Devenir de la música jaranera a través de Los Yuntziles

Había iniciado como un proyecto para promover la melodía tradicional

Texto y foto: Raúl Balam
La Jornada Maya

Kantunilkín, Quintana Roo
Viernes 10 de agosto, 2018

El ex presidente municipal de Lázaro Cárdenas en el periodo de 1990 a 1993, Arsenio Octavio Balam Helguera, revela parte de su vida y las peripecias que ha pasado, todo con el afán de consolidar la orquesta jaranera que lleva por nombre Los Yuntziles.

Durante una entrevista exclusiva para este medio de comunicación, precisó que antes trabajó en un grupo musical que llevó por nombre Halcones de Valladolid, Yucatán, pero fue en la administración del ahora extinto Terencio Tah Quetzal, siendo secretario general del Ayuntamiento en el periodo constitucional de 1978-1981, cuando consolidó un grupo de compañeros que se pusieron por nombre Los magos del ritmo.

Sin embargo, por algunas diferencias entre los integrantes (Don Amado Cauich Tah, ahora difunto; Dagoberto Cohuo salas, William Cohuo, Mario Alfredo Pech Che, Cecilio Kantun Tzek, Rubén Cohuo Salas, César Cauich Kau, Cosme Sulub, Ramiro Kantun Tzek), estos fueron abandonando la agrupación musical, quedando únicamente Balam Helguera y Cosme Sulub. Ambos personajes tomaron la decisión de vender sus instrumentos a una persona de la isla Holbox.

Más tarde, siendo presidente municipal, Balam consolida otro grupo con el nombre de Los Marginados, pero también por diferencias internas se divide todos los instrumentos musicales.

Fue en el año de 1994 cuando acude con Balam César Cauich Kau, en compañía de Don Fidel Baas Chuc, y por su cercanía con las autoridades del Instituto Nacional Indigenista (INI) actualmente Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) le propuso consolidar un proyecto para formar una orquesta jaranera.

Debido al interés que se mostró, al año siguiente se aprueba el proyecto donde se adquieren una trompeta, un saxofón alto y un tenor; El saxofón se le entregaron en un rancho denominado Amapolas, porque ahí laboraba, supuestamente para que inicie sus prácticas.

En ese tiempo no tenía nombre la orquesta jaranera, pero en una fiesta de la tercera edad en la casa ejidal, Don Fidel Baas Chuc, quien apoyó para gestionar el proyecto, preguntó por el nombre del grupo y como no lo habíamos encontrado, lo bautizó con el nombre de Los Yuntziles.

Durante la fiesta algunos abuelitos, como don Leonardo Iuit Pech, se opusieron al nombre, porque así se designa a los dioses que cuidan el pueblo.

Sin embargo, más adelante surgió un problema en la ranchería de Popolnah Yucatán, porque exigían un nombre para plasmarlo en el programa del mes de diciembre y fue cuando se tomó la decisión de ponerle a la agrupación, de manera oficial, Los Yuntziles de Kantunilkín.

En ese tiempo César Cauich Kau fue el encargado de la trompeta; Arsenio Balam Helguera y Ramiro Kantun Tzek, saxofonistas; Rubén Cohuo Salas, bombista, y de ahí por necesidad del grupo por las fiesta de diciembre, porque son 13 días de manera consecutiva, se integró Daniel Herbey Oxte Cauich como trompetista. A escasos meses, Rubén Cohuo Salas, por cuestiones religiosas, renuncia del grupo y se integra Enrique Pech Che.

Se pidió a las nuevas generaciones interpretar música con instrumentos de viento para preservarlas, ya que en la actualidad prefieren la guitara, el órgano y la batería.

Reconoció que como impulsores de la jarana están de salida y las nuevas generaciones deben mostrar interés, porque con estos instrumentos se puede tocar hasta músicas bailables como danzones, chachacha, boleros y mambos.

Balam Helguera precisó que a futuro se podría revivir la famosa “retretas o audición musical”, y citó como ejemplo una situación similar el canto en los parques y kioscos de Valladolid Yucatán, donde las familias pasan un momento agradable y de diversión.

Finalizó, comentando que antes de iniciar con el grupo de Los Magos del Ritmo tocaban retretas con instrumentos un poco desperfectos y ahí participaban Pascual Baak, Modesto Pech, Genaro Pech y Leoncio Pech, esté último ya difunto.