Infraestructura eléctrica de Yucatán, obsoleta y rebasada por crecimiento

En la zona periurbana, como en Conkal y Cholul, el problema de suministro apremia

Eduardo Lliteras Sentíes
Foto: Google earth
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Martes 18 de junio, 2019

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) atraviesa una situación crítica en Yucatán debido al crecimiento urbano y el consecuente aumento de la demanda de energía eléctrica. En la zona periurbana, como en Conkal y Cholul, el problema apremia.

Los apagones afectan desde hace años al centro, oriente y poniente de Mérida, con el consiguiente perjuicio económico a comercios, hoteles e industrias, como ha señalado el presidente de la Canacome, Michel Salum Francis, quien adelantó en días pasados que se reunirá con funcionarios de la CFE para plantear el problema.

La infraestructura para la distribución de electricidad en la capital yucateca presenta signos de obsolescencia, como demuestra la comisaría de Cholul, donde las interrupciones en el suministro son cotidianas, según reportan los vecinos, al grado de que se han organizado para exigir una solución inmediata a la empresa, tras años de peregrinar de una oficina a otra exigiendo fin a los apagones y fallas en el voltaje que dañan aparatos electrodomésticos y provocan pérdidas económicas. Sin embargo, han topado con las limitaciones de la CFE:

“Nosotros no damos mantenimiento, eso lo atiende Mérida. Ellos sólo dan bomberazos. Y no les alcanza ya el personal”, compartió Alberto López, encargado de la atención ciudadana de la CFE de Conkal.

Apagones cada semana

“Cerrado por falta de electricidad”, reza un letrero escrito en una hoja de papel y pegado en la cortina metálica de un negocio en la calle 22, en la entrada a la comisaría de Cholul, comunidad cuyas calles sufren permanentemente falta de electricidad. Apagones repentinos que dejan sin luz por horas y días a los afectados, provocando insomnio a las familias, por la combinación del agobiante calor y la falla en el suministro eléctrico.

Los reportes a la CFE se multiplican, mientras el personal admite estar rebasado, no sólo por el número de fallas, sino por el mal estado de la infraestructura obsoleta y ampliamente rebasada por el crecimiento urbano y demográfico de Yucatán y de Mérida en particular.

Los apagones afectan a los habitantes de Cholul dejándolos sin electricidad durante un día o inclusive más, según los vecinos. “Es una situación de emergencia”, afirman. De cinco días, tres se va electricidad, y el problema lo atiende personal de la CFE –oficina de Conkal- 12 horas después, reportan.

Ya no hay casos fortuitos

El personal de la CFE en Conkal atiende emergencias todos los días. En el monitor del encargado, quien accedió a conversar con un grupo de vecinos que firmaron una carta exigiendo solución a esta crisis, aparecen 12 reportes por atender, además de la caída de una línea de alta tensión. Lo que se necesita, explica, es mantenimiento, ya que si hay mantenimiento no debería haber fallas. También se necesita más personal.

El problema se complica porque también en Mérida el personal ya es insuficiente. Y “las fallas son un montón”, no porque se calienten las líneas, sino por el aumento del consumo, que se ha disparado en los últimos años en la capital yucateca.

“Lo que hay que hacer es tener más capacidad, más transformadores; tenemos 50 transformadores para casos fortuitos, pero ya no hay casos fortuitos; ya estamos utilizando los transformadores de forma permanente. Es demasiada la necesidad de energía”, admite.

Se necesita un plan de mejora, señala. “Tenemos deficiencias, pero hacemos todo lo posible por atenderlos. No estamos sentados así nada más. Estamos luchando para darles la atención, son muchos los casos”.

Cartas y la inutilidad de la Profeco

Desde 2017, los vecinos de Cholul han entregado sus quejas en las varias oficinas de la CFE en Mérida, pero infructuosamente. Pese a firmas y reportes, no hay respuestas.

Al año se hizo otra carta, también con firmas, credenciales del INE, y tampoco hubo respuesta. Hace ocho meses acudieron a la delegación de la Procuraduría Federal del Consumidor en Mérida. El tribunal deliberó “pero no llegamos a saber en qué quedó por el cambio del gobierno y los cambios en quien dirige la Profeco en Yucatán”, señalan.

Eso sí, no cesan los apagones ni las variaciones en el voltaje, que dañan bombas de agua, refrigeradores, computadoras, inclusive los paneles solares instalados por algunos vecinos.