Conferencia de las partes en Q. Roo

Foros sobre biodiversidad con representantes de todo el mundo

Francisco J. Rosado May
Foto tomada de @COP13MX
La Jornada Maya

Martes 29 de noviembre, 2016

Desde ayer 28 de noviembre y hasta el 17 de diciembre, se llevan a cabo en Cancún foros y actividades relacionados con el Convenio sobre la Diversidad Biológica (COP 13), sobre el Protocolo de Cartagena en materia de Seguridad en Biotecnología (COP-MOP 8) y sobre el Protocolo de Nagoya, en materia del uso justo de los beneficios derivados de la utilización de los recursos genéticos, principalmente provenientes de los saberes indígenas (COP-MOP 2). COP es la abreviación en inglés de Conference of the Parties (Conferencia de las Partes), que responde directamente a la Organización de las Naciones Unidas.

Cerca de 200 países estarán representados ante los más de diez mil participantes que se esperan; razón por la cual es muy difícil encontrar alojamiento en Cancún.

COP 13 en Cancún está organizado en diferentes temáticas. El 1 y 2 de diciembre se llevará a cabo en el Centro de Convenciones el 3er Foro de Ciencias para la Biodiversidad. En ese mismo lugar se realizará el Foro de Alianzas de la Sociedad Civil y la Juventud por la Integración de la Biodiversidad para el Bienestar. En el Moon Palace estará el foro de Negocios para la Biodiversidad, la V Cumbre Global de Biodiversidad, el Pabellón de la Biodiversidad de México y la Cumbre Múuch’ Taambal, sobre experiencia indígena: Conocimiento Tradicional y Diversidad Biológica y Cultural. Mi participación será en el Foro de Ciencias para la Biodiversidad y en uno particular que se desprende de la Cumbre Múuch’ Tambal.

Los lectores podrán observar algunas palabras clave de la lista de los foros. La primera se relaciona con la biodiversidad; la segunda articula la diversidad biológica con la cultural, principalmente la indígena y la tercera articula biodiversidad con sociedad y desarrollo (negocios) sostenible.

Los pueblos originarios, a nivel mundial, poseen alrededor del 20 por ciento del territorio total, pero en ese 20 por ciento se encuentra presente el 80 por ciento de la biodiversidad del planeta. Algo estamos haciendo bien los pueblos indígenas y debe ser reconocido y apoyado. Desde hace unos cinco años participo en un grupo de trabajo de la ONU que ha generado las evidencias irrefutables de la correlación biodiversidad-cultura. Sin esa biodiversidad y su manejo diseñado por los pueblos originarios para diferentes ecosistemas, el calentamiento global sería un problema mucho mayor. Actualmente el grupo de trabajo ha derivado en un reporte mundial que se llama Biodiversidad 2020, Articulando Educación, Ciencia, Política y Sociedad y se ha organizado una Red Internacional de Universidades sobre la Diversidad Biológica y Cultural (IUNCBD por sus siglas en inglés).

No me queda la menor duda sobre el seguimiento, pre y post, que muchas organizaciones y países estarán haciendo de este COP 13, en Cancún. De hecho, los cabilderos han estado trabajando intensamente para posicionar algunos puntos que reflejan su interés. Pero, en Quintana Roo, sede del evento, no se nota ni siquiera la difusión del mismo. ¿Qué está pasando? No puedo creer que no haya interés, aun cuando la responsabilidad del evento es del gobierno federal.

Desde el punto de vista de la sociedad civil, contexto de mi participación, sí hay claridad en el interés de posicionamiento: la valoración, reconocimiento y potencialización de los saberes originarios como estrategia clave para la conservación de la biodiversidad en el planeta. La investigación científica de años recientes ha demostrado una fuerte correlación entre la conservación de la biodiversidad y las culturas originarias.

Aquí van unas ideas para el gobierno del estado de Quintana Roo, atendiendo al llamado de un estado incluyente, solidario e igualitario:

A) Apoyar la inclusión formal, institucional, de algún quintanarroense a la organización internacional por la biodiversidad. Implica presencia y posicionamiento de ideas y temas que a la entidad le interesen en su política de desarrollo y conservación de su biodiversidad y cultura.

B) Apoyar la inclusión de al menos dos universidades a la IUNCBD. Las que pueden cubrir los requisitos son la UQRoo (por su tamaño y programas) y la UIMQRoo (por su modelo educativo, el cual está bien posicionado en la IUNCBD). El requisito que se debe asegurar es que la persona, o equipo de personas, que representen a la universidad ante la IUNCBD, debe ser académicos reconocidos internacionalmente.

C) Desarrollar políticas nuevas, innovadoras, que reconozcan, fomenten y potencialicen los saberes originarios Mayas que conduzcan a la conservación de la biodiversidad y desarrollo sostenible.

¿Será posible como estado destacar a nivel internacional en el tema que hoy alberga Cancún y que viste a nuestro país?

Cancún, Quintana Roo

[email protected]