Conoce el origen y el uso de las máscaras con pico de ave

La indumentaria hoy es popular en el carnaval de Venecia, pero tiene su origen con la peste

La Jornada Maya
Foto: Tomada de web

México
Sábado 25 de enero, 2020

La peste fue una enfermedad que se extendió por toda Europa en la Edad Media, Venecia fue uno de los focos principales de la infección y, para combatirla, los médicos idearon una indumentaria con forma de ave que hoy en día se ha convertido en un clásico del carnaval de la ciudad.


Foto: Efe

La “máscara de pico”, típica en la festividad veneciana, también llamada “Il Dottore della peste” o “El doctor de la peste”, tiene un origen "terrorífico". Apareció con la enfermedad de la peste negra que atacó la Europa medieval y renacentista. Es cierto que no fue la primera ni la última plaga que contagió a los europeos, pero sí la que más muertes produjo, aproximándose a las 25 millones solo en el viejo continente (un estimado de entre un 30 y 60 por ciento de su población) junto a otros 40 a 60 millones en África y Asia.

¿Cómo ocurrió todo?

Corría el año 1348 cuando se desencadenó en Génova la peste. Desde esa ciudad, la epidemia se fue extendiendo al resto del continente, siendo las picaduras de las pulgas el principal medio de contagio de la enfermedad.

La peste se caracterizaba, básicamente, por fuertes dolores de cabeza, vómitos y fiebres muy altas que provocaban la debilidad y abatimiento del paciente que podía llegar a morir.


Foto: Wikimedia Commons

Además, aparecían en la piel los “bubos” -de ahí el nombre de “peste bubónica”- que no eran otra cosa que ganglios linfáticos inflamados que se volvían de color negro después de un tiempo debido a las hemorragias internas que se generaban, lo que hace que se llame también “peste negra”. Estos nódulos eran muy dolorosos, se localizaban en las ingles, el cuello y las axilas.

Formas de prevención

En un principio se supuso que la enfermedad se propagaba porque conquistadores mongoles lanzaban con catapultas cadáveres infectados en la colonia genovesa de Caffa, en sus intentos por asediarla en el siglo XIV, pero al saberse que las pulgas que transportaban algunos roedores eran uno de los factores de contagio, se tomaron algunas medidas precautorias.

Se dieron cuenta del peligro de las vestiduras, por lo que recurrieron a la incineración de la ropa de los infectados y a la prohibición de la entrada de cargamentos de tejidos en las ciudades como método de prevención ante el contagio. Incluso en algunas poblaciones se permitía la entrada al viajero solo después de que este se deshacía de las prendas que traían puestas, cambiadas por otras “seguras” prestadas por la propia ciudad.

¿Porque una máscara en forma de ave para prevenir la peste?

Al transcurrir la siguiente epidemia de la peste entre los años 1575 y 1577, esta vez originada en Venecia, los médicos locales -llamados magistrato della sanitá- comenzaron a utilizar una vestimenta especial para atender a los pacientes, principalmente fueron usadas en dos islas-hospitales de la ciudad: el Lazaretto Vechio y el Lazaretto Nuovo, a los que llevaban a los enfermos y a los sospechosos de padecer la enfermedad, respectivamente.

Se confeccionaron listas con enfermos y personas fallecidas. De hecho, fue la primera vez que se realizó una estadística médica para constatar la gravedad de la epidemia.

Además, en aquel tiempo se pensaba que la peste se contagiaba por vía aérea y que penetraba en el cuerpo por los poros de la piel. Esta es la razón por la que los médicos utilizaban guantes de cuero, gafas, sombrero de ala ancha y un enorme abrigo de cuero encerado que llegaba hasta los tobillos.


Imagen: Wikimedia Commons

Esta indumentaria se completaba con una vara, que utilizaba el médico para apartar a aquellos que se acercaban demasiado. Como complemento utilizaban la conocida máscara con forma de pico de ave.

Los doctores rellenaban la zona del pico con plantas aromáticas para mitigar los olores. Asimismo, se incluían unos ojos de cristal para salvaguardar los globos oculares.

En esta ocasión existió la creencia de que la enfermedad la transmitían los pájaros, por lo que la forma de ave de la máscara hacía que se alejaran del que la llevaba. Lo que no se sabía era que los pájaros eran inmunes a ese tipo de bacteria.


Foto: Wikimedia Commons

Otra de las razones por las que tenía esa forma era por que el pico impedía que el doctor se acercase al aliento del infectado.

“A pesar de lo aparatoso de la indumentaria, los médicos no estaban protegidos frente a la enfermedad. Afortunadamente ellos no lo sabían”, señaló en 2014 Pedro Gargantilla, profesor de Historia de la Medicina de la Universidad Europea de Madrid para la agencia EFE.

Con información de EFE