Aún con propuestas, vecinos de barrios de Campeche no cederán al Tren Maya

Las vías férreas son el "primer crimen" cometido a nuestros ancestros

Texto y fotos: Jairo Magaña
La Jornada Maya

San Francisco de Campeche
Miércoles 22 de enero, 2020

Vecinos de la zona del Camino Real, y los barrios de Santa Lucía y Ermita, en esta capital, tomaron la decisión de decir “no” al paso del Tren Maya por la ciudad aún si el gobierno federal les ofrece negociar una reubicación con vivienda nueva y además indemnización.

Dijeron que el “primer crimen” cometido a sus ancestros fue la instalación de las vías férreas a modo de transporte en el año de 1890 aún y cuando ya habían al menos 237 casas según un registro de propiedad marcado con el número 238 en la zona que resultaría afectada 130 años después.



Una de las aclaraciones que hicieron es que a las reuniones han asistido menos personas, pues la mayoría trabaja, tal como sucedió este día cuando a pesar que era sólo una charla para mostrar de manera adecuada los documentos que poseen como pruebas, doña Lourdes Ganzo Campos dijo que convocó a todos sus vecinos posibles, pero solo llegaron unos cuantos.

En su caso, proviene de dos familias que se asentaron en la zona del Camino Real antes de 1820, iniciando con José Clemente Ganzo, su abuelo y quien fuera militar al servicio de las fuerzas armadas de México en ese tiempo y que a través de una solicitud de matrimonio por el civil demostraron que vivía en el área del Camino Real, predio que antes no tenía número.



Destacaron que en noviembre del año pasado hubo personas interesadas en comprar bienes en la zona de impacto, estas no iban uniformadas y decían no tener nada que ver con el gobierno del estado o federal, pues ofrecían gratis el avalúo del predio y partiendo de ahí iban a ofrecer por las viviendas; esta situación les pareció extraña y avisaron a los demás pobladores, por lo que salieron a correr del lugar a estas personas que ni siquiera presentaron identificación.

Consideraron que quieren buscar la manera de dividirlos, pues además de la estrategia mencionada, dijeron que hay una vecina, de la que prefirieron no decir nombre, está tratando de convencer a los demás para que con un trato de reubicación en una nueva vivienda e indemnización, sea más fácil que los pobladores del Camino Real dejen sus viviendas para cooperar con el proyecto del Tren.



Por ello afirmaron que en dos reuniones que han tenido y un intento de tercera, no ha habido diálogo como tal, las autoridades federales no han presentado el proyecto ejecutivo que defienden y mucho menos les han dicho cuál será el protocolo, si les entregarán viviendas, en dónde, de qué dimensiones serán, qué tomarán en cuenta respecto a aquellos que trabajan cerca de sus casas o los que tienen negocios.

Antes de abandonar Alejandro Moreno Cárdenas la gubernatura para irse a la presidencia nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y que cambiaran a Gabriel Escalante Castillo de la coordinación estatal del proyecto del Tren Maya en Campeche, estos dejaron en manos de los ciudadanos un proyecto de propuestas que mostraban las vías fuera de la ciudad, pero el proyecto no fue avalado y la idea del gobierno federal es utilizar las vías ya establecidas, aunque éstas hayan venido después de las viviendas.



Incluso estos forjaron una especie de libro en el que incluyen el motivo por el cual no quieren la reubicación, los documentos históricos que han presentado a partir del pasado lunes, documentos oficiales de legisladores locales advirtiendo los riesgos de las vías, pues no es nuevo el sentir de querer sacarlas de la ciudad, sino que desde 1950 cuando sucedió el primer descarrilamiento en la zona, exigieron sacar las vías de la ciudad.

De esto constan con recortes de periódico de la noticia e incluso las anexaron con otra nota del 2003 cuando el ex gobernador Jorge Carlos Hurtado Valdéz recorrió la zona en su calidad de presidente municipal y prometió sacar las vías de la ciudad cuando llegara a la gubernatura pero no lo hizo, misma situación que Moreno Cárdenas, les prometió en campaña la misma acción, pero tampoco lo logró.