Cansancio físico y emocional: estragos de la pandemia en el sector médico

Al menos 13 galenos han perdido la vida por el coronavirus
Foto: Reuters

Los médicos quintanarroenses, que han registrado al menos 13 decesos en sus filas, “están cansados física y emocionalmente” tras cuatro meses de trabajar a marchas forzadas tratando limitadamente a pacientes por COVID-19. El presidente del Colegio Médico de Quintana Roo A.C., José Antonio Danel Beltrán, hizo un llamado desesperado a la población a seguir las medidas para contener el virus. 

Mediante sus redes sociales, el Colegio Médico ha dado cuenta de 11 muertes de médicos -todos varones- que han fallecido a causa del nuevo coronavirus. El primero de éstos se registró el 26 de abril de este año en Cancún. Fue el neurocirujano de la clínica 17 del IMSS de esa ciudad, Francisco Brito Barrera, mientras que el más reciente, Gilberto Cuevas Medina, con especialidad en oftalmología y que laboraba en el mismo hospital en el municipio de Benito Juárez, perdió la vida el pasado 20 de julio.

Además del registro del Colegio Médico quintanarroense, se han reportado otros dos decesos de galenos: el médico de la zona maya, Armando Morales Zavala, quien murió el pasado miércoles en el hospital general de Felipe Carrillo Puerto, nosocomio que al presentar saturación en ocupación hospitalaria no pudo brindarle atención, y Daniel Torres Tescum, un doctor muy conocido en la capital del estado y cuyo consultorio particular se ubicaba en la avenida Javier Rojo Gómez. 

Nueve de los fallecimientos han tenido lugar en la ciudad de Cancún, uno en Playa del Carmen, dos en Chetumal y uno en Felipe Carrillo Puerto.

Hasta este 23 de julio, en el estado se han notificado 6 mil 559 casos positivos y 870 defunciones relacionadas al COVID-19. En virtud de ello y la saturación de diversos centros hospitalarios, el médico Danel Beltrán pidió a la población seguir con las medidas como el uso del cubrebocas, la sana distancia y no salir de casa excepto en casos indispensables, a objeto de disminuir los contagios.

Reiteró que el personal de salud ya se está empezando a enfermar porque está cansado física y mentalmente tras varios meses atendiendo pacientes por COVID-19 con un número reducido de personal en todo el estado ante la falta de especialistas en terapia intensiva, medicina interna y urgencias.

“Si la población no nos ayuda no va a haber hospitales que sean suficientes para brindarles la atención, si siguen saliendo sin cubrebocas, si siguen saliendo a comprar bebidas alcohólicas y los niños siguen en las calles, esta situación no se va a controlar”, acotó. 

 

Edición: Enrique Álvarez