Cárteles mexicanos intercambian armas por cocaína, alimentando la violencia en Colombia

La bandas criminales tienen fácil acceso a las municiones compradas en EU
Foto: Reuters

Los cárteles mexicanos de la droga parecen estar enviando armas de alto poder a Colombia para comprar cargamentos de cocaína, un comercio que, según las autoridades colombianas, está alimentando la lucha mortal entre narcotraficantes rivales por el control de las rutas de la droga en el país.

Un grupo de ametralladoras, rifles de asalto y pistolas semiautomáticas está llegando al país sudamericano, dijeron a Reuters una docena de funcionarios policiales colombianos.

Entre las armas que aparecen en los arsenales de los traficantes se encuentra la pistola FN Five-seveN de fabricación belga, dijeron las fuentes. Apodado el "asesino de policías", el arma calibre 5.7 puede penetrar los chalecos antibalas.

La mayoría de las mil 478 armas largas confiscadas a los grupos armados colombianos en 2020 y 2021 fueron fabricadas en el extranjero e importadas clandestinamente, dice la policía, a lo largo de las mismas rutas de contrabando utilizadas para sacar las drogas.

Las bandas mexicanas de narcotraficantes tienen fácil acceso a armas compradas en Estados Unidos y relaciones comerciales a largo plazo con grupos armados colombianos, a quienes les han comprado cocaína durante décadas, dijeron las autoridades colombianas.

Ahora, los emisarios de los cárteles pagan cada vez más los envíos de cocaína con armas, dicen las autoridades, en parte para evitar la necesidad de mover grandes cantidades de efectivo a través de las fronteras.

El potente poder de fuego del arsenal provisto por el cártel tiene implicaciones potenciales para la seguridad de Colombia. Las armas pesadas en manos de delincuentes ponen en riesgo a las fuerzas del orden y podrían complicar aún más la problemática implementación de un acuerdo de paz de 2016 entre Bogotá y los rebeldes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

 

Foto: Reuters

 

El año pasado 148 miembros de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional fueron asesinados en Colombia, la cifra más alta en seis años y 57 por ciento más que en 2020, según cifras del Ministerio de Defensa.

“Lo que están haciendo los grupos armados ilegales en Colombia es utilizar a los mexicanos para igualar y superar en armamento a las fuerzas armadas del Estado”, dijo un funcionario del Centro de Información Antiterrorista y Rastreo de Armas (CIARA) de la Policía.

"En el futuro, eso podría tener serias implicaciones, como un aumento de las hostilidades", según el funcionario, quien dijo que los grupos armados pueden usar las armas no sólo contra las fuerzas del orden, sino también en batallas entre ellos.

 

Conexión mexicana

Las autoridades colombianas dicen que la batalla por el control del tráfico de drogas en su país se libra entre ex miembros de las FARC que rechazan el acuerdo de paz; guerrilleros del todavía activo Ejército de Liberación Nacional (ELN); y miembros de una plétora de sindicatos criminales, incluido el Clan del Golfo, el cartel más grande de Colombia.

Aunque los disidentes de las FARC y el ELN defienden algunos de los mismos ideales marxistas, y ocasionalmente se aliaron contra el gobierno durante el apogeo de la guerra civil, ahora luchan regularmente entre sí y rivalizan con bandas criminales para dominar las lucrativas rutas de la droga, dijeron funcionarios de seguridad.

Los encuentros de las fuerzas del orden con estos grupos están revelando armas poderosas.

A mediados de diciembre del año pasado, el ejército de Colombia llevó a cabo una operación contra disidentes de las FARC en el suroeste de la provincia de Nariño, una importante región productora de coca. El ejército dijo que capturó a 16 personas y confiscó un alijo de armas, incluidos 24 rifles de asalto M16 fabricados en Estados Unidos y rifles semiautomáticos AR-15.

