Se abre paso la música vanguardista en el Peón Contreras

Confirma gobierno de Vila Dosal a Miguel Escobedo Novelo en la titularidad de Figarosy

Jesús Mejía
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Domingo 30 de septiembre, 2018

La música contemporánea, con su cauda de sonidos aislados, secuencias atonales, rapsodias, pizzicatos y acordes contrastantes, con fortes y pianissimos, a cargo de un arpista, un oboísta y la Orquesta Sinfónica de Yucatán, en diálogos unas veces discordantes y otras plenas de armonía, tuvo gran aceptación del público yucateco.

El estreno del Doble Concierto para Arpa y Oboe de Witold Roman Lutosławski (1913-1994) se abrió paso entre los pasillos y pisos superiores del Teatro Peón Contreras y rompió las expectativas del público señalado como conservador, acostumbrado a Brahms, Mozart, Beethoven o Tchaikovsky.

Bajo la batuta del director huésped Piotr Sulkowski, también polaco como el autor de la obra, la orquesta tuvo sus momentos musicales vanguardistas, arcadas, golpes de percusiones, arrebatos, cómplice del juego sonoro entre la arpista Rutn Benneth y el oboísta Alexander Ovcharov.

De origen ruso, nacionalizado mexicano, al igual que su colega arpista, ambos miembros de la OSY, Ovcharov demostró que la música contemporánea marca nuevas tendencias en la composición y en la interpretación en las salas de concierto y el Peón Contreras no fue la excepción.

Con discursos sonoros atípicos, tanto la arpista, como el oboísta en momentos dialogaron, pero en otros cada quien hizo su parte, ante una orquesta en más de las ocasiones indemne, callada, y otras en alternancia con uno y con otro de los instrumentos solistas.

Compuesta en 1980 y estrenada el mismo año por Witold Roman Lutosławski, el compositor más famosos de Polonia después de Frederic Chopin, el Doble Concierto para arpa y oboe rompió el esquema de allegro, andante, adagio, allegro en que de manera tradicional se dividen las obras del género, ya que su anotó sus propios conceptos: Rapsódico, Dolente, y Marciale e grotesco.

La maestra Rutn Benneth, inglesa, que ensaya tres horas días con su instrumento, dio muestra de su dominio y versatilidad en la interpretación, en tanto que el oboísta de origen ruso Ovacharov atrajo la mirada del público por sus contorsiones con el instrumento, que asemejaba tocar para una cobra de sinuosos movimientos.

En fin, que el público yucateco dejó de ser tradicionalista y aceptó las expresiones vanguardistas, lo que marca un hito entre el público que acude regularmente al teatro Peón Contreras.

Confirmado en el cargo del titular de Fideicomiso Garante de la OSY, luego de que ayer el gobernador electo, Mauricio Vila Dosal, dio a conocer a los titulares de 28 instituciones y organismos descentralizados del gobierno estatal, Miguel Escobedo Novelo se propone a continuar con el fortalecimiento de la orquesta y la formación de nuevos públicos.

La parte inicial del tercer programa de la XXX Temporada correspondió a la Obertura Los maestros cantores de Nuremberg , la ópera que le dio más fama a Richard Wagner (1813-1883), que incluso fue favorita del III Reich o el poder Nazi antes y durante la II Guerra Mundial, pero no por eso de menor calidad musical.

La cereza del pastel fue la Sinfonía No. 3 Op. 90 que Johannes Brahms, alemán, estrenó el 2 de diciembre de 1883 con la Orquesta Filarmónica de Viena, bajo la dirección de Hans Richter, queen la consideró como la Heroica de Brahms (en alusión a la Tercera Sinfonía de Beethoven).

El famoso tema del tercer movimiento, sublime, romántico, apareció en la película Aimez vous Brahms? de Anatole Litvak, en el documental de la BBC The Century of the Self de Adam Curtis, y también reusada en la canción Baby alone in Babylone de Serge Gainsbourg.

En fin, que la gente salió feliz del Teatro Peón Contreras, que esta vez dio paso a la música contemporánea, tan incomprendida todavía como ocurre con la pintura, la danza y otras expresiones artísticas que buscan nuevos lenguajes y formas de expresión.