Gloria Serrano
Foto: Rodrigo Díaz Guzmán
La Jornada Maya

15 de julio, 2015

Arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) encontraron nuevos vestigios mayas en la zona oriente de la capital.

El hallazgo consta de tres estructuras de casa-habitación y un contenedor de estuco, cuya función posiblemente fue almacenar los alimentos que se distribuían en la ciudad de T’hó.

Un ejemplo de los asentamientos previos a la llegada de los conquistadores europeos es la estructura ubicada en la glorieta del fraccionamiento Mulsay. Otro más amplio es Chen-Hó, localizado en el Parque Recreativo Oriente, zona pública perteneciente al Fraccionamiento del Parque. Precisamente en este lugar, hace algunas décadas fueron encontradas ruinas de tres viviendas mayas, fragmentos de obsidiana y un recipiente funerario, registrados ya en el Atlas Arqueológico de Yucatán.

Y ahora, derivado de los trabajos que inició una empresa constructora, se encontraron nuevos rastros en el lote que se ubica sobre la calle 39 por 2-C, aledaño a una gasolinera y sobre la misma avenida de la planta termoeléctrica Nachi Cocom, que va de El Fénix hacia el Periférico, a unos metros del cruce.

Las obras, a cargo del arqueólogo Luis Pantoja Díaz, se dieron por terminadas ayer en presencia de diversos medios de comunicación locales a los que el INAH convocó para tal fin.

Con base en los estudios del patrón de asentamiento y considerando que el terreno es cercano al Parque Recreativo Oriente, los especialistas consideraron que las estructuras halladas también podrían estar asociadas al asentamiento de Chen-Hó.

En este caso, la labor del INAH fue la recuperación de información por un corto plazo de tres semanas, luego de las cuales el propietario del predio continuará con las obras previstas.

Pantoja Díaz agregó que en este momento el INAH tiene alrededor de 65 proyectos de intervención similares.

[h1]Sitios arqueológicos: referentes históricos[/h1]

Los sitios arqueológicos en el área maya son referentes que cuentan parte de la historia y, en algunos casos, también son testimonios de la crudeza de los procesos de conquista.

Es bien sabido que Mérida, la capital y localidad más poblada del estado, fue construida hace 473 años sobre los vestigios de la antigua ciudad de T’hó.

Dentro de esta urbe aún se pueden encontrar huellas de la presencia de la civilización maya en la península, como la piedra labrada con grecas, encontrada durante la construcción del teatro Felipe Carrillo Puerto de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady) o las piedras labradas en forma cilíndrica que pueden apreciarse en el costado norte de la Catedral de San Ildefonso.

En el oriente y poniente de la capital también persiste evidencia arqueológica que va del período preclásico al posclásico y que el INAH, con la participación de investigadores del Centro INAH Yucatán, se ha dado a la tarea de rescatar y restaurar, pese al acelerado crecimiento demográfico y los procesos de urbanización que representan un constante factor de riesgo para la adecuada preservación física del patrimonio cultural prehispánico de los meridanos.

Uno de los primeros en realizar trabajos de reconocimiento durante la década de los 70, fue el doctor Peter Schmidt, quien el pasado 18 de mayo recibió un reconocimiento a su amplia trayectoria profesional del Museo Regional de Antropología de Yucatán, Palacio Cantón, el cual dirigió 10 años.

[h1]Intervenciones arqueológicas de emergencia[/h1]

La inoportuna implementación de una política pública en cuanto a la gestión de bienes culturales, así como la falta de coordinación entre los agentes involucrados, dieron por resultado que en la mayoría de los casos, estos descubrimientos fueran reportados tras haber sufrido afectación con maquinaria pesada e incluso daños irreversibles. Las instituciones responsables han hecho mejoras, pero con frecuencia se trata de intervenciones arqueológicas de emergencia, producto de tareas emprendidas por desarrolladores urbanos en colonias y fraccionamientos populares que, en medio de sus actividades cotidianas, se topan con algún indicio de los pobladores que antecedieron a los actuales.

En 1988, el ayuntamiento de Mérida elaboró el Plan de Desarrollo Urbano, en el cual dio a conocer una serie de disposiciones encaminadas a reconocer y conservar los sitios arqueológicos que aún existen en los ocho distritos en los que fue dividida la metrópoli.

Sin embargo, descubrimientos como los mencionados también dejan expuesta una problemática latente: acciones como la autoconstrucción, la ampliación de fraccionamientos y, en general, el continuo crecimiento de la mancha urbana, hacen urgente el diseño de estrategias para que las evidencias de los antiguos mayas puedan integrarse a los espacios actuales y, sobre todo, ser explicados a una población que debe convivir con esos vestigios.


Lo más reciente

Pintas en Álvaro Obregón, parte de la campaña de odio: Sheinbaum

Me atacan porque están desesperados; esa es su forma de hacer política, dice

La Jornada

Pintas en Álvaro Obregón, parte de la campaña de odio: Sheinbaum

Explota pipa en gasolinera de Tula; al menos dos muertos

10 vehículos quedaron calcinados

La Jornada

Explota pipa en gasolinera de Tula; al menos dos muertos

Tribunales resolverán 'secuestro' del lago Escondido en Argentina

El empresario británico Joe Lewis se apropió ilegalmente del cuerpo de agua y recientemente desalojó con violencia a manifestantes

La Jornada

Tribunales resolverán 'secuestro' del lago Escondido en Argentina

La alemana BMW invertirá 866 mdd en planta en San Luis Potosí

Se destinará para acelerar la producción de vehículos eléctricos en los próximos años

Efe

La alemana BMW invertirá 866 mdd en planta en San Luis Potosí