‘Laura’ deja al menos dos muertos a su paso por Louisiana

Sus vientos, de 240 km/h, provocaron destrucción e inundaciones
Foto: Ap

Afp y Ap

 

Louisiana sufríó este jueves el fuerte azote del huracán Laura, que se debilita a medida que avanza y ha dejado al menos dos muertos, destrucción e inundaciones, tras impactar en la madrugada con vientos de 240 kilómetros por hora. Su velocidad lo ubica entre los sistemas más potentes registrados en Estados Unidos.

El meteoro se precipitó como categoría 4 sobre Lake Charles, una ciudad industrial y de casinos de 80 mil habitantes. Las poderosas ráfagas que trajo consigo hicieron volar las ventanas de los edificios altos y arrojaron cristales y escombros. La policía vio un casino flotante que se desató y chocó contra un puente.

El video de un dron mostró agua alrededor de las casas con gran parte de sus techos despegados. Una niña de 14 años y un hombre de 68 murieron cuando árboles cayeron sobre sus casas, dijeron las autoridades.

“Parece que mil tornados pasaron por aquí. Es simplemente destrucción en todas partes”, dijo Brett Geymann, quien superó la tormenta con tres miembros de su familia en Moss Bluff, cerca de Lake Charles. “Hay casas que han desaparecido por completo. Estuvieron allí ayer, pero ahora se fueron”, dijo.

Horas después de que el sistema tocara tierra, los informes iniciales ofrecían esperanzas de que la destrucción podría ser algo menor de lo que se temía originalmente, pero una evaluación completa de los daños podría llevar días. El viento y la lluvia soplaron con demasiada fuerza para que las autoridades pudieran verificar si había sobrevivientes en algunos lugares muy afectados. 

Foto: Ap

 

Se ordenó a cientos de miles de personas que evacuaran antes del huracán, pero no todos huyeron del área, que fue devastada por el huracán Rita en 2005.

"Todavía hay algunas personas en la ciudad, y la gente está llamando... pero no hay forma de llegar a ellos", dijo Tony Guillory, presidente del jurado de policía de la parroquia de Calcasieu, por teléfono desde un edificio del gobierno de Lake Charles que estaba temblando por la tormenta.

Guillory dijo que esperaba que las personas varadas pudieran ser rescatadas más tarde en el día, pero temía que las carreteras bloqueadas, las líneas eléctricas caídas y las inundaciones pudieran interferir.

“Conocemos a todos los que se quedaron tan cerca de la costa, tenemos que orar por ellos, porque al ver la marejada ciclónica, habría pocas posibilidades de supervivencia”, dijo el vicegobernador de Louisiana Billy Nungesser a Good Morning America de ABC.

Más de 600 mil  hogares y empresas se quedaron sin electricidad en los dos estados, según el sitio web PowerOutage.Us, que rastrea los informes de servicios públicos.

El gobernador de Arkansas, Asa Hutchinson, declaró la emergencia ante la llegada de Laura y destinó 250 mil dólares para que el estado se preparara para el impacto del huracán. Hutchinson dijo que el estado tendrá equipos de búsqueda y rescate en espera.

Los meteorólogos habían advertido que la marejada ciclónica de 15 a 20 pies sería "insuperable" y podría empujar 40 millas tierra adentro. Esperaban daños "catastróficos" a lo largo de un tramo de costa desde Lake Charles hasta Port Arthur, Texas. Los vientos dañinos se extendieron hacia afuera hasta 175 millas (280 kilómetros), según el centro de huracanes.

Dick Gremillion, director de emergencias en la parroquia de Calcasieu, dijo que las autoridades no pudieron salir para ayudar a nadie o inspeccionar los efectos de la tormenta.

“El viento todavía supera las 50 mph. Tendrá que bajar significativamente antes de que puedan ejecutar llamadas de emergencia. También necesitamos la luz del día”, dijo Gremillion en una entrevista con la estación de televisión de Lake Charles KPLC.

Se ordenó a más de 580 mil residentes costeros que se unieran a la evacuación más grande desde que comenzó la pandemia de coronavirus y muchos lo hicieron, llenando hoteles y durmiendo en autos ya que los funcionarios no querían abrir grandes refugios que podrían invitar a una mayor propagación del COVID-19.

Pero en Cameron Parish, donde Laura llegó a tierra, Nungesser dijo que entre 50 y 150 personas se negaron a irse y planearon soportar la tormenta, algunas en casas elevadas e incluso en vehículos recreativos. El resultado podría ser mortal.

Foto: Ap

 

Filtración peligrosa en fábrica de cloro

El paso de Laura produjo una filtración de cloro en una compañía química en las afueras de Lake Charles, informó la policía este jueves.

La filtración ocurrió en la fábrica BioLab en Westlike. Se instruyó a los vecinos que permanezcan en sus casas con puertas y ventanas cerradas y los acondicionadores de aire apagados.

La policía dijo que colabora con el personal de la planta para tratar de contener la filtración. La planta de BioLab, instalada en 1979, fabrica ácido tricloroisocianúrico, gránulos para clorinación y otras sustancias que se utilizan en productos de limpieza para el hogar.

Estos productos pueden ser fuertemente tóxicos para personas y animales. El gas de cloro, que puede aparecer en el aire como una nube amarillo verdosa, fue utilizado como arma química en la Primera Guerra Mundial. Irrita los ojos, la garganta y los pulmones.

 

Edición: Mirna Abreu


Lo más reciente

Ni se extraña el carnaval

Con tanta obra que están haciendo ya dividieron la ciudad igualito que cuando estaba en Montejo

Jhonny Brea

Ni se extraña el carnaval

Somos gente de acción

La palabra es uno de los más grandes inventos de la humanidad, ¡es poderosa!

Margarita Robleda Moguel

Somos gente de acción

Risa, sarcasmo y tragedia: Una tríada inesperada

Invitación a la lectura de 'Los otros siempre tienen la razón'

Rulo Zetaka

Risa, sarcasmo y tragedia: Una tríada inesperada

'Allá vamos, otra vez': de nuevo año y proyectos desarrollistas

Gobernanza y Covid-19 en Yucatán

La Jornada Maya

'Allá vamos, otra vez': de nuevo año y proyectos desarrollistas