Servicios de salud en Ticul, en situación lamentable: alcalde

Se requiere atención y traslado; sólo hay tres ambulancias para casi 40 mil habitantes, reconoce

Paul Antoine Matos
Foto: Render Hospital Ticul
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Miércoles 28 de noviembre, 2018

El caso del hospital de Ticul, en construcción por la empresa Infraestructura Hospitalaria de la Península (IPH), subsidiaria de Grupo Marhnos, desde la administración de Ivonne Ortega Pacheco pero con el contrato rescindido por Rolando Zapata Bello, llegó a la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

En 2015, la empresa incumplió con los plazos de entrega de la obra, por lo que Zapata Bello rescindió el contrato. Las obras del hospital, según el alcalde de Ticul, Rafael Montalvo Mata, se encuentran deterioradas.

“Están llenas de maleza, desmantelada y parece una construcción que no es apta para retomarse, al menos desde afuera, porque es privada y se encuentra en litigio. La humedad, la maleza y las condiciones climatológicas causan estragos”, declaró.

Sin embargo, manifestó que la situación de los servicios de salud en Ticul es lamentable, porque el Centro de Salud no se encuentra en las mejores condiciones y el gobierno de Zapata Bello no volteó a ver al municipio. Ahora, con la nueva administración, han encontrado más apertura en la Secretaría de Salud de Yucatán, porque ya se entregaron ambulancias al municipio, afirmó.

“Como municipio gestionaremos para retomar el hospital de Ticul. Queremos que el municipio y sur del estado lo tenga”, expresó. Señaló que es una incertidumbre si contarán con el nosocomio, porque el gobierno pasado no dio los datos correctos, pero espera que el gobierno del estado y el federal que entrará el sábado resuelvan la situación.

Se requiere atención y traslado, porque sólo hay tres ambulancias para casi 40 mil habitantes, reconoció.

Respecto al cambio de gobierno, afirmó que “en el cajón de tesorería encontramos nueve pesos y deudas que ascienden a más de un millón: 800 mil por programa en Conagua, de 70 mil pesos en telefonía fija, de 400 mil pesos con organizadores de ferias anteriores.

Las deudas han sido reestructuradas, porque es un recurso que no puede comprobarse, sino que tiene que ser devuelto, explicó.