post Image

Mujeres que No callan, Campeche

Es una oportunidad de estar en sintonía con otras mujeres, que han pasado por situaciones difíciles

Mujeres que No callan Campeche, es una caricia al alma, un abrazo sororo, que arropa nuestro sentir de mujer, un espacio en el que podemos ser auténticas, desnudar el alma y ser escuchadas sin temor a ser juzgadas. Es también la oportunidad de estar en sintonía con otras mujeres, que han tenido que pasar por situaciones difíciles y adversas, pero que ahora respiran libertad”.

Blanca Alicia Pech Salazar, recopiladora del quinto libro que convocó Ruth Pérez Aguirre en su colección de Mujeres que No callan, de Ediciones htuRquesa Cartonera.

Aquí lo curioso es que Dzibalché es comisaria de Calkiní, Campeche. No es ni la capital del estado ni la cabecera municipal. Sin embargo, la invitación de Blanca Alicia atrajo de todo el estado a infinidad de voces cargadas de dolor, esperanza y preguntas. 

“Si Dios fuera mujer, /este sería el evangelio…/ Llevar la palabra y dar voz a los silencios, /que ninguna mujer se quede callada/ esperando ganarse un lugar en el cielo./ Luchar por vivir el paraíso aquí en la tierra, / libre de golpes, libre de miedos”. 

Claudia Gabriela Pech Salazar

“¿Por qué duró tanto? ¿Por qué permití humillaciones, desprecios, infidelidades, maltratos emocionales?” 

Aurea Violeta Estrada Alpuche 

“Si alguna vez callo,/ no busques el eco en la grieta,/ -le temo al silencio sepulcral- al beso adormecido...” Teresita Duran

Martha Isabel Ramírez Centeno de 16 años, nos dice en su “Gritos del Libertad”: 

“Calladitas no somos más bonitas, /sumisa no me hace más señorita, /ser oprimida no me hace domesticada ni obediente, /pero querer ser autoritaria e independiente”.

“Desde que tengo uso de razón siempre escuché regaños, vi malas caras y viví periodos de indiferencia en los que mi madre dejaba de hablarme”.  Anónimo.

“¡Al fin, sí, al fin, me dijo: me voy de la casa, ¡ahhhh, pero me tienes que entregar 10 mil pesos si no, aquí me quedo ¡hasta que nos matemos!” Anónimo.

“María nunca quiso ser la esposa de nadie/ no deseaba para ella la tunda a palos que el borracho de su padre/ propinaba cada tarde a su madre”.  Malinche Iracema Lara Reyes

“Mil formas de matarme./ Yo me pudro/ apesto/ me olvidan / soy números / cara sin rostro/ muñeca empolvada/ un cuerpo sin vida/ un grito ahogado…”, Greysi Morales Zurita

Desde el inicio de los tiempos, las mujeres se desgastaban de sol a sol y sus recreos consistían en ir a lavar al río, al pozo por agua, a desgranar el maíz. Instantes, en los que encontraban consuelo al desconsuelo que resultaba vivir, intercambiando cuitas y risas con otras como ellas. 

En Dzibalché, Blanca Alicia Pech Salazar integró en sororidad el Colectivo Mujeres Empoderadas, cuyo fruto resultó Mujeres que No callan Campeche, al desgranar palabras, urdir sentimientos, hilar recuerdos, deshilachar dolores, diluir rejas, zurcir miedos y tejer alas de libertad: al renacer y bordar la esperanza.

Felicidades, Ruth Pérez Aguirre por darles un espacio a las voces de mujeres solidarias y valientes de Campeche. 

[email protected]

Edición: Elsa Torres

OPINIONES ANTERIORES

...
01 de Marzo del 2021
Francisco J. Rosado May
Conocimiento tradicional y ciencia
Leer más
...
01 de Marzo del 2021
Otto Von Bertrab
El derecho humano al medio ambiente
Leer más
...
01 de Marzo del 2021
La Jornada Maya
Pandemia electoral
Leer más
...
01 de Marzo del 2021
Julio Hernández López
Cabecea gobernador de Tamaulipas
Leer más
...
01 de Marzo del 2021
Enrique Galván Ochoa
Hay bases legales para despedir al auditor
Leer más
...
01 de Marzo del 2021
Margarita Robleda Moguel
Sentido común o vida sin sentido
Leer más
...
01 de Marzo del 2021
La Jornada
128 millones de pesos inexplicables
Leer más
...
01 de Marzo del 2021
Rubén Torres Martínez
La necesidad cultural de que el auto deje de ser rey
Leer más