Riesgo de recesión: el efecto Trump

Alemania presentó su primer año sin crecimiento desde 2013

La Jornada Maya
Foto: Notimex

Viernes 16 de agosto, 2019

El fenómeno conocido como inversión en los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos (es decir, que los papeles a 10 años ofrecen un rendimiento menor al de los que se pagan a dos años) atizó ayer los temores de una recesión económica mundial y llevó al desplome de los principales indicadores bursátiles estadunidenses. Ya lastimados desde inicios de mes, el Dow Jones (que mide el desempeño de las 30 mayores compañías estadunidenses) cayó 3.1 por ciento, el Standard & Poor’s 500 retrocedió 2.9 por ciento y el índice tecnológico Nasdaq, 3 por ciento.

Las caídas en las bolsas neoyorquinas estuvieron acompañadas por la publicación de datos desalentadores en la segunda y cuarta mayores economías del mundo: la producción industrial china tuvo su crecimiento anual más débil desde 1990, en tanto que Alemania presentó su primer año sin crecimiento desde 2013, así como una caída de 0.1 por ciento de su producto interno bruto entre el primer y el segundo trimestres del año.

Para la mayoría de los observadores no hay duda de que las causas de esta turbulencia financiera se encuentran, de manera primordial, en las guerras comerciales y otros conflictos tanto domésticos como internacionales emprendidos desde el inicio de su mandato por el presidente Donald Trump, y en particular en su escalada arancelaria contra China, segundo mayor socio comercial de la superpotencia, además de su mayor acreedor. Sin embargo, el mandatario descarta que la incertidumbre en los mercados financieros sea resultado de los frentes abiertos por su administración –por la vía oficial o por la preferida del magnate, Twitter– con China, México, Irán, Rusia, Venezuela, Cuba, la Unión Europea, el Departamento de Justicia y la Organización Mundial de Comercio, entre otros. En cambio, según Trump, toda la responsabilidad por los nubarrones de recesión ha de achacarse a la Reserva Federal estadunidense y a la negativa de su junta directiva a aplicar el drástico recorte a las tasas de interés que, insiste el republicano, llevaría por sí mismo al despegue automático del conjunto de la economía.

Lo evidente es que los actos del inquilino de la Casa Blanca se guían por una fobia generalizada a cualquier agente económico o político que no se someta a sus caprichos y está igualmente claro que cuando tal fobia la padece quien tiene a su cargo la mayor economía del mundo, tarde o temprano habrá de producirse una crisis como la que en estos momentos parece inminente.

Más allá de Trump y de su peculiar reparto de culpas, la incertidumbre en las finanzas globales es motivo de preocupación por sus severas consecuencias sobre la economía mexicana: como consecuencia de la turbulencia financiera en el país vecino, el peso rompió temporalmente la barrera sicológica de las 20 unidades por dólar, la Bolsa Mexicana de Valores registró su nivel más bajo en cinco años, y los rendimientos de los bonos gubernamentales experimentaron un alza a fin de contener la fuga de divisas. Como se ha repetido en este espacio, estos vaivenes abruptos se explican porque durante décadas la economía nacional se construyó como una mera subsidiaria de la estadunidense o se supeditó a ella hasta el grado de dar vida a la expresión según la cual cuando Estados Unidos estornuda, a México le da pulmonía.

En suma, el trance actual constituye una prueba más de la urgencia de diversificar los intercambios de la nación como única vía para reducir el impacto que la presencia de un gobierno impredecible y pendenciero en nuestro país vecino del norte puede tener sobre el bienestar económico de todos los mexicanos.

Ciudad de México
[email protected]