La Sedena presenta otra fuente de abasto de agua para Santa Lucía

Sobre explotación del acuífero Cuautitlán-Pachuca, afectaría a la población

Angélica Enciso
Foto: Pablo Ramos
La Jornada Maya

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) cambió la fuente de abasto de agua para el aeropuerto de Santa Lucía, debido a que el acuífero Cuautitlán-Pachuca está sobrexplotado y afectaría a la población; ahora prevé obtenerla del valle del Mezquital, en Hidalgo.

En cuanto a la presencia del cerro de Paula que dificultaría las operaciones en una de las pistas, indicó que se puede franquear el obstáculo, según la información adicional que presentó a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) para la evaluación de la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) de la terminal aérea.

La dependencia solicitó a la Sedena esta información para continuar con la evaluación de la MIA. En el documento –que consta de mil 100 páginas– enviado a la Semarnat el 27 de junio, la Sedena explica que NavBlue, una compañía de Airbus, concluyó que técnicamente es factible tener operaciones simultáneas con el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

El documento elaborado por el Instituto de Ingeniería de la UNAM por encargo de la Sedena, precisa que el monto asignado a las medidas de prevención y mitigación de los impactos ambientales identificados es el equivalente a 1.5 por ciento del total de la inversión prevista, que asciende a 78 mil millones de pesos.

En cuanto al agua, inicialmente preveía extraerla del acuífero Cuautitlán-Pachuca, tanto para la construcción como para la operación de la terminal aérea. El informe reconoce que está sobrexplotado, ya que abastece a municipios de los estados de México, Hidalgo y parte de la Ciudad de México, con lo cual afectaría "a una buena parte de la población".

Ante eso, en acuerdo con la Comisión Nacional del Agua (Conagua), se determinó identificar nuevas fuentes de suministro para las diversas etapas de ejecución del proyecto con el fin de no interferir con las de abasto para uso público y urbano en los municipios cercanos al sitio de la obra. Indica que en la etapa de preparación y construcción se estima un requerimiento de 750 metros cúbicos al día, por lo que en su mayoría será agua tratada la que se use, proveniente de plantas ubicadas en Hidalgo y con pipas se llevarán a Santa Lucía.

En tanto, para las etapas de operación y mantenimiento del aeropuerto, hay un acuerdo entre la Conagua y la Sedena para que de uno de los proyectos para el suministro a la zona metropolitana del Valle de México parte del líquido sea destinada a la terminal aérea de Santa Lucía, pues una vez que empiece su operación se requerirán 12 millones de litros al día.

Precisa que se trata del proyecto del acueducto proveniente del acuífero Valle de Mezquital, cercano a Tula, Hidalgo, en el cual se hará un desvío a la terminal aérea, por lo que la Sedena solicitó la concesión de dos pozos ubicados en la periferia de ese municipio.

En relación con el cerro de Paula, que podría afectar a una de las pistas, la Sedena argumenta que en la operación de aproximación de aterrizaje y despegue las naves podrán franquearlo con una mayor altitud y así garantizar la seguridad en las operaciones aéreas. También se presentan detalles de la interconexión entre el AICM y Santa Lucía, para lo cual se considera construir una vialidad confinada de dos carriles con 38 kilómetros de longitud, con un tiempo de 45 minutos de traslado; cada cinco minutos saldrían autobuses y se transportarían 360 pasajeros por hora.