Obras de hasta cuatro niveles en Holbox impactan en el entorno

Saturación de tuberías fue ocasionada por falta de regulación en edificaciones

Rosario Ruiz
Foto: Infoqroo
La Jornada Maya

Chetumal, Quintana Roo
Lunes 12 de febrero, 2018

En la conservación del delicado equilibrio de la isla de Holbox mucho tiene que ver el gobierno municipal, quien es el que autoriza los permisos de construcción y verifica que las obras se lleven a cabo de acuerdo con las normas.

Sin embargo, pese a que en el plan de Desarrollo Urbano del municipio y en el reglamento de la Dirección de Obras Públicas se señala que en la isla de Holbox sólo se autorizarán construcciones de uno y dos niveles, la realidad es que varias construcciones exceden esa regla.

En Holbox las construcciones de departamentos y cuartos para renta continúan y cada día van en aumento sin ningún tipo de regulación; estas construcciones acaban conectándose a las mismas descargas sanitarias de las casas familiares, que eran en principio y para lo que contrataron el servicio de agua potable y drenaje sanitario.

La isla, de apenas 40 kilómetros de largo y dos de ancho, es un ecosistema por demás vulnerable, y es obligación del gobierno municipal propiciar el equilibrio ecológico regulando los tipos y tamaños de las construcciones. Pero el reglamento es letra muerta en Holbox, donde se han autorizado construcciones de hasta cuatro niveles, sin importar el impacto que éstas tendrán en el entorno.

“Están autorizando construcciones de más de 12 metros, cuando habíamos quedado en que no se iban a permitir”, señaló Bárbara Hernández, presidenta de la Asociación de Hoteles en la isla, quien destacó que el gobierno municipal no está cumpliendo con su parte para evitar el colapso ecológico.

Tristemente Holbox ha sido noticia en días recientes por los desbordes de aguas negras que han tenido lugar e incluso el presidente municipal, Emilio Jiménez, no tuvo empacho en declarar públicamente que había “orines” en las calles. Y aunque la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado (CAPA) está sustituyendo el drenaje actualmente, se requiere atacar el problema de fondo, esto es: regular el tipo de construcciones que se permiten.

Estas obras tanto de nuevos hoteles como residencias descargan sus desechos en el ya congestionado drenaje de la isla, lo que genera la saturación. La autorización de este tipo de obras no se concibe sin la corrupción pues, gracias a ésta, cualquiera puede construir lo que quiera en la isla; incluso, de acuerdo con pobladores y pescadores de la zona, se han autorizado construcciones en la reserva ecológica, lo cual viola el reglamento.

Mientras el problema en Holbox sigue, Emilio Jiménez ya se registró para buscar su reelección y sólo se limita a lanzar “SOS” al gobierno del estado para que rescate a la isla; acusa que los trabajos “van muy lento” pero hasta ahora se desconocen acciones del gobierno municipal para regular de fondo el crecimiento de Holbox y propiciar un crecimiento ordenado.

La isla de Holbox recibe de cuatro a cinco mil turistas cada fin de semana, mientras que de lunes a jueves, arriban alrededor de dos mil 500, aunque la cifra pudiera ser del doble de visitantes, debido a que hay quienes no se quedan a hospedarse.