Callar a los periodistas viola el derecho a la información: activista árabe

Dialogan sobre periodismo y su impacto en redes sociales durante Cumbre de la Paz en Mérida

Hugo Castillo
Foto: Enrique Osorno
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Jueves 19 de septiembre, 2019

El uso de las redes sociales y la responsabilidad de los periodistas de hacer buen uso de ellas fueron los temas centrales de la cuarta plenaria de la 17 Cumbre Mundial de los Premios Nobel de la Paz, que se lleva a cabo en el Centro Internacional de Congresos en Mérida. Con una discusión que reunió a activistas y representantes de organismos, los presentes escucharon un fructífero debate sobre los nuevos paradigmas en las comunicaciones.

“En el periodismo no existe objetividad, pues todos tienen sus opiniones. Esto hace muy complicado normar el contenido vertido a las redes sociales”, señaló Jody Williams al iniciar la discusión. La activista estadunidense afirmó que el tema le parecía muy confuso, pero que pensaba que estos nuevos medios de comunicación no son más que una herramienta y que su uso depende de quién y cómo se usen. “La respuesta radica en educar a los usuarios para que aprendan a filtrar los contenidos que les ponen enfrente y en fomentar su adecuado uso”, señaló.

Hacia una verdadera libertad de expresión

La activista árabe Tawakkol Karman reveló en su participación que su programa político en Yemen inició como una lucha por la libertad de expresión. “Si quieres saber qué tan democrático es un país empieza midiendo qué tan libremente se expresa su gente”, afirmó, y contó cómo, cuando su gobierno se negó a darle un registro para poder emitir sus ideas oficialmente en algún canal, ella creó un sistema de comunicación alterno llamado Sin Cadenas. “Paz no sólo significa acabar con la guerra, también es que no haya opresión ni injusticia; la falta de libertad de expresión es sinónimo de las anteriores. En la lucha por la justicia, las redes sociales aumentan la voz de quienes protestan”, comentó.

“Estamos presentando esta conferencia en el país en el que más se asesinan periodistas, más que en las zonas de guerra”, reveló la representante de Amnistía Internacional, Erika Guevara. Callar a los periodistas pone en riesgo a las personas y viola su derecho a la información, reveló, y agregó que así como es responsabilidad de los estados es proteger a los comunicadores, también es una obligación moral de los segundos dar a conocer los abusos y excesos de los líderes con objetividad. “Antes situaciones como la que vive Estados Unidos con Donald Trump y Fox News, nosotros como sociedad tenemos que hacer frente a la declaración de guerra que han hecho los mandatarios contra los comunicadores”, pidió a los presentes en el foro.

Una advertencia sobre los excesos mediáticos

La última en participar fue la madre Agnes María de la Cruz, una religiosa radicada en Siria que presentó su ponencia en un español casi perfecto, a pesar de ser nativa árabe.

“Vengo a contar mi historia porque es una de los excesos que pueden ocurrir en el mundo cibernético: yo soy una refugiada que huyó de Palestina, pasó por Líbano y finalmente se estableció en Siria. Ahí restauré, con aprobación del gobierno, un convento del siglo XV en el que fundé una congregación católica compuesta por hermanas de todo el mundo” relató. Un grupo de periodistas acusó entre 2012 y 2013 a la religiosa de varios crímenes en el marco de la guerra civil que vive Siria. “Pero la luz y la verdad liberan”, señaló de la Cruz, quien reveló que ahora habla para hacer patentes los peligros de un mal trabajo comunicativo y que no “hay que ser sólo zombies que se dejan conducir ciegamente”. “Les ruego que sean valientes para decir lo que ven sin ser políticamente correctos”, señaló la madre.

Las redes sociales, ¿un peligro?

En el segmento de ideas finales, a los participantes se les pidió calificar el rol actual de las redes sociales. “No es correcto tomarlas como la base de un movimiento social porque es la gente la que debe moverse. Lo importante es cómo se actúa en la realidad”, fueron las declaraciones finales que dio Williams; mientras que Karman llamó a no demeritar el alcance social que tienen sitios como Facebook y Twitter por el mal uso que le dan unos cuantos. Erika Guevara contribuyó señalando que estas plataformas digitales tienen la responsabilidad de contribuir a la paz y construir el cambio. “Deben hacer a un lado sus intereses económicos y eliminar todo el contenido negativo”, finalizó.