNESCO reconoció en la casa de Barragán y se refirió también a los conceptos de belleza, silencio, serenidad, alegría y soledad que el arquitecto refleja en su obra. Dijo que esos conceptos o palabras, que en las escuelas de arquitectura no se usaban, guiaron el quehacer arquitectónico de Barragán.

“Un valor muy importante que la UNESCO reconoció es esa liga entre la arquitectura tradicional mexicana que él vivió de joven, con la arquitectura de la modernidad que le tocó en los años 20”, expresó Vigil, quien también aseguró que hasta la fecha existe ese dilema de la arquitectura nostálgica o la del siglo XXII.

Destacó que Barragán en su obra interpretó ese paso de la tradición a la modernidad sin perder los valores de una y otra, pues la idea era que el habitante de ese espacio elevara su nivel de vida.

Jorge Gamboa de Buen expresó que la declaratoria de Patrimonio de las Humanidad potenció el prestigio y el cuidado del inmueble. Sostuvo que la Casa Luis Barragán es una historia de la arquitectura.

Al finalizar la conferencia sobre los 15 años de la declaratoria de Patrimonio de la Humanidad se inauguró una exposición fotográfica sobre la Casa Estudio Luis Barragán que el público podrá visitar de manera gratuita en el Museo Nacional de Arquitectura que se ubica en el tercer piso del Palacio de Bellas Artes.