Foto:

Pablo A. Cicero Alonzo
Imagen tomada de internet
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Viernes 23 de septiembre, 2016

[i]Sus hijos se fueron; sufrían el síndrome del nido vacío. Su casa, antes llena de movimiento, se les antoja vacía, inmensa. Él tiene una pensión, que les alcanza para vivir bien. Sin embargo, gran parte de ese dinero se destina al mantenimiento de la casa. Su hija les sugirió que rentaran esos cuartos para turistas. “Hay una plataforma en la que se puede hacer; es como tener huéspedes”. Después de mucho pensarlo, se decidieron a hacerlo.[/i]

[i]La primera fue una experiencia extraña: un joven matrimonio de italianos se hospedó durante cuatro días; llevaban poco tiempo juntos, e inundaron el lugar con sus risotadas. Se despidieron de sus anfitriones refiriéndose a ellos como papá y mamá. Después llegaron unos canadienses, como ellos, sesentones. Hasta el final de su estancia, de quince días, se percataron de que sus huéspedes, un médico y un panadero, estaban casados.[/i]

[i]Después de varios meses de ofrecer el servicio de hospedaje, en una noche, unos sujetos —que no lograron identificar— comenzaron a gritar y a lapidar su calle. “¡Se los advertimos!”, exclamaban; “¡ahora pagarán las consecuencias!”. Las piedras rompieron varios cristales, y por de uno de estos entró una botella con gasolina y estopa. Una molotov artera, que explotó odio. La casa ardió, y sus inquilinos casi mueren en su interior… [/i]

***

Lo anterior pudiera ser una ficción… O un vaticinio. Yucatán registra un [i]boom[/i] hotelero. Eso se ha reportado y eso se palpa. Hoy día hay 12 mil 500 habitaciones de hotel; tres cuartas partes de estos en Mérida. En los próximos meses, esta cifra se incrementará en mil 600, en 12 nuevos centros de hospedaje. Varios de estos sitios están asociados en la Cámara Mexicana de Hoteles de Yucatán, que preside Ricardo Dájer Nahum.

Creada en 2008, Airbnb es una plataforma que ha revolucionado el hospedaje turístico. Mediante un portal, pone en contacto a través de Internet ofertas y demandas de alojamiento entre particulares, con lo que ha creado una nueva manera de hacer turismo. Como suele suceder, después de la aparición de Airbnb surgieron plataformas similares, como Homeaway, FlipKey y Booking.com. Todas ellas alquilan —o promocionan la renta— de viviendas a corto plazo.

Según los datos más recientes, el número de usuarios mexicanos que utilizan Airbnb creció 188 por ciento en 2015 respecto a 2014. En el país, esta empresa cuenta con más de 27 mil alojamientos en el país, casi 26 por ciento más de los 20 mil que tenían en septiembre pasado. Según una encuesta realizada por Goldman Sachs, la probabilidad de que la gente prefiera los hoteles tradicionales después de alojarse en hospedajes de sistemas como los que ofrece Airbnb se reduce a la mitad.

¿Reaccionará el gremio de los hoteleros a la amenaza real que representa Airbnb como lo hicieron los taxistas ante la llegada de Uber? ¿Saldrá Dájer Nahum a despotricar contra estas nuevas formas de hospedaje? ¿Recibirá el gobierno estatal una presión de los hoteleros semejante a la de los taxistas? ¿Congregará Dájer Nahum a sus agremiados y los arengará, prometiendo que sacará a Airbnb del país? Puede ser…

En Mérida, hoy día hay 300 residencias que se alquilan temporalmente. El precio por día va de los 200 a los 2 mil pesos, cantidades a las que se les añaden impuestos. La gran mayoría de las opciones se encuentra en el Centro, pero igual se pueden conseguir cuartos o casas en el norte de la ciudad. En Progreso igual se ofertan unas 300 residencias, con precios de hasta 4 mil trescientos pesos el día. Hay incluso la modalidad de habitación compartida, para los más valientes o liberales.

Airbnb presenta varios retos. Para las autoridades, por ejemplo, la adaptación de los reglamentos fiscales relacionados con el pago de impuestos por hospedaje. Por lo general, esta plataforma se aprovecha de las lagunas legales, lo que permite a los oferentes eludir sus responsabilidades. En un escenario ordinario, la institución tributaria ubica con facilidad a los hoteles; en un escenario disruptivo, como el que crea Airbnb, esta claridad se difumina.

¿Saldrán los hoteleros meridanos, arreados por Dájer Nahum, a recorrer las calles, portando cartulinas con consignas contra Airbnb? ¿Cerrarán estos centros de hospedaje en protesta por la falta de regulación de esta nueva plataforma electrónica? ¿Acosarán a los turistas que lleguen, por vía aérea o terrestre, preguntándoles dónde van a pasar la noche? ¿Golpearán a las personas que pongan sus casas en alquiler? A pesar de que sabíamos que sería un día u otro, la irrupción de Uber sorprendió a todos. Y ahora pagamos las consecuencias de esa omisión. Que no suceda lo mismo con los servicios de hospedaje que ofrecen las plataformas tipo Airbnb. No podemos siempre remitirnos a la reacción; hay que anticiparnos a los hechos y no dejar que la realidad nos supera. Ojalá aprendamos esta lección.


Lo más reciente

Arabia Saudita incorpora a las primeras mujeres maquinistas del país

Renfe otorgó 34 plazas a profesionales que conducirán trenes de alta velocidad

Efe

Arabia Saudita incorpora a las primeras mujeres maquinistas del país

Cuauhtémoc Cárdenas se deslinda como convocante de Mexicolectivo

Esta mañana, López Obrador lo consideró su opositor político

La Jornada

Cuauhtémoc Cárdenas se deslinda como convocante de Mexicolectivo

El CNA Yucatán ratifica a Ali Charruf Álvarez como presidente para el periodo 2023-2025

El empresario asume el compromiso de impulsar el desarrollo de la actividad agroalimentaria

La Jornada Maya

El CNA Yucatán ratifica a Ali Charruf Álvarez como presidente para el periodo 2023-2025

Cinvestav lanza proyecto experimental de miel de manglar con abejas meliponas  

Se busca poder producir esta materia en mangle negro de Dzilam de Bravo y Chelem 

Abraham Bote Tun

Cinvestav lanza proyecto experimental de miel de manglar con abejas meliponas