Museos, Estela y Peter

Apuntes. Sobre el Día Internacional de los Museos, la Estela de Tabi y… reconocimiento al Dr. Peter Schmidt

Gloria Serrano
Fotos: Rodrigo Díaz Guzmán
La Jornada Maya

20 de mayo, 2015

Que desde 1977 cada 18 de mayo se celebra el Día Internacional de los Museos, sí. Que los festejos de 2015 tuvieron como tema central “Museos para una sociedad sostenible”, sí. Que con ello se busca reconocer el carácter educador de los museos, sí. Que el Museo Regional de Antropología (Palacio Cantón) inició, precisamente en esta fecha, el Ciclo de Conferencias Kéej: Arqueología, simbolismo, vida cotidiana y tradición oral, sí. Y que la primera conferencia se tituló “La Estela de Tabi” y fue dictada por el Dr. Peter Schmidt, sí, también. Sin embargo, hay algunos rasgos que ofrecen a los yucatecos una lectura más amplia de este evento:

Uno de ellos es el reconocimiento otorgado a quien por diez años fuera el director de este museo, el arqueólogo del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) Peter Schmidt, quien es, en sí mismo, todo un tratado en materia de arqueología y antropología simbólica, lingüística y visual. No siempre una distinción corresponde paralelamente a las cualidades profesionales de quien la recibe, pero en el caso de este rabdomante, su trayectoria está por demás probada. En 2014 recibió, durante la Primera Mesa Redonda del Mayab Arquitectura y Sociedad entre los mayas, la Medalla UNESCO de la Diversidad Cultural por sus aportaciones en materia de conservación y conocimiento del patrimonio histórico de Yucatán. Hoy, no es exagerado afirmar que si los mayas existen en el mapa contemporáneo del acervo cultural del mundo, en buena medida se debe al invaluable trabajo de investigación y recopilación que por más de cuatro décadas ha realizado el Dr. Schmidt en el sureste mexicano, destacando el Proyecto Arqueológico de Chichen Itza, bajo su dirección.

El inevitable paso del tiempo deja huella en los sitios arqueológicos y en los objetos, pero también en las personas. Desprolijo de pretensiones, conmovido, visiblemente nervioso y haciendo un notable esfuerzo físico, el Dr. Schmidt llegó al lugar que bien conoce y que lo recibió con el mismo afecto de siempre, el Palacio Cantón, para dictar la Conferencia Magistral “La Estela de Tabi”. Ahí, acompañado por los arqueólogos José Osorio León y Francisco Pérez Ruiz, compartió con los asistentes un fragmento de la información que se tiene sobre el cipo o pedestal que contiene entre sus elementos, la distintiva y mitológica figura del venado, un símbolo pero también uno de los animales más comunes de la fauna en la región. Sobre este, cuenta el escritor y periodista Luis Rosado Vega que, según la tradición, cuando se predijo la Conquista el venado lloró sobre los campos y de esas lágrimas se formaron las famosas sartenejas, esos agujeros naturales que aprovisionaron un líquido triste y vital, agua de ojos de venado para los mayas.

El nombre de la estela deviene del punto donde fue encontrada, uno de los patios al interior de la imponente y suntuosa Hacienda de San Juan Bautista Tabi, ubicada en la carretera que lleva a Yaxcabah, perteneciente al municipio de Oxcutzcab. Es a partir de 1960 que se encuentra bajo resguardo del Museo Regional de Antropología, construido en la primera década del siglo XX. Mucho se ha dicho sobre esta pieza y mucho es lo que aún se desconoce de ella. De lo que no cabe duda, es de su significado como parte de las antiguas esculturas a través de las cuales los mayas plasmaron, con particular belleza, su interpretación del mundo y de su propia cotidianidad, tal como sucede ahora pero con otros recursos y otros materiales, como las célebres selfies. De todo ello habló el expedicionario Dr. Schmidt en esta su casa, rodeado de amigos, familiares y compañeros de correrías.

Para completar esta experiencia la Directora del museo, Lic. Giovana Jaspersen García, no omitió hacer referencia a la trascendencia social de esta fiesta global auspiciada por el International Council of Museums (Consejo Internacional de Museos, ICOM por sus siglas en inglés). Actualmente el museo a su cargo se enfoca en preservar el pasado mediante la conservación de diversas colecciones, pero también en construir presente y futuro por medio del diseño de nuevas estrategias que inviten a una audiencia universal, con especial interés en niños y jóvenes, a visitar este estimulante espacio de encuentro e inspiración. Sus palabras no son piedras tiradas al aire, Jaspersen está consciente de que el gran reto para las sociedades occidentales, profundamente digitalizadas, es reaprender a mirar el camino andado para interpretarlo y valorar, en toda su dimensión, aquellos esfuerzos por transmitir memoria como los emprendidos por el Dr. Schmidt.

Lo anterior resulta de suma importancia si nos atenemos a dos de los contundentes aforismos del profesor e investigador español Jorge Wagensberg (Barcelona, 1948): “El éxito de un museo no radica en que la gente vaya, sino en que la gente vuelva” y “la trascendencia de un museo no se mide por el número de visitantes, sino por los kilos de conversación que genera antes, durante y después de la visita”.