Carlos Mena
Foto: Rodrigo Díaz Guzmán
La Jornada Maya

Miércoles 21 de septiembre, 2016

El resultado de las elecciones de Quintana Roo tiene muchas explicaciones políticas, pero también económicas, sobre todo en el sur del estado. Chetumal sufrió transformaciones y eventos económicos que la someten a una tensión socioeconómica, provocando resultados predecibles en el proceso electoral, lo cual a muchos pareció sorprender.

Los recortes de nómina gubernamentales, el aumento del IVA, la incursión en Chetumal de las mega tiendas trasnacionales, aunado a la poca liquidez en la proveeduría local, fueron factores determinantes en el deterioro económico de la ciudad. Por otro lado, el norte está vacunado contra esta influencia, ya que el motor de generación de inversión y empleo está a cargo de los hoteles de Cancún y de la Riviera Maya, de empresas, principalmente extranjeras, aunque también hay nacionales

Hoy, los ojos están puestos en el gobierno y en la inversión pública, pero eso nunca será suficiente impulso para un crecimiento sostenido a largo plazo; de hecho, cuando solo es el Estado el motor de la inversión, nada más repuntan los giros de construcción y, levemente, los demás sectores. No se puede propiciar desarrollo económico sin la inversión privada y sin el entramado de asociaciones de profesionistas y cámaras empresariales. Un gobierno estatal con oído, no solo turístico, sino de otros sectores clásicos, pero olvidados en Quintana Roo, como el forestal, el campo, además de políticas de protección municipal a los formatos de tiendas de conveniencia, con condiciones inigualables para la pyme local, son indispensables en la economía actual.

Reconstruir el crecimiento del sur del estado no solo requiere de inversión pública, sino de un liderazgo con acercamiento a los empresarios locales, de otros giros no turísticos y a instituciones empresariales y civiles, para detectar oportunidades y desarrollar infraestructura, no sólo física, también operativa, que muchas veces las pymes no pueden alcanzar. Sería deseable tomar en cuenta los siguientes puntos:

[b]Norte y Sur[/b]

Quintana Roo es la radiografía, en pequeño, del país: un norte desarrollado y un sur empobrecido, Chetumal, como mencioné, ha sufrido serios golpes económicos; desde recortes de gobierno hasta aumentos del IVA; pero, sobre todo, el dominio de la economía local empieza a perderse tras el arribo de grandes formatos como Home Depot u Oxxo.

Generar leyes, donde las tiendas de grandes formatos estén afuera de la ciudad, como lo hacen en Estados Unidos, someter a estudio los permisos de tiendas tipo Oxxo, en zonas donde va afectar las pequeñas tiendas, sería parte de la solución. En Cancún, en las zonas residenciales de alto ingreso, una tienda de conveniencia es deseada. En las zonas marginadas, es un día de tristeza, por la afectación directa en las pequeñas tiendas de la esquina, que sostienen a muchas familias. Las condiciones de competencia con que gozan las transnacionales, nunca van a poder ser igualadas: Van desde financiamiento barato de bancos, hasta acuerdos con proveedores globales, para oferecer precios de depredación de mercados. Investiguen por qué en Alemania cerró Wallmart.

En lo que respecta a los empresarios chetumaleños, la agenda apunta a rescatar el empleo vía compras locales y a empezar campañas de consumo local. En aras de incrementar la cultura de compra local, se promueve el empleo e inversión del futuro de las familias. Limitar el permiso de apertura indiscriminada de tiendas tipo Oxxo, dentro de grandes colonias y sólo ponerlas donde no afecten el tejido empresarial local, es tener sensibilidad económica y ya lo están empezando hacer en Mérida y en ciudades de Estados Unidos.

[b]Conectar el campo con la hotelería[/b]

Uno de los deseos económicos más profundos, es conectar a los campesinos del sur de Quintana Roo con la proveeduría hotelera del norte. El problema es que los campesinos necesitan 3 cosas: volumen para surtir hoteles, logística para llevar sus productos y financiamiento para aguantar los 3 meses de crédito que exigen. El tema fiscal es fácil de corregir, ya que campesinos de zonas rurales que no obtengan más de dos millones de pesos al año están exentos.

[b]Menos obra pública concentrada y más dispersión del gasto[/b]

El estado ha visto muchas mega obras, que contribuyen a mejora visual y espacios de recreo, pero pocas de alto impacto en la productividad económica. Ejemplos: cambiar aires acondicionados viejos por nuevos, en lugares bajo la tutela del estado, representa inversión que no se ve, pero sí genera ahorro; dispersar la obra púbica de mantenimiento de calles con concreto con muchas empresas locales dinamizara y animaría al empresariado contribuyendo a la dipersar la riqueza.

[b]Reorganizar el tejido profesional de Quintana Roo[/b]

No todos los problemas económicos se solucionan con el gobierno, también con cohesión social, sobre todo uniendo a los actores económicos en conjunto, acercar al gobierno a los contadores, cámaras empresariales y ganaderos locales, es una prioridad. Esta tarea provoca un ánimo de inversión que se ha perdido; representa solución de problemas y respuestas locales, ante el crecimiento de trasnacionales. Generar una agenda cámara por cámara, de cada ciudad y ver mejor los problemas, los gobiernos deben buscar el consenso de proyectos que respalden su legitimidad, son retos y oportunidades que se presentan en el día a día de la economía local.

[b]Involucramiento de la inversión privada[/b]

En Quintana Roo, si el gobierno invierte en Cancún, no se nota, porque las inversiones hoteleras son gigantes; en cambio, una inversión pública en el sur, específicamente en Chetumal, sería obvia visualmente; pero si es contratada a una empresa de fuera, es como exportar capital a otros lados. Los empresarios están dispuestos a invertir, en la medida en que el gobierno lo haga igual y la riqueza se quede en casa. Si el gobierno piensa vender empresas, que sea a gente local; por ejemplo, si venden empresas públicas quebradas, que sean llamados y convocados los grupos de empresarios locales, para competir y dejar la riqueza de esas empresas aquí. Lo mismo en carreteras, proveedores, etc. Si hay necesidades que no puede cubrir la gente de Quintana Roo, pues a empresarios peninsulares, con arraigo local. Reitero: no exportar ahorro de quintanarroenses a México, Monterrey o Estados Unidos.

[b]Conclusión[/b]

No se trata de evitar el progreso, sino de poner la cancha pareja entre los generadores de empleo, que son los empresarios locales, para contrarrestar las ventajas únicas de las empresas globales. No se trata de que no vengan, sino de que se estudie y limite su crecimiento, sobre todo en zonas de ingreso bajo o rurales.

Chetumal, Quintana Roo.


Lo más reciente

Desenvuelven a un 'chico de oro' de más de 2 mil años

Portaba 49 amuletos, revelan tomografías

Europa Press

Desenvuelven a un 'chico de oro' de más de 2 mil años

Identifican dos especies de primates de hace 52 millones de años

Son las más antiguas que han habitado al norte del Círculo Polar Ártico

Europa Press

Identifican dos especies de primates de hace 52 millones de años

Aryna Sabalenka, nueva campeona del Abierto de Australia

Se impuso a la kazaja Elena Rybakina en un juego ajustado y donde conectó 17 saques directos

Efe

Aryna Sabalenka, nueva campeona del Abierto de Australia

''No hacer una película es lo segundo mejor'', señala Guillermo del Toro

'Pinocho' es una película sobre vida, muerte y desobedencia; no es para niños, reitera

Ap

''No hacer una película es lo segundo mejor'', señala Guillermo del Toro