Yucatán, con la segunda tarifa de luz más alta de México

Concanaco acusa a CFE y Gobierno Federal de falta de sensibilidad

Graciela H. Ortiz
Foto: Rodrigo Díaz Guzmán
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Miércoles 20 de mayo, 2020

“Yucatán tiene una de las tarifas eléctricas más altas de la República Mexicana, después de Baja California Sur, esa fue la razón por la que la Concanaco Servytur, otras organizaciones empresariales y el mismo Consejo Coordinador Empresarial, que agrupa a todo ese cúmulo de empresarios del país, le solicitamos a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), debido a la pandemia de Coronavirus, un ajuste temporal en sus tarifas o diferir los pagos y prorratearlos a plazos en los meses siguientes, pero hicieron oídos sordos”, expresó José Manuel López Campos, Presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo de México (Concanaco-Servytur), al referirse a los reclamos de facturaciones excesivas por parte de usuarios.

Añadió que por un lado se le pide a la ciudadanía que no salga de su casa, pero ello implica, que además de la reducción de ingresos o algunos que no están recibiendo su sueldo, mayores gastos por permanecer confinados con el consecuente aumento del consumo de la energía eléctrica “en lugares calurosos como el nuestro”. “Esa fue una falta de sensibilidad del gobierno federal y de una empresa, que se precia de ser de clase mundial”, abundó.

Invitó a todos los consumidores que teniendo un establecimiento comercial cerrado y que hayan recibido un recibo con cobro, que se presenten a Comisión Federal y si no son escuchados en su petición que lo denuncien ante la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), ya que la CFE es la que mayor cantidad de denuncias recibe ante esa entidad mes con mes.

La petición de homologación de las tarifas es una solicitud que ha hecho durante mucho tiempo el sector empresarial, “ciertamente las medidas que se han tomado apuntan en el mediano plazo a corregir esto con la construcción de la Planta Mérida IV, cuya primera piedra se puso en febrero de este año, con la llegada de gas natural en cantidades suficientes para poder abastecer a la industria y a las plantas de ciclo combinado existentes en Mérida, incluyendo la número IV”.

“Anteriormente se recibían de 60 a 70 millones de pies cúbicos de gas por día, pero se aumentó en 50 millones de pies cúbicos, por lo que se deben estar recibiendo unos 120 millones de pies cúbicos, menos de la mitad de lo que el ducto tiene capacidad de transmitir, 250 millones”, detalló.

Precisó que se necesitaban dos cosas, una fuente de abasto que fuera suficiente y eso se solucionó con la llegada del ducto que viene de Tejas a Tuxpan, “que ya está funcionando, sólo que el gas natural que llega a Tuxpan, se está yendo a estados del norte; actualmente está en construcción un ramal de Tuxpan a Zempoala que conectaría con el ducto Mayakán y eso permitiría que ya se pudiera utilizar la capacidad del ducto Mayakán de 250 millones, pero se necesita ampliarla a 500 o 600 millones de pies cúbicos y esa ampliación se anunció en febrero y se debe encontrar en construcción”.

“Lo primero que se obtendría con esa conexión a Zempoala es poder tener hasta 250 millones de pies cúbicos que no sería la totalidad de la demanda del estado, pero que ayudaría en mucho, y la siguiente etapa cuando el ducto ya tenga la capacidad suficiente para transportar los 500 0 660 millones de pies cúbicos entonces sí tengamos el abasto suficiente, esa va a ser la solución real para disminuir el costo de las tarifas eléctricas porque se utilizará gas natural en la generación de energía en las cuatro plantas con las que cuenta la CFE en el estado”, manifestó.

Variables para la tarifa eléctrica

El precio de la energía eléctrica tiene diversas variables, según el arquitecto López Campos. Lo más barato sería construir una presa, lo que requiere una gran inversión, “luego de eso hablando de ciclo combinado, lo que utilizan para generar la combustión es el gas natural, la opción más económica y más limpia, y es por eso que se insistió durante tanto tiempo hasta que finalmente se consiguió que se ampliara el abasto de gas natural a través del ducto Mayakán, que esperamos que quede concluido en este 2020, para que ya podamos contar con suficiente energético para la industria y para las cuatro plantas que existen en nuestra entidad, pero hoy están utilizando diésel y combustóleo que es muchísimo más caro y eso incrementa el precio de las tarifas, además que es más contaminante”.

El otro costo que se debe de considerar es el de la transmisión, el punto desde donde se genera la energía hasta donde están los centros de consumo. “Hoy, la mayor parte de la energía que se consume en la Península de Yucatán, se está generando en el estado de Chiapas, en la presa de Chicoacén, además del riesgo que significa de que esté viniendo por una sola línea de transmisión, aunque hago la aclaración que ya está en construcción una segunda línea, pues es una distancia muy larga en las que hay pérdidas de potencia, en las que hay además un costo de transmisión muy elevado, por la cantidad de kilómetros que debe recorrer esa energía y por el mantenimiento que periódicamente requiere, y también el riesgo que representa que haya un daño en la línea y que se pudiera quedar sin energía eléctrica la Península como ya pasó en dos ocasiones”.

La tercera variable para la fijación de la tarifa es la paridad cambiaria, como el petróleo se cotiza en divisas, en dólares, ante un peso que se deprecia aumenta el precio del producto.

Finalmente la redes de distribución, es decir la comercialización del producto, casi en su totalidad les pertenecen a la CFE, son muy pequeños tramos los que en el país son de la iniciativa privada, y “aquí es donde también cabe recordar que desde 2019 se ha insistido muchísimo en la participación de la iniciativa privada en inversiones de energía, pero pues las medidas que han tomado tanto la Secretaría de Energía como Comisión Federal apuntan en un sentido distinto en el que cada vez tiene mayor participación la CFE, respecto a la iniciativa privada”.

Para que pueda haber crecimiento en el país y con esto alcanzar niveles de desarrollo, se necesitaría aumentar la proporción de inversión respecto al Producto Interno Bruto.

“Considerando que estamos en la antesala, a unas semanas, de que inicie el Tratado México, Estados Unidos y Canadá (Temec), vamos a tener la oportunidad de atraer a empresas, industrias y plantas que hoy se encuentran en otras partes del planeta y que tendrían interés de participar en el mercado más grande global que es el norteamericano y para ello se requiere de infraestructura, y parte de ello es contar con la energía con la que se van a producir los productos que se pretenden comercializar”, concluyó.


Edición: Enrique Álvarez