Cansancio y oposición

La Resaca 2.0

Normando Medina
La Jornada Maya

Jueves 5 de septiembre, 2019

Urge que la oposición mexicana deje a un lado sus obsesiones y la comodidad irracional de aferrarse a su odio como estimulante y motor de su acción política, para dar paso a una lectura adecuada de la realidad, en la que, es estéril, de acuerdo con las encuestas, pretender dañar la imagen y la popularidad del presidente Andrés Manuel López Obrador con mentiras, medias verdades y la defensa de intereses particulares por encima del bienestar colectivo.

En su informe, López Obrador señaló que los conservadores aglutinados en la oposición están moral y políticamente derrotados. Y lo están, porque vienen repitiendo las mismas fórmulas contra AMLO desde antes de la campaña presidencial del 2006, porque han elegido la politiquería por encima de la política, tanto al interior de los partido políticos como en su comportamiento, actitudes y acciones hacia la sociedad que, hace mucho que no les cree, porque jamás han aceptado sus errores, ni han hecho el mínimo intento de enmendarlos.

Apuestan a la falta de memoria colectiva, a su habilidad para manipular y mentir, sin percatarse que México ha cambiado y está más despierto e interconectado que nunca, lo cual hace vanos los esfuerzos de la comentocracia, intelectuales y periodistas que se beneficiaron en el régimen anterior, y se niegan a aceptar que las minorías privilegiadas ya no gobiernan.

Los "tapetes del muerto" con que espantaban a la gente, ahora solo provocan fastidio y molestia: López Obrador es un populista, un dictador, un peligro para México, seremos otra Venezuela, va llevar a México al socialismo, y un largo etcétera de mentiras que, ahora en tiempos de interconectividad, producen enojo en las mayorías hacia esa oposición de quinta que no mira por el pueblo, como diría don Jesús Reyes Heroles.

Los ricos y poderosos empresarios que hicieron una sola clase privilegiada junto con los políticos, perdieron la capacidad del asombro e incluso del sentido común. Y tensaron el hilo de las injusticias, de la miseria y la desigualdad, de la violencia y la inseguridad, de la falta de oportunidades y de esperanza, al máximo.

Decía el mismo Jesús Reyes Heroles: “No queremos una sociedad amenazada por un doble temor: el temor de muchos al hambre y a la inseguridad, y el temor de pocos a perder lo mucho que tienen, cuando los muchos que no tienen o casi no tienen, lleguen a la desesperación”.

Con el nivel de endeudamiento, corrupción, impunidad, miseria moral y material, violencia e inseguridad acumulados en los gobiernos del PRI y el PAN, la descomposición social y la desesperación de las mayorías no aguantaba más de lo mismo.

Afortunadamente, los ciudadanos salieron a votar por un cambio pacífico, y el apoyo al Presidente se ha incrementado desde las elecciones de julio de 2018 cuando ganó con el 53 por ciento de los votos emitidos. Ahora, según la quinta encuesta del Universal, sólo el 19.3 por ciento votarían contra él si se votara su continuidad en el cargo, en tanto que una aplastante mayoría de el 74.1 por ciento de los mexicanos votarían por él, y un 6.6 por ciento aún no saben.

El actual mandatario de México es honesto y tiene la voluntad política y moral de acabar con la corrupción en las altas esferas del gobierno y recuperar las instituciones pervertidas en el neoliberalismo a la mexicana. Es buena noticia que los grandes empresarios que no pagaban impuestos ahora ya manifestaron que están dispuestos a pagar sus contribuciones como todos los mexicanos y además están comprometidos a invertir más para fortalecer la economía nacional.

En unas horas más, el gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, rendirá su tercer informe de gobierno, el que marca la mitad de su gestión y al que debiera llegar en la plenitud de su popularidad y su poder. La política es de circunstancias y escenarios, y ambas en este momento no son las más favorables para el mandatario quintanarroense, con una Legislatura estatal de mayoría de Morena y un gobierno federal también de Morena, al que el PAN y el PRD de Carlos Joaquín, se le oponen en todo, sistemáticamente y con pobres resultados.

Sobre esa base tiene que hacer los ajustes necesarios para entrar al último tramo de su mandato, el más complicado, el del declive, el de preparar la entrega. La falta de sensibilidad política y social y por ende de oficio político, de varios de sus colaboradores no les permite ver más allá del disfrute de las prebendas del poder, en un festín que creen interminable. Como si el poder no tuviera fecha de caducidad. Y en ese afán han dañado y dañan el enorme capital político con el que asumió la gubernatura, Carlos Joaquín, auspiciado por el PAN y el PRD, pero arropado y empoderado por la gente, sobre todo de Chetumal, harta de los abusos del ex gobernador Roberto Borge. No deben perder de vista el espejo de Borge.

También lo hemos expresado antes: varios aliados del gobernador son impresentables, dominados por su soberbia y su codicia no ven más allá de su concupiscencia. Hay varios nuevos millonarios y casanovas a mitad del sexenio. Han sido evidenciados en diferentes medios con pruebas fehacientes, con sus escándalos de todo tipo y su inocultable opulencia. No saberlo es pueril, saberlo y no hacer nada, es trágico.

La lógica de los tomadores de decisiones en el gobierno y sus partidos aliados, excluye el sentir popular, sólo así se explica que hayan nombrado coordinador de la bancada del PAN en la XVI Legislatura al cuestionado rico Eduardo Martínez Arcila sobre el que pende la espada de Damocles. Eran otras circunstancias cuando los aliados del gobernador lograron la mayoría en la quince legislatura a fuerza de cañonazos. Ahora en la XVI Legislatura la mayoría es de un partido que es el mismo del Presidente de la República. Nadie en su sano juicio se pone a las patadas con Sansón. La XV Legislatura se fue como entró, en medio del escándalo, pero ahora ellos fueron los señalados y vilipendiados. En fin, son cosas que pasan en nuestro país y en nuestro caribeño estado.

¡Hasta la próxima!

[email protected]