Abraham Bote
Foto: Rodrigo Díaz Guzmán
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Miércoles 3 de abril, 2019

Académicos de la UADY fomentan la recolección de agua de lluvia en comunidades del sur del estado, una práctica ancestral maya, con el fin de aportar una alternativa a la falta del recurso que hay en muchos lugares. El agua también serviría para uso en los cultivos, consumo humano y para enfrentar futuras sequías, derivadas por las consecuencias del cambio climático.

Se trata del Proyecto piloto para la recuperación de la tradición maya de colecta de agua de lluvia en los solares como alternativa para el riego de hortalizas orgánicas de los productores de la Escuela de Agroecología U yits Ka’an de Mayapán, Mama y Maní, bajo la dirección de Atilano Ceballos, el cual forma parte del Programa de impulso a la realización de proyectos sociales de la UADY, con apoyo de la Fundación Kelloggs, en el que han participado nueve profesores y 17 estudiantes de varias disciplinas de la UADY.

El equipo de trabajo es coordinado por la doctora Mónica Chávez Guzmán, bióloga e historiadora del manejo de los recursos naturales por los mayas yucatecos, quien labora en la Unidad de Ciencias Sociales del Centro de Investigaciones Regionales Dr. Hideyo Noguchi.

Chávez Guzmán comenta que el trabajo partió del interés por impulsar y promover la antigua costumbre de cosecha de lluvia, ante la necesidad de adaptación campesina al severo cambio climático que estamos viviendo y que genera sequías cada vez más intensas e incertidumbre en la caída de las lluvias en la región, lo cual limita la producción de hortalizas que contribuyen al mantenimiento de una alimentación sana para las familias campesinas y a la generación de recursos económicos a través del comercio justo de excedentes.

[b]Prototipos de aljibes[/b]

La investigadora explicó que el objetivo es el diseño y construcción de prototipos para almacenar agua de lluvia, lo que se conoce como aljibes. “Dentro de los retos se encuentran la adaptación al incremento de la evapotranspiración y la incertidumbre de las lluvias por el cambio climático, la baja o nula presión de la red de agua potable en los solares o la ausencia de este recurso en algunos solares”, dijo.

La Escuela de Agroecología de Maní se sumó a este proyecto junto a profesores del Cuerpo Académico Identidad y Cultura Maya de la Unidad de Ciencias Sociales-CIR de la UADY, al coincidir en el interés por la valoración y aprovechamiento de saberes mayas acordes con las condiciones naturales y culturales de la región, y de bajo impacto ambiental.

La intención, precisa, es que los productores mejoren sus sistemas de almacenamiento de agua y riego de cultivos orgánicos, para lo cual se propone crear modelos de prueba de aljibes (reservorio de agua que se encuentra instalado a nivel subterráneo) los cuales serán difundidos y promocionados mediante spots, videos, folletos y talleres.

La experta indica que tanto la escuela como la Unidad de Ciencias Sociales se encuentran preocupados por la creciente y acelerada contaminación de las aguas subterráneas de Yucatán y de toda la península, por la presencia de plaguicidas organoclorados vinculados con el cáncer de mama y cervicouterino, así como por el tóxico herbicida glifosato, en crecimiento notable en nuestro estado, de acuerdo a estudios presentados por varios investigadores.

El equipo de trabajo del proyecto aljibes trabajó en el proyecto piloto para la construcción de un almacén de 15 mil litros para regar de manera controlada con el agua de lluvia cosechada en temporada, complementada con una superficie de captación de madera y zinc.

En estos tiempos, subraya la académica, vale la pena sumar esfuerzos desde todos los frentes posibles para impulsar los cultivos orgánicos en la región, no solamente para controlar el acelerado crecimiento de las graves enfermedades ocasionadas por la aplicación de agroquímicos en nuestro estado, sino también para el fomento al trabajo digno que beneficie directamente a los productores con comercio justo, que apoyen a más familias con la elaboración de productos con valor agregado, que promuevan la evolución creativa agrícola regional y para que los habitantes de estas tierras tengamos más acceso a productos nutritivos y sanos, con sabores más ricos que los generados con elementos que provocan un alto impacto negativo en los ecosistemas naturales.


Lo más reciente

Muere Annie Wersching, actriz de '24' y voz de Tess en videojuego 'The Last of Us'

Tenía 45 años y falleció tras batalla contra el cáncer

Ap

Muere Annie Wersching, actriz de '24' y voz de Tess en videojuego 'The Last of Us'

El sobrino de Michael Jackson protagonizará el biopic 'Michael'

Director destaca en Jaafar su ''habilidad natural'' para emular al cantante

Efe

 El sobrino de Michael Jackson protagonizará el biopic 'Michael'

Spotify lanza 'playlist' dedicada a las mujeres iraníes: Escúchala aquí

La lista, organizada por Leila Kashfi, contiene 100 canciones de diversos estilos

Efe

Spotify lanza 'playlist' dedicada a las mujeres iraníes: Escúchala aquí

Un nuevo comienzo, para la educación y más allá de ella

EEI es una gesta revolucionaria de los países de todo el Sur Global

La Jornada Maya

Un nuevo comienzo, para la educación y más allá de ella