Un botín similar fue encontrado en otro campamento disidente de las FARC en la provincia de Caquetá, en la selva sureña, en 2019, según el ejército: una ametralladora M60, un rifle AR-15 con mira adicional para uso de un francotirador y una docena de armas de asalto. rifles, incluidos M4 y M16.

Las autoridades dijeron que creen que tales armas son suministradas por los cárteles mexicanos de Sinaloa, Zeta y Jalisco Nueva Generación, todos los cuales tienen emisarios en suelo colombiano.

 

Foto: Reuters

 

Sus representantes están presentes en 11 de las 32 provincias de Colombia, según un informe de inteligencia policial de 2021 visto por Reuters.

El cártel de Sinaloa, alguna vez encabezado por el capo encarcelado Joaquín El Chapo Guzmán, tiene el alcance geográfico más extenso y las relaciones más profundas con los grupos armados colombianos, según el informe.

Unos 55 mexicanos han sido acusados ​​o condenados por delitos de narcotráfico en Colombia en los últimos tres años, según el organismo penitenciario nacional.

La policía nacional de Colombia dijo la semana pasada que capturó a Brian Donaciano Olguin, un ciudadano mexicano que, según afirman, sirvió como el intermediario más importante del cartel de Sinaloa con los disidentes de las FARC, y calificó su arresto como el más importante hasta ahora de un emisario del cartel. Reuters no pudo contactar a Olguín ni determinar si tiene asesoría legal.

El año pasado, el gobierno del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador demandó a los fabricantes de armas, acusándolos de facilitar el tráfico de armas, lo que los fabricantes de armas niegan.

Los fabricantes de armas de Estados Unidos apoyan una aplicación más estricta de las leyes existentes, incluido el encarcelamiento de las personas que roban y contrabandean armas, dijo en un correo electrónico Mark Oliva, director de asuntos públicos de la National Shooting Sports Foundation, un grupo comercial de la industria de armas de fuego.

Las armas son una forma práctica de moneda para los gánsteres.

Pagar a los proveedores de coca con armas, en lugar de dinero en efectivo, ayuda a los cárteles mexicanos a lavar las ganancias y mover el dinero con mayor facilidad, dijo el general Fernando Murillo, jefe de la DIJIN, la división de investigación de la policía nacional de Colombia.

 

Intercambio

Hasta la década de 1990, las guerrillas colombianas y los paramilitares de derecha usaban en gran medida AK-47 de fabricación rusa que quedaron de las guerras en América Central, dijeron a Reuters funcionarios de la policía y las fuerzas armadas.

A medida que el narcotráfico se expandía y se volvía más lucrativo, los grupos armados se actualizaron a nuevos AK-47, M16 y AR-15 de fabricación estadunidense y rifles de asalto Tavor de fabricación israelí, dijeron funcionarios policiales. Mientras que algunas armas cuestan tan sólo 500 pesos en Colombia, las ametralladoras pueden costar hasta 5 mil pesos, dijeron.

Los líderes de la Segunda Marquetalia, un grupo de disidentes de las FARC, han aparecido repetidamente en videos de YouTube armados con rifles de asalto Tavor probablemente suministrados por carteles mexicanos, según el centro CIARA de la policía.

Edición: Ana Ordaz


Lo más reciente

Arrestado el hombre que cedió su identidad al capo de la mafia Cosa Nostra

Investigadores consideran a Andrea Bonafede como uno de los más estrechos colaboradores del líder mafioso

Efe

 Arrestado el hombre que cedió su identidad al capo de la mafia Cosa Nostra

Detienen al chofer del tren que chocó en la Línea 3 del Metro de la CDMX

Fiscalía lo señala de conducción negligente; acusa quema y corte doloso de los cables

La Jornada Maya

Detienen al chofer del tren que chocó en la Línea 3 del Metro de la CDMX

Padre e hijo capturan un pez más antiguo que los dinosaurios

El ejemplar rompió el récord de tamaño en el estado de Alabama, Estados Unidos

Astrid Sánchez

Padre e hijo capturan un pez más antiguo que los dinosaurios