Carlos Meade
Foto: Israel Mijares
La Jornada Maya

Miércoles 21 de septiembre, 2016

Es necesario dimensionar el tema del turismo cultural, tan mal comprendido por los tomadores de decisiones en las instituciones de cultura y turismo de nuestro país. Para entender los elementos que deberían considerarse en una apropiada estrategia que enlace nuestra diversidad cultural con el turismo, presentamos algunas referencias y datos.

Francia es el país que recibe más turismo. No tiene hermosas playas como las caribeñas ni atractivos naturales espectaculares, por lo que su oferta turística está basada en la cultura. La ciudad de París es, desde hace mucho tiempo, considerada la capital cultural del mundo. Sus museos, sus salas de concierto, sus orquestas, sus monumentos, su teatro, su historia, su gastronomía son, entre otros, atractivos inigualables para un turismo que busca manifestaciones culturales. Pero la oferta cultural no es sólo la herencia que se resguarda, protege, promueve y exhibe. También la producción cultural contemporánea se apoya, se promueve y se ofrece al visitante. Por ello, los creadores y las instituciones culturales de todas las disciplinas cuentan con sustanciales recursos que les permiten desarrollarse; enriqueciendo, año con año, las manifestaciones de la cultura francesa, para beneficio de sus ciudadanos y para enriquecimiento de la oferta turística.

En ese país, las instituciones culturales y los creadores no se ven como un estorbo prescindible, como es el caso de México. Allá, los recursos aplicados a la cultura son una inversión que produce mejores ciudadanos y que renueva e incrementa la oferta cultural.
A nivel de la península de Yucatán tenemos un ejemplo de diferentes políticas turísticas. Mientras en Yucatán el turismo es básicamente cultural, en Quintana Roo domina abrumadoramente el turismo de sol y playa.

Reflejado en números del 2015, tenemos que en Yucatán recibieron 1 millón 448 mil visitantes, de los que el 78 por ciento pertenecen al turismo nacional. Casi el 90 po ciento de ese turismo tuvo como destino principal Mérida, donde el atractivo es, sin duda, la cultura.

En contraste, en las costas de Quintana Roo, se recibieron 10 millones 634 mil visitantes, de los cuales el 70 por ciento es turismo extranjero. De estos, visitaron la zona arqueológica de Tulum solamente un 1.5 millones. O sea que menos del 15 por ciento recibió una ligera embarrada de cultura en un escape de unas cuantas horas. La mayor parte de este turismo vino a un hotel todo incluido, quedando cautivo en alguno de los monstruosos resorts de Cancún o la Riviera Maya. Esto explica que México esté en el décimo lugar en captación de turismo, pero en el lugar 22 en captación de divisas.

En el caso de Tulum, el segmento de turismo joven ha sido el principal motor del desarrollo turístico. Fue hacia finales de los setentas del siglo pasado que los [i]mochileros [/i]empezaron a llegar a Tulum. Se puede decir que ellos abrieron brecha y moldearon el nuevo destino. El turismo joven es un segmento despreciado por la política oficial y por los grandes consorcios hoteleros. En no pocas ocasiones he escuchado decir que es un [i]turismo piojo[/i]. Sin embargo, las cifras de la Organización Mundial de Turismo plantean algo diferente. Lo más importante es que el turista joven gasta en promedio 3 mil 500 dólares por viaje, mientras el turista medio gasta mil 450 dólares. Otro elemento más a favor de la economía de este segmento es que se aloja y consume en empresas locales, con lo cual su derrama es efectiva y directa para la economía local.

Y algo más hay que resaltar: el turismo joven es un visitante que desea experimentar otras culturas, vivir experiencias formativas y aprovechar oportunidades de aprendizaje. La combinación de una zona arqueológica, hermosas playas y un pueblo maya tradicional, fueron un gran atractivo para ellos. Ahora, el pueblo tradicional ha sido barrido, en su lugar crece una ciudad híbrida y sin personalidad. ¿Dónde están ahora esos atractivos culturales que busca este turismo? Sería interesante preguntarle a quienes tienen la responsabilidad de definir y desarrollar las políticas públicas en este sector. Si realmente la marca [i]Caribe Mexicano [/i]busca diversificar sus destinos, es necesario que se rescate la personalidad que un día tuvo Tulum y que se establezca una estrategia para aprovechar el rico patrimonio cultural que ahora los turistas no saben dónde encontrar.

Tulum, Quintana Roo.


Lo más reciente

Campeche: Vinculan a proceso a menonita por delitos de alto impacto

F.K.W fue detenido tras los recientes hechos de violencia en Alfredo V. Bonfil

Jairo Magaña

Campeche: Vinculan a proceso a menonita por delitos de alto impacto

Día de la Candelaria, la fiesta que une a Chiapas con Guatemala

La celebración a dos vírgenes dura una semana entre oración, fiesta y vendimia

Astrid Sánchez

Día de la Candelaria, la fiesta que une a Chiapas con Guatemala

Yucatán: INAH inaugura exposición de piezas arqueológicas encontradas en los trabajos del Tren Maya

Las piezas viajarán a la Cdmx para sumarse a otra muestra de talla internacional

Abraham Bote Tun

Yucatán: INAH inaugura exposición de piezas arqueológicas encontradas en los trabajos del Tren Maya

México presenta ''la mayor planta solar de Latinoamérica'' en Sonora

Se prevé que cuente con capacidad para general mil megavatios de electricidad

Efe

México presenta ''la mayor planta solar de Latinoamérica'' en Sonora