Despidos masivos en Riviera Maya

La contingencia por COVID-19 remarca las pésimas condiciones laborales del sector hotelero

Eduardo Lliteras Sentíes
Foto: Tomada de web
La Jornada Maya

Lunes 23 de marzo, 2020

El modelo de explotación laboral en la Riviera Maya contempla dejar en el desempleo a miles de trabajadores por la crisis desatada en el turismo por la pandemia glogal de COVID-19. Las malas prácticas laborales, de un modelo de desarrollo depredador social y ambientalmente hablando, muestra su grave precariedad, la que puede convertirse en un incendio en ésta época de estiaje, de histórica crisis global por el coronavirus. El estallido social es lo que viene, tan es así que gobiernos como el estadunidense que se han tornado repentínamente Keynesianos.

Claro, alguno dirá que no es algo nuevo, esa forma de proceder de las cadenas hoteleras en Quintana Roo, muchas extranjeras, acostumbradas a explotar a sus trabajadores mexicanos.

En efecto. Además de la grave precariedad laboral en la que versan los trabajadores del sector turístico desde siempre, sin prestaciones o con escasas prestaciones y bajos sueldos, el compromiso social es nulo. Basta escuchar al líder de la corrupta CROC en Quintana Roo, Mario Machuca Sánchez, quien quitado de la pena salió a defender los intereses empresariales afirmando que por la crisis del coronavirus “a los empleados se le pide descansar de manera voluntaria sin goce de sueldo baja el compromiso de que mantendrán su fuente laboral una vez que pase la contingencia”.

Y se está demostrando, de nueva cuenta, en éstas horas cuando comienzan a darse a conocer los primeros despidos masivos de trabajadores como ocurre en Playa del Carmen con la cadena The Fives Hotels & Residences.

Según medios locales, hasta 300 personas habrían sido lanzadas a la calle, mientras del restante (unos 400), el 80 por ciento se va a casa sin goce de sueldo y con “vacaciones” forzadas.

El modelo de explotación en la Península de Yucatán, que ha favorecido la acumulación de inmensas fortunas y ganancias por parte de voraces empresarios hoteleros, nacionales y extranjeros, muestra ahora su rostro auténtico: brutal acumulación capitalista sin compromiso social. La precariedad social, laboral y la extrema pobreza en la que versa la mayor parte de la población, sometida a trabajar por sueldos miserables en ciudades con autoridades corrompidas y convertidas en guaridas de mal vivientes, pende de un hilo que se está rompiendo en las presentes horas.

El problema social que se le viene encima a las autoridades de los tres niveles de gobierno es inmenso. Ya circulan los primeros llamados a realizar saqueos en Quintana Roo.
Mientras los empresarios son los primeros en quejarse y exigir exención de impuestos y otros “apoyos” por parte de los gobiernos, para variar, como sucede en Yucatán y en otras partes del país.

Mientras tanto, el gobierno federal parece ir rezagado ante la concatenación de eventos que están estallando, con un aposición que se soba las manos ante el desastre calculando exclusivamente su ganancia política. Evidentemente la crisis de la pandemia de COVID-19 no es un problema que se reduce a la salud y al endeble sistema de salud del país -devorado por la corrupción a través de décadas de corruptos gobiernos- sino a las malas prácticas laborales que han regido y rigen en nuestro país, las que se magnifican con la emergencia.

Evidentemente, estamos ante el inicio de una crisis de final aún impredecible. Pero si los empresarios hoteleros despiden así gente y exigen para ellos trato preferencial a escasas una semana y media de que el coronavirus comenzó a hacerse presente en la región, ya podemos imaginar lo que viene en los próximos días, semanas y meses. Un horizonte negro, del que pueden salir peor, muchos empresarios, si el conflicto social se exacerba, escala y se torna incontrolable.

Queda claro que debe ser revisado éste modelo depredador, que vuelve a dejar al descubierto, por si hiciera falta, la presente crisis global que nos está estallando en las manos.

Cancún, Quintana Roo
[email protected]