Foto: Ap

A lo largo de su primera temporada en la NFL, Mac Jones fue el reflejo claro de la forma en que los Patriots hacen las cosas. Se mostró modesto, trabajó duro y solamente buscó hacer lo que le pidieran para evitar errores. Ello se reflejó en logros como ser el mejor quarterback novato en victorias (10), yardas por aire (3 mil 801) y pases de anotación (22). Pero no lo mantiene inmune a los tropiezos que inevitablemente sufren los reclutas. 

Para Jones ello significó soportar un arranque de 2-4, disfrutar las mieles de una racha de siete victorias y después hilar tres derrotas en los últimos cuatro partidos de la fase regular. También ayudó a que los “Pats” regresen a la postemporada por primera vez desde que Tom Brady salió del equipo después de la campaña de 2019. Jones trata de asimilar que lo que está en juego es más relevante mañana sábado, cuando los Patriots viajen a Buffalo para debutar en los playoffs ante los Bills. Mientras tanto, recibió un recordatorio de que debe mantenerse apegado al modelo que le dio éxito. 

El encuentro entre rivales divisionales, que comenzará a las 19:15 horas, será parte parte de una súper ronda de comodines, que arranca mañana con Raiders-Bengals, a las 15:30. A las 12 horas del domingo, Filadelfia visita al campeón Tampa Bay; a las 15:30, Dallas será anfitrión de los 49’s, y a las 19:15, Kansas City de Pittsburgh. El lunes por la noche, a las 19:15, se enfrentarán Cardinals y Rams en Los Ángeles.

Edición: Emilio Gómez