Víctor Caballero propone plan hacia Mérida del 2030

Las cosas bien hechas en el área de cultura se mantendrán, pero se descentralizarán, afirma

Paul Antoine Matos
Foto: Rodrigo Díaz Guzmán
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Lunes 16 de abril, 2018

La experiencia como secretario General de Gobierno le permitió a Víctor Caballero Durán conocer a fondo los problemas de seguridad y transporte público que hay en la capital de Yucatán. Ahora, como candidato a presidente municipal de Mérida, por la bandera del PRI, Nueva Alianza y Verde, propone un proyecto a largo plazo para la ciudad, hacia el 2030, donde se atienda el crecimiento desmedido y la movilidad, la contaminación del manto freático y mejorar la seguridad pública.

Víctor Caballero citó para la entrevista en Mi Viejo Molino. Tras platicar de cómo en sus viajes ha obtenido ideas para aplicar al turismo en Mérida, desarrolla sus ideas de campaña. El proyecto, dice, va de acuerdo a la agenda de Desarrollo Sostenible para el 2030 de las Naciones Unidas.

Aunque los 12 años que separan ese objetivo del actual momento parecen pocos, porque son cuatro administraciones municipales y dos estatales, en realidad para la planeación urbana es un proyecto a mediano plazo. La necesidad de aplicar ese proyecto es porque, aunque Mérida es moderna, el gobierno actual no tiene la capacidad para planear un crecimiento ordenado, sino que trabaja por inercia, afirma Caballero Durán.

“Falta visión a largo plazo, sobre todo en los temas elementales. Se gobierna con cálculos políticos, no se toman decisiones de fondo. Durante las administraciones se pateó la lata de los grandes temas”, manifiesta.

Un ejemplo de esa mala planeación es que durante la actual administración municipal, el ayuntamiento de Mérida recibió mil millones de pesos en 2017 para crear nueva infraestructura vial, sin embargo no la enfocó en eso, sino en la recuperación de calles y avenidas, manifiesta.

El crecimiento de la ciudad, dice, debe ser ordenado y de acuerdo a la ley, donde los empresarios inmobiliarios se ajusten a lo establecido por los reglamentos y las normas. “Sí es compatible el desarrollo sostenible y responsable con el interés de los particulares para que se beneficie con el interés colectivo”, considera.

“La ciudad reclama orden para evitar la apertura de fraccionamientos y comercios, con zonas residenciales; es una contradicción del desarrollo urbano”, agrega.

Menciona que otra prioridad de su gobierno será el medio ambiente, con la creación de un nuevo drenaje y un nuevo relleno sanitario, así como normas más estrictas para evitar la contaminación del agua y la instalación de un sistema de saneamiento. “La contaminación del agua es un problema de carácter social y puede ser de salud pública”, responde a la pregunta de por qué atenderlo.

Un tema que también será atendido es el de la convivencia social en el Centro Histórico de Mérida, entre vecinos y empresarios. Señala que el centro tiene que redefinir su vocación hacia un giro cultural, pero sin dejar fuera el comercio y las viviendas.

A esa zona llegan personas de otras partes de Mérida, por lo que es posible generar un Gran Barrio Cultural que surja desde el Parque de la Paz -en la ex penitenciaría-, hacia la Plaza Grande, por Santiago; que incluya la calle 60, el parque de La Plancha, Mejorada y hasta el Parque de las Américas, donde se integren restaurantes, espacios de recreación, las calles y avenidas para que, a largo plazo, se convierta en Patrimonio Cultural de la Humanidad. “Es un proyecto largo, pero quiero empezarlo”, reconoce.

En cuanto a la seguridad, menciona que aunque al municipio le corresponden sólo las 128 manzanas del Centro Histórico, y el resto de la ciudad es de jurisdicción estatal, se requiere de mejorar el alumbrado público en toda Mérida para incrementar la vigilancia; en segundo lugar se debe trabajar en la necesidad económica de las personas que recurren al robo para sustentarse; y en tercero en la prevención del delito y las adicciones, porque también los robos ocurren para comprar alcohol y drogas.

Propone dotar de luz a las comisarías, así como crear programas deportivos y culturales que apoyen la prevención social del delito, en conjunto con generar las condiciones para que se abran empresas que ofrezcan más empleos.

En el tema del transporte público, considera que se debe dejar de poner el pretexto de que es del ámbito estatal, porque el ayuntamiento tiene la facultad de decidir con lo que se hace en el espacio público del municipio. Indica que tanto en ese tema como en otros, buscará la coordinación con el gobernador y el presidente, desde un nivel institucional para resolver las situaciones que aquejan a Mérida.

Cultura, descentralizada

Caballero Durán también destacó acciones de la administración actual, sobre todo en el ámbito cultural, y aseguró que continuarán porque han sido exitosas, pero la intención será que mejoren y que los proyectos sean más accesibles a las colonias y comisarías, para descentralizar y democratizar la cultura, menciona.

Otro aspecto que destaca es la transparencia, por lo que gobernaría con una alianza social para mantener las certificaciones obtenidas durante el último trienio. Con la sociedad civil, dice, se alcanzará la Mérida que queremos, donde participen colegios de profesionales e iniciativa privada, para un gran pacto social que garantice la continuidad.

Reconoce que durante las primeras dos semanas de campaña la gente con la que ha estado comparte la idea de que Mérida necesita una nueva dirección y un liderazgo para atender los problemas en servicios públicos.