Vuelven a abogar en Cumbre de la Paz por matrimonio igualitario en Yucatán

"La diversidad hay que sentirla, no fingirla": Rigoberta Menchú

Graciela H. Ortiz
Fotos: Enrique Osorno
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Viernes 20 de septiembre, 2019

"El tema de la diversidad no debe ser sólo una creencia, sino que se debe sentir, se debe querer y amar, y por eso yo he trabajado con todas las diversas culturas del planeta, con las diversas ideologías que tienen, como la diversidad sexual, ¿por qué no?, he trabajado con muchas personas que son maravillosamente talentosas y más respetuosas y ¿saben por qué?, porque los han humillado en otro lado, entonces sienten que tienen una amiga que no los humilla, sino que valora lo que saben y lo que hacen, lo que entienden y los involucra en su causa", expresó la guatemalteca Rigoberta Menchú en el foro Celebrando nuestras diferencias, en el marco de la 17 Cumbre Mundial de Premios Nobel de la Paz, en el Centro Internacional de Congresos, en Mérida, Yucatán.

¿Y qué es la causa?, se preguntó: "la dignidad humana y el respeto mutuo entre las personas, darle el lugar al otro como se lo merece y no sólo fingir".



Agregó que la prodigiosidad del ser humano es también la diversidad, "incluso decían nuestros padres, '¿qué sería de nuestra madre naturaleza si tuviera un solo color?, ¡qué aburrido!', la madre tierra tiene tantos colores como todos sus hijos".

El cantante español Miguel Bosé exhortó a trabajar para que cambien las cosas. "Si queremos que la cosas cambien tenemos que tener actitud determinada, radical si la situación lo merece, y sumar esas actitudes constantemente todos los días para conseguir resultados".



"Yo solo no puedo, Rigoberta sola no puede, Joy sola no puede, Bernice sola no puede, los cuatro juntos podemos más. Si ustedes, además, se juntan y apoyan desde lo que está ahora en el Congreso de Yucatán, que es el matrimonio igualitario, hasta cualquier otro derecho, seremos mucho más fuertes y las cosas se harán mucho más rápido y mejor".

La periodista Yuriria Sierra, quien actuó como moderadora, también tuvo voz en la discusión: "esta mañana escuchaba la mesa sobre armas nucleares y pensaba, espero que nuestra mesa tenga una incidencia y que el Congreso en Yucatán pueda aprobar el matrimonio igualitario de una manera mucho más rápida antes de que vuelva a desaparecer el tema de la proscripción de las armas nucleares".



Más adelante, Menchú contó que ella vivió la discriminación y el bullying, "los chistes sobre mi eran tan tremendos, me decían que me parecía al papa, porque tenía cara de papa, ese tipo de discriminación es tan poderosa que marca una cruz en tu vida".

Sin embargo sostuvo que cuando las personas no se victimizan generan una influencia de equilibrio, "quiero que vivamos en equilibrio, que nadie diga que es más que el otro o menos que el otro".



"Felicito que se aborden estos temas, porque es doble moral no hacerlo. Hay muchos que a mí me dicen en privado que están a favor, y después en público dicen que no; me gusta la sinceridad de la gente, si eso es lo que cree que lo diga y que no lo esconda, porque un ser humano escondido no es responsable", sentenció.

Por su parte, la cantante Joy Huerta dijo que no hay ser humano más peligroso que el ignorante, y hablando de prejuicios manifestó que: "como mujer, como mujer de la comunidad LGBTTTIQ en un país machista, me encuentro con gente que de pronto a una persona que tiene al lado le puede hacer el feo por su preferencia sexual y a mí no, ¿por qué?, porque me ven en la tele, me escuchan en la radio, les gusta mi música, sienten que me conocen; sólo lo digo para que cada persona que esté aquí se dé la oportunidad de conocer a la que tiene al lado, cualquiera sea su religión, su creencia política, su manera de ver la vida y solamente respetarlo".



Refiriéndose a la discriminación, la hija de Martin Luther King Jr, Bernice King, señaló que su presidente Donald Trump otorgó el permiso para la discriminación: "parece que todo el odio y la supremacía blanca se dio en ese momento, cuando en realidad siempre había estado allí, porque nunca la habíamos enfrentado plenamente".

"Hagamos un esfuerzo para que nuestra vida se convierta en una enseñanza para los demás y seguramente si nuestros niños y niñas, nuestros jóvenes, tienen un entorno de respeto será diferente su forma de actuar, no sólo por la diversidad sino por la integralidad", sostuvo Menchú.



"Son múltiples los riesgos que enfrentan los seres humanos, pero me parece que si no empezamos por lo más elemental que son los derechos de cada uno de nosotros y nosotras, quizá no vamos a llegar a resolver estos grandes temas", concluyó Bosé.