'The Territory', documental filmado y producido por indígenas del Amazonas

Líder de la tribu asumió el rodaje tras cerrar acceso al territorio por el Covid-19
Foto: Ap

Cuando el Covid-19 llegó al Amazonas brasileño y una tribu indígena cerró el acceso a su territorio, el director Alex Pritz encontró una forma innovadora de terminar su documental: entregó las cámaras a los propios uru-eu-wau-wau.

The Territory, que National Geographic estrenará el viernes, sigue la difícil situación de unos 200 cazadores-recolectores que viven en una zona protegida de la selva tropical, rodeada e invadida por colonos, agricultores y madereros agresivos e ilegales.

Aunque en la película aparecen vestidos con trajes tradicionales y honrando las costumbres ancestrales, los uru-eu-wau-wau y su joven líder Bitate –protagonista del documental– están más que felices de utilizar la tecnología moderna para defenderse.

“Cuando ocurrió lo del Covid, Bitate tomó la realmente audaz decisión de decir: ‘Está bien, no hay más periodistas que entren en nuestro territorio, no hay más cineastas, no hay más Alex, no hay más equipo de documentalistas. Nadie’”, dijo Pritz.

“Tuvimos que tener una conversación con él de ‘Está bien, ¿terminamos con la película? ¿Tenemos todo lo que necesitamos? ¿Hay más? ¿Debemos empezar a editar?”.

 

Foto: Afp

 

“Bitate fue bastante claro: ‘No, no hemos terminado. Todavía nos queda mucho por hacer. No habían terminado antes, ¿por qué deberían hacerlo ahora?’.

“Simplemente envíenos mejores cámaras, equipo de audio, y nosotros rodaremos y produciremos la última parte de la película”.

El resultado fue un “modelo de coproducción” en el que un uru-eu-wau-wau se encargó de la dirección de la película y la comunidad en general de producir, con una parte de los beneficios y voz, en las decisiones comerciales sobre la distribución de la película.

Además de permitir que el rodaje continuara durante la pandemia, Pritz cree que la decisión de proporcionar equipo y formación directamente a los uru-eu-wau-wau benefició a la película al añadir una perspectiva de primera mano sobre las actividades del grupo, que incluyen patrullar la tierra para detener a los intrusos.

“Yo mismo filmé un montón de misiones de vigilancia. ¡Ninguna de ellas pasó el corte!”, dijo Pritz.

“No porque quisiéramos trasladar el rodaje (…) era más crudo, más urgente.”

 

Oportunidad para la defensa del territorio

Incluso antes de que llegara el equipo de Pritz, los uru-eu-wau-wau se habían convertido en expertos en usar el poder de la tecnología moderna y los medios de comunicación para defender su causa, posicionándose en la escena mundial como guardianes de un bosque cuya supervivencia está ligada a cuestiones de cambio climático y biodiversidad.

“Bitate y esta generación más joven dentro de los uru-eu-wau-wau son niños digitales. Nació a finales de los años 90. Está en Instagram y eso es parte de su forma de relacionarse con el mundo”, dice Pritz.

Cuando los drones que capturan imágenes impresionantes y desgarradoras de la gran deforestación aparecen al principio del documental, muchos espectadores asumen que pertenecen a los cineastas, explica Pritz.

 

Foto: Afp

 

Pero, de hecho, las cámaras voladoras fueron compradas y operadas por los propios uru-eu-wau-wau.

“Mientras hubiese tomado cuatro días atravesar a pie una cadena montañosa de selva espesa y densa (…), con el dron se llega en 30 minutos y se tienen imágenes etiquetadas con metadatos”, narra Pritz.

Se trata de un marcado contraste con granjeros y colonos, también personajes centrales del documental. En el documental se puede ver a un grupo mientras sierra e incendia bosques protegidos, despejando ilegalmente el espacio para construir carreteras hacia el territorio que un día desean establecer y reclamar como propio.

El acceso fue posible porque muchos colonos se ven a sí mismos como pioneros heroicos, hablando en entrevistas con Pritz sobre la apertura de la selva tropical por el bien de su nación.

Es una mezcla embriagadora de la cultura de los vaqueros del salvaje Oeste de las películas estadunidenses y la propaganda nacionalista alimentada por el presidente brasileño Jair Bolsonaro.

“Los colonos eran personas ingenuas que no entendían el contexto histórico de sus acciones, las consecuencias ecológicas, lo que estaban haciendo para el resto del planeta”, según Pritz.

Para los colonos, de los cuales muchos carecen de educación o cualquier otra oportunidad económica, “era sólo sobre yo y lo mío, sólo esta pequeña parcela, si tan sólo pudiera tener esto”.

“Mientras Bitate tiene esta perspectiva expansiva, está pensando en el cambio climático. Él está pensando en el planeta. Es políticamente inteligente, orientada a la prensa.”

Edición: Ana Ordaz


Lo más reciente

Sak wech lu’um

Juntúul chan ba’alche’ ku maán u jaant meetales yaan te’e lu’umo’

Gabriel Graniel Herrera

Sak wech lu’um

La 'mañanera' de AMLO de hoy, 30 de septiembre de 2022

Acepta el presidente ‘hackeo’ a la Sedena; revelaron datos sobre su salud

La Jornada

La 'mañanera' de AMLO de hoy, 30 de septiembre de 2022

Ku páayt’anta’al kaaj ti’al ka táakpajak tu múuch’tambalil u jejeláasil ba’alche’ob yéetel xíiwo’ob

Invitan a Foro de la Diversidad Biológica en Yucatán

Juan Manuel Contreras

Ku páayt’anta’al kaaj ti’al ka táakpajak tu múuch’tambalil u jejeláasil ba’alche’ob yéetel xíiwo’ob