Crisis del neoliberalismo

La Resaca 2.0

Normando Medina Castro
Foto: Afp
La Jornada Maya

Jueves 21 de noviembre, 2019

Mentira a toda costa, sin importar que la mentira sea evidente y sin posibilidad alguna de que sea tomada por verdad, es el extremo al que se ha llegado con la crisis del neoliberalismo que, ha tocado fondo por su falta de valores éticos y morales, además de su menosprecio por el humanismo.

El filósofo Emmanuel Kant resumía el sentido de todo en cuatro preguntas: ¿qué puedo saber? Lo cual responde la ciencia, ¿qué debo hacer? A lo que responde la ética, ¿qué me cabe esperar? Cuyas respuestas corresponden a las religiones, y la cuarta pregunta, la más importante según el pensador, considerado por muchos como el más influyente de la era moderna: ¿qué es el hombre? Porque sin el ser humano no habría ciencia, ni ética, ni religiones. Es en ese tenor que el científico Albert Einstein, una de las mentes más brillantes que ha dado la humanidad, premio Nobel de física 1912, en Mi visión de la vida, afirmó que “ante la vida cotidiana no es necesario reflexionar demasiado: estamos para los demás”.

En el mismo texto, Einstein manifiesta que las diferencias de clase entre los seres humanos son injustificables y señala que los ideales que iluminaron y colmaron su vida siempre fueron la verdad, bondad y belleza, y añade que “las banales metas de propiedad, éxito exterior y lujo” le parecieron despreciables desde su juventud.

Einstein puso el dedo en la llaga del mundo actual, cuando afirmó que “el dinero no lleva más que al egoísmo y conduce irremediablemente al abuso”. Un empresario chileno con quien platiqué hace poco me comentó que los ricos de su país generaron riqueza a costa de los demás y no derramaron hacia las mayorías, y ahora apoyan al presidente Sebastián Piñera empeñado en sofocar con la fuerza despiadada las inconformidades, con casi 18 mil detenidos y decenas de jóvenes cegados para siempre.

La derecha y la ultraderecha neoliberales, en un tiempo con gran capacidad de manipulación debido a que con su dinero se hicieron dueños del poder político y de la mayoría de los medios impresos y electrónicos de comunicación, ahora con el avance tecnológico y la interconexión que existe entre las personas, cada día pierden credibilidad y solo les queda recapacitar y adaptarse o tomar el camino sin retorno de buscar imponer sus intereses con el uso de la fuerza, lo cual ya está ocurriendo.

Las imágenes de los miles y miles de bolivianos, mujeres, hombres, campesinos, mineros, indios, que han tomado las calles para protestar contra el golpe de Estado perpetrado para echar del gobierno a su presidente Evo Morales, son más elocuentes que los esfuerzos por justificar el abuso de la derecha boliviana con la complicidad de las fuerzas armadas, la policía nacional, y las ambiciones norteamericanas representadas fielmente por la OEA y su presidente, Luis Almagro, con quien rompió, avergonzado, cualquier comunicación con el gran Pepe Mujica.

De poco o nada sirve para la causa de los golpistas y sus beneficiarios la creación de 68 mil cuentas falsas de Twitter, de acuerdo con una investigación de Julián Macías Tovar, coordinador de redes sociales de la organización española Unidos Podemos, quien señala como responsables a los ultraderechistas bolivianos Luis Fernando Camacho y a la autoproclamada presidente de facto, Jeanine Áñez.

¿Cómo negar el racismo y el odio hacia los indios, si la misma Jeanine Áñez lo ha publicado en su Twitter de manera clara y brutal? ¿Cómo hablar de una “batalla por la democracia y la libertad”, como lo hace el ex presidente boliviano Jorge Quiroga en un periódico de la derecha mexicana, y además criticando al presidente de México, cuando las imágenes de Áñez recibiendo la banda presidencial del jefe de las fuerzas armadas, dieron la vuelta al mundo? ¿Cómo mentir con tanto descaro ante las evidencias que no dejan lugar a dudas? ¿Cómo seguir hablando de fraude electoral como sembró la OEA y ha sido suficientemente desmentido por organismos internacionales? ¿Como negar el decreto 4078 firmado por la usurpadora Áñez para darle licencia para matar civiles impunemente, a policías y militares? Lo dicho anteriormente, la mentira al extremo, igual que la derecha mexicana demagoga, antinacionalista y llena de odio que, ya reconoció como presidente de Bolivia a la golpista Jeanine Áñez.

Gran escándalo ha provocado en la alcaldía de chetumal el anuncio de que el Ayuntamiento cobrará por la recoja de la basura. El escándalo es desproporcionado respecto del monto, que es de 30 pesos mensuales. Sin embargo, es necesario que la comuna como cuerpo colegiado analice la posibilidad de que en zonas más pobres y en donde los servicios públicos son contundentemente deficientes exenten el cobro. Es necesario un estudio socioeconómico de las familias para saber cuantos integrantes son y si tienen empleo. Transparentar la información y demostrar que los mandos medios y superiores del Ayuntamiento se manejan austeramente. La ciudad es la casa común de todos los que la habitan, en toda circunstancia, en las buenas y en las malas. Tampoco es justo echarle la culpa de todo al actual gobierno municipal morenista, cuando la crisis inició desde el abandono y el desprecio del ex gobernador Roberto Borge a la capital del estado. A las autoridades municipales actuales toca dar la cara con el hándicap en contra de una ciudad con pésima imagen urbana, guarniciones rotas, camellones, parques y jardines lóbregos, cientos de baches y una muy pobre iluminación pública. A eso súmele la inseguridad, la crisis económica y la falta de empleos en Chetumal. La participación ciudadana tiene una enorme tarea.

Los balazos con los que sicarios atacaron a una pareja, asesinando a la mujer, en la zona más turística de Playa del Carmen, entre las calles 4 y 6 junto a la Quinta Avenida, reflejan un grado de descomposición que raya en el absurdo demencial, porque nadie puede dañar el destino que da a todos de comer. Llamar la atención de esa manera, con todo lo que hay en juego, habla también de la total pérdida de respeto a las autoridades.

Quintana Roo es el estado turístico más importante de México, por la cantidad de divisas que genera, lo cual se debe a las bellezas naturales, la infraestructura, la cultura turística de los prestadores de servicios, y la imagen que se proyecta al mundo. El último factor es muy sensible y obliga a tener cero tolerancia con la delincuencia que cada día se vuelve más irracionalmente osada y asaltan hoteles como ocurrió en Isla Mujeres. No es momento de sesudas justificaciones megalómanas, sino de hechos contundentes. En fin, son cosas que pasan en nuestro país y en nuestro caribeño estado.

¡Hasta la próxima!

Chetumal, Quintana Roo
[email protected]