de

del

Foto: Rodrigo Díaz Guzmán

El alienígena detrás del poste

Hace 15 años, en uno de los programas de la televisión más vistos de México, Jaime Maussan afirmó que el Fraccionamiento del Parque en Mérida tenía una radiación tan grande, que de no ser extraterrestre ya hubiera matado a los vecinos. Bueno, no lo dijo él sino que le pidió desesperadamente a un “científico matemático, físico, astrónomo y parapsicólogo” que mezclaba los gramos con los roentgen que lo hiciera.

En el video transmitido en Otro Rollo aparece Jorge Guerrero, “graduado de una universidad extranjera” recitando el menú de la radioactividad de la colonia: radios alfa, beta, gama, cósmica y X, que provocaron una “sutil rotura del espacio-tiempo” y comprueban “teorías locas de la física”. 

10 meses antes, en marzo del 2005, dos jóvenes de la colonia grabaron y difundieron el video de un ser delgado que les toca el hombro, mientras juegan a la pelota en un andador del Fraccionamiento del Parque. El video no es lo suficientemente claro para saber qué es exactamente lo que ocurre, pero sí lo suficientemente ambiguo y borroso para vincularlo con teorías locas de la física.

Una de las personas que sobrevivieron a los marcianos, la radioactividad, y los charlatanes es Kelly Gómez. De eso recuerda poco: aunque estamos a una cuadra del famoso poste del alien, las memorias de la casa de su abuela son más vívidas, terrenales y ligeras. 

Sus papás trabajaban toda la semana y se quedaba con su abuela después de la escuela y hasta la noche, a veces dormía aquí. La familia de Kelly también vive en el Frac (como le dicen los vecinos) pero unas cuadras más lejos.

“Sentía que ésta era más mi casa. En Navidad, brindábamos en casa de mi abuelita y a cada rato se asomaba gente a felicitar. Todas las casas salían en caravana a felicitar a los demás después de medianoche. En la foto familiar de repente se colaba alguna persona. La veíamos y decíamos: ¿qué hace éste aquí?”.

Para año nuevo alguna vez colgaron una piñata gigante en medio de la calle, entre todos los vecinos la rompieron con los ojos vendados. Luego pasó lo que pasa en todas las colonias: la gente fue creciendo, algunos murieron y otros ya no vienen tanto.

 

Foto: Rodrigo Díaz Guzmán

 

Los vestigios de la ciudad maya

El Fraccionamiento del Parque se llama así por el Parque Recreativo de Oriente. La placa dice que es un centro de reunión deportivo, cultural y ambiental, además de albergar el sitio arqueológico Chen Hó, uno de los más importantes dentro de la ciudad. Se comenzó a formar en 1994 después de trabajos de excavación que realizó el Instituto Nacional de Antropología e Historia. 

Quizá la mayor rotura de espacio-tiempo en el Frac sean los amantes que utilizan el vestigio de 250 años antes de Cristo para besarse a escondidas. Algunos vecinos han atestiguado escenas íntimas, sin querer, detrás de las ruinas.

 

Foto: Rodrigo Díaz Guzmán

 

Eso es exactamente lo que estoy buscando cuando dos policías en moto me dicen: “Tenga cuidado, está oscuro por allá”, mientras me apuntan con una linterna cegadora. 

El parque del fraccionamiento del parque tiene momentos de bosque, una oscuridad intimidante bajo la noche morada, la boca abierta del cielo que alumbra tenue los troncos que a segunda vista no son troncos sino cuerpos abrazados. Es diciembre, entonces también hay familias que se toman fotos con el Santa y el nacimiento gigante que hay en medio. 

Kelly dice que en el parque, y sobre todo en el tianguis que se pone tres veces por semana, los vecinos se encuentran paseando. 

 

La transformación de los espacios

“Amo este frac”, dice Wendy Basto. Se mudó con su familia cuando tenía 11 años desde la colonia Esperanza y dice que en ese momento le parecía un trayecto interminable.

“Sentía que quedaba muy lejos, me daba miedo, además, con la oscuridad. Ahora lo veo y está cerquísima de la Esperanza. Están las escuelas, los súpers, una comunidad llena. Es muy diferente a cuando comenzamos a habitarlo”, explica.

 

Foto: Rodrigo Díaz Guzmán

 

Otra rotura sutil del espacio-tiempo. Ahora, que el monte ya no es monte, dice que lo que más le gusta es que es un sitio colorido en contraste con otros fraccionamientos más desérticos, su parque está realmente habitado por los vecinos y en mantenimiento constante. 

Este abril, por ejemplo, el jardín botánico Lakinil Ho (se encuentra dentro del parque) fue renovado por la organización Escuelas Sustentables y la empresa Niantic, creadora de Pokémon Go. 

Las fotos de esa jornada muestran al pokémon fósil Aerodactyl sobre las ruinas de Chen Hó y un mapa virtual de pokeparadas en el parque. Los voluntarios, jugadores de Pokémon, aparecen vestidos con trajes blancos y caretas de plástico sembrando. 

“No es solo un juego, es una herramienta para cambiar el mundo” escribió Alan Mandujano, cofundador de Pokemex, en Twitter. 

Es tan obvio que ni hace falta escribir que es la última sutil rotura del espacio-tiempo en el Frac.

 

Foto: Rodrigo Díaz Guzmán

 

Edición: Laura Espejo


Lo más reciente

Madres buscadoras en Cancún bloquean vialidad para exigir justicia

Las mujeres se instalaron a las 17 horas en la avenida Kukulcán, en la zona hotelera

Patricia Vázquez

Madres buscadoras en Cancún bloquean vialidad para exigir justicia

Tiroteo en discoteca de Kentucky deja un muerto y siete heridos

La policía investiga el caso; se desconoce la identidad del perpetrador

Ap

Tiroteo en discoteca de Kentucky deja un muerto y siete heridos

¿Cómo escuchan los peces bajo el agua? Científicos resuelven el misterio

Un estudio a la especie 'Danionella cerebrum' ayudó a descifrar la interrogante

Europa Press

¿Cómo escuchan los peces bajo el agua? Científicos resuelven el misterio

Corte Suprema de EU ratifica la prohibición de poseer armas quienes hayan ejercido violencia doméstica

El presidente Biden expresó su satisfacción por el dictamen

Afp

Corte Suprema de EU ratifica la prohibición de poseer armas quienes hayan ejercido violencia doméstica