de

del

La Boxita de Hunucmá: probable legado afrodescendiente

El personaje, hecho con palos, papel, bejucos y sogas, visibiliza una herencia olvidada por muchos años en el Mayab
Foto: Leobardo Cox Tec

En el cálido poblado de Hunucmá, ubicado al poniente de Yucatán, se realiza una peculiar costumbre durante las festividades de Corpus Christi: el baile y la quema de la Boxita, un personaje que podría contarnos mucho sobre la herencia afrodescendiente del Mayab que ha sido invisibilizada a lo largo de muchos años.

La Boxita es una figura hecha con palos, alambres, papel, bejucos y sogas a manera de piñata o monigote que representa a una mujer con rasgos fenotípicos afro. La figura se rellena con petardos y otros explosivos para que pueda ser quemada frente a la iglesia en un ritual que incluye varias actividades. Su nombre es la hibridación de la palabra maya boox, que significa negro y el sufijo femenino "ita", que en español tiene valor diminutivo o afectivo, y significaría “Negrita”. Boxito o boxita es un sobrenombre común en Yucatán para referirse a personas a las que se les tiene gran estima y, en el resto del país, es usualmente un sinónimo de yucateco.

La efigie de la Boxita representa una identidad doble: para el ritual danzante que se realiza en su honor se viste con el hipil maya de uso cotidiano, se le colocan accesorios como cadenas, aretes, peinetas, rebozo y tocados de flores. Por otro lado, el día de su quema se viste con una blusa colorida o blanca, generalmente con cuello alto, y una falda amplia larga con olanes de colores que llega hasta los tobillos. Representa a una mujer afrodescendiente que también posee herencia maya.


Foto: Leobardo Cox


Esta muñeca se quema el domingo posterior al jueves de Corpus Christi para alejar los malos aires y las desgracias del pueblo. Para realizar su quema se lleva a cabo una serie de rituales organizados por la familia Chay, quienes por al menos cuatro generaciones han asumido la responsabilidad de seguir con la tradición. El sábado al medio día la Boxita es paseada por las calles de Hunucmá y acude a visitar a sus madrinas, mujeres que donaron los materiales para la realización de la figura y quienes la velarán todo el día antes de ser presentada en la iglesia del pueblo. Ese mismo sábado a las 8 de la noche los jaraneros o bailarines se reúnen en la casa de la última madrina que recibió a la Boxita para llevarla entre música de charanga, cohetes y baile hasta la iglesia principal. Este “paseo” de la Boxita puede considerarse como una danza ritual, pues se ejecuta para establecer vínculos con lo espiritual y lo divino a través de la música y los movimientos corporales. Llegando a la iglesia se deposita la muñeca en el acceso principal de la iglesia, la gente la recibe con mucho entusiasmo: se acerca para tomarse las fotografías del recuerdo con ella y algunas personas le piden que cuide a su familia o que cuando sea quemada se lleve consigo alguna enfermedad o dolencia. Después del recibimiento de la figura es llevada al altar y permanece ahí unos minutos mientras el grupo de jaraneros sigue bailando frente a la iglesia. Seguidamente el Santísimo Sacramento, protagonista del Corpus Christi, sale en procesión y visita los altares dispuestos en su honor en el atrio parroquial.

Una vez terminada la procesión, los bailarines se llevan consigo a la Boxita que será devuelta a la casa de la madrina principal. La Boxita encabeza la comitiva de jaraneros y los hombres, principalmente de la familia Chay, cargan la figura y bailan con ella. En la actualidad se baila con la música de la danza de La cabeza de cochino, pero al parecer, en el pasado existieron melodías exclusivas que se bailaban con la Boxita. La versión de La cabeza de cochino que se baila para llevar a la Negrita es un poco más acelerada, presenta mayor cantidad de percusiones que en la versión clásica y se baila como si fuese una guaracha, utilizando el paliacate y el rebozo como apoyo. Una vez que la Boxita regresa a la casa de la madrina, se ofrece un baile popular gratuito con algún grupo de música tropical (este 2024 por las elecciones no pudo llevarse a cabo de esta forma). Este baile popular dura toda la noche. A las 7 de la mañana del día domingo los hombres se reúnen en el mismo lugar para cargar un madero o poste de al menos ocho metros, que previamente armaron y decoraron con banderitas de papel y con símbolos esotéricos que se relacionan con la brujería o la “santería”. Este madero pintado de color verde (¿en alusión a la ceiba?) se lleva hasta el atrio de la iglesia, se llena de petardos y otros explosivos y se levanta colocando en la punta a la Boxita. Una vez levantado el madero se oficia una misa, de nueva cuenta se realiza la procesión del Santísimo y se procede a la quema de la efigie. De acuerdo con los pobladores de Hunucmá la quema representa la quema del mal (como se realiza en carnaval) y se le pide a la Boxita que se lleve las enfermedades, “maldades” y todo lo que pueda hacer daño a la población.



Foto: Leobardo Cox


En la cosmovisión maya esta práctica podría corresponder a un k’eex o intercambio, trasladando las enfermedades y el mal a la muñeca para que no dañe a las personas. A pesar de que no he encontrado documentos concretos que den testimonio del inicio de la quema de la Boxita, existen dos versione populares que explican su origen: la versión más conocida es la que cuenta que un sacerdote de nombre Lorenzo Mateo Caldera tuvo como esclava y amante a una mujer negra llamada Antonina y que a su muerte el clérigo le heredó todos sus bienes, causando la envidia de la población por lo que a manera de burla decidieron realizar la quema de la Boxita. A decir del doctor Jorge Victoria Ojeda, esta versión podría presentar algunas imprecisiones ya que se sabe que Antonina compartió estos bienes heredados con el pueblo tras una enfermedad que asoló a Hunucmá por lo que en lugar de burlarse de ella fue muy estimada. Otra versión sugiere que una mujer afrocaribeña proveniente del puerto de Sisal llegó a vivir a Hunucmá y practicaba “santería” para hacer daño o para curar enfermedades, esto le dio el mote de “bruja” por lo que para protegerse de ella quemaban a la Boxita frente a la iglesia. Otros más cuentan que esta mujer “santera” trajo consigo desgracias y hambrunas por lo que fue castigada y quemada y como recuerdo se celebra este ritual. Pienso que estas versiones racistas son más contemporáneas, no tiene sentido que si la mujer fue malvada se le dé un lugar privilegiado en el pueblo durante las fiestas del Corpus. En 2023 una mujer anciana se acercó a la Boxita antes de su quema y le pidió que se llevara sus dolencias: “cuando te quemen, niña, llévate mi dolor de pies, llévate mi dolor de rodillas”, refirió. La familia Chay también le pide suerte y salud a la Boxita, de alguna forma parece ser milagrosa. Además, el baile que se realiza con ella corresponde a un tipo de danza ritual que comparte características con otras danzas sagradas de la península de Yucatán.


La visión de la “quema del mal” a través de la figura de la Negrita es más bien un matiz del pensamiento católico. Pienso que la danza y la quema de la Boxita tiene que ver más con la presencia de afrodescendientes en la región. Es un grito desesperado por el reconocimiento de la presencia de los descendientes de esclavos negros en la zona. El mismo doctor Victoria y otros autores como Arianna Re y Susana Alejandra Sotomayor Sandoval han expuesto ampliamente la presencia de esclavos negros, pardos y mulatos en la región de Hunucmá, Sisal y Kinchil, por lo que no es descabellado atribuir esta festividad a estos sectores marginados. En la actualidad se cree que los afrodescendientes yucatecos no existen, pero preguntando entre las familias de Sisal, por ejemplo, nunca falta el comentario de algún anciano que menciona que sus papás o abuelos eran negros y tenían el cabello mulix (rizado). Un análisis más profundo de esta tradición podría revelar más datos que ayuden a comprobar que la quema de la Boxita es una verdadera herencia de la raíz afro, yo estoy convencido de eso. 


[email protected]


Edición: Emilio Gómez


Lo más reciente

''Sería inmoral'' no negociar: diplomáticos del Reino Unido y EU piden a Biden dialogar con Rusia

El resultado más probable será el estancamiento continuo del conflicto, señalan

Sputnik

''Sería inmoral'' no negociar: diplomáticos del Reino Unido y EU piden a Biden dialogar con Rusia

Festival Tomorrowland se enfrenta a multa millonaria por no usar vasos reutilizables

Desde el año pasado, Flandes exige servir bebidas en este tipo de recipientes

Efe

Festival Tomorrowland se enfrenta a multa millonaria por no usar vasos reutilizables

Embajada de México en España atiende caso de integrantes del musical 'Malinche', de Nacho Cano

El productor es investigado por explotación laboral y por fomentar la inmigración ilegal

La Jornada

Embajada de México en España atiende caso de integrantes del musical 'Malinche', de Nacho Cano

Proyecto de ley busca prohibir la homosexualidad en Burkina Faso

El texto aún debe ser aprobado por los diputados de la Asamblea Legislativa de Transición

Afp

Proyecto de ley busca prohibir la homosexualidad en Burkina Faso