No cede síndrome blanco en arrecifes, alerta Centro Ecológico de Akumal

La enfermedad representa una amenaza crítica para el ecosistema arrecifal

La Jornada Maya
Foto: Natural Resources Defense Council (NRDC)

Akumal, Quintana Roo
Martes 25 de febrero, 2020

La enfermedad de síndrome blanco (pérdida de tejido coralino debido a patógenos, que causa muerte rápida de la colonia coralina completa) no ha cedido terreno en los arrecifes de Akumal, de acuerdo con los resultados del Programa de Ecosistemas Costeros 2019, auspiciado por el Centro Ecológico de Akumal (CEA).

El proyecto es coordinado por Baruch Figueroa Zavala y tiene como objetivo conocer la salud de los corales; se analizaron mil estructuras mediante la implementación del programa Bleach Watch, en colaboración con HRI y el Instituto Nacional de la Pesca.

En el primer año desde su detección en 2018, esta enfermedad provocó una mortalidad de coral equivalente a lo sucedido en los últimos 10 años, por lo que representa una amenaza crítica para el ecosistema arrecifal, probablemente detonada en gran medida por las considerables cantidades de material orgánico en descomposición producto de las arribazones de sargazo en 2017-2018.

El Programa de Ecosistemas Costeros (PEC) se enfoca en estudiar la condición de las comunidades arrecifales en el tiempo, buscando describir cambios en su estructura y las respuestas de las comunidades ante los factores de estrés y sus efectos sobre éstas. Con estos elementos puede determinarse la condición histórica y actual del arrecife a partir del monitoreo de una gama de sitios de muestreo en la región de Akumal y sugerir medidas de manejo costero para su protección y uso sustentable.

Asimismo, este programa también incluye un proyecto de restauración de coral, el cual busca recuperar las funciones del arrecife y los servicios ambientales que provee a las poblaciones locales y a nivel regional del Sistema Arrecifal Mesoamericano (SAM). En 2019 lograron “sembrar” casi 6 mil fragmentos de ocho especies de coral.

El PEC del CEA colabora en conjunto con una serie de organizaciones locales e internacionales en la investigación técnico-científica de los arrecifes coralinos, a través de proyectos que integran la participación de investigadores y estudiantes universitarios en sus estudios de campo en los arrecifes de Akumal.

Monitoreo de las comunidades arrecifales

El CEA implementa un Proyecto de Monitoreo de las comunidades arrecifales desde el año 2006, buscando describir sus cambios a través del tiempo y proponer medidas de manejo costero apropiadas para su conservación y manejo sustentable, nutriendo tal enfoque mediante colaboraciones técnico-científicas continuas con centros de investigación tanto nacionales como internacionales y otras asociaciones civiles.

Dando continuidad a dicho proyecto, en 2019 el staff del PEC del CEA, en colaboración con la UNAM (Campus Sisal, Yucatán), implementó varias campañas de monitoreo de cobertura del fondo arrecifal y de abundancia y biomasa de peces en el Área de Refugio de Especies Acuáticas Bahías de Akumal (Aremba).

De igual modo, realizaron estudios de blanqueamiento coralino y afectación por enfermedades, con el apoyo técnico del Criap Inapesca y financiado por parte de la organización Arrecifes Saludables (Healthy Reefs Initiative, HRI por sus siglas en inglés) y del Fondo SAM.

La investigación cubrió una amplia red de sitios de muestreo en el área, utilizando indicadores de su condición ecológica tales como cobertura de coral duro y blando, macroalgas, algas cianobacterias, algas de tapete, algas coralinas incrustantes, esponjas, entre otros.

De entre los resultados obtenidos en 2019, vale la pena mencionar que los arrecifes de Akumal mostraron una alta dominancia del componente algal en el arrecife y una baja cobertura de coral duro y blando debido probablemente a los efectos de la enfermedad del síndrome blanco registrada desde mediados del 2018 y al fenómeno del blanqueamiento de coral sucedido en el segundo semestre de 2019.

Las algas cianobacterias proliferaron en 2019 probablemente como respuesta a la alta cantidad de materia orgánica disuelta en el agua que drenó del acuífero subterráneo hacia el arrecife, el cual se ha visto cada vez más contaminado por descargas de aguas negras.

Las especies más susceptibles a esta enfermedad han sido los corales tipo cerebro y el coral formador de pilares (Dendrogyracylindrus), por lo cual ésta última desafortunadamente está desapareciendo del todo en los arrecifes del Caribe Mexicano.

Aunado a esto, se observó que en 2019 el blanqueamiento de coral en Akumal resultó el más severo registrado en los últimos años, probablemente por efecto del gran estrés que ya sufrían los corales producto del síndrome y de la contaminación marina aunado al incremento en la temperatura del agua marina en los meses de verano, lo cual representa su principal detonador en un contexto histórico.

Más del 40 por ciento de los mil corales muestreados mostraron presencia de blanqueamiento; razón por lo cual resulta necesario continuar las investigaciones en 2020 para identificar si éstos pudieron recuperarse o si pasaron a formar estadística de mortalidad